El primer ministro Mark Rutte se impone con comodidad al ultraderechista Geert Wilders en las elecciones en Holanda

Mark Rutte Derechos de autor de la imagen Reuters
Image caption El primer ministro de Holanda, el conservador Mark Rutte, salió a celebrar los resultados preliminares.

Holanda dijo "No" mayoritariamente a la ultraderecha.

Cuando ya se han contado alrededor del 95% de los votos,el claro ganador en las elecciones de este miércoles es el partido del primer ministro, el conservador Mark Rutte.

Con el mayor nivel de participación en tres décadas, que rondó el 82%, el gobernante queda por delante del ultraderechista Geert Wilders, quien se sitúa en segundo lugar muy cerca de otras dos fuerzas.

El partido liberal de derecha VVD del primer ministro logra 33 escaños de un total de 150, frente a los 20 del Partido para la Libertad de Wilders, y los 19 de los demócrata cristianos del CDA y de los los centristas de izquierda Demócratas 66.

El gran derrotado es el Partido Laborista, con 9 escaños. En cambio, el Partido Verde multiplica su apoyo hasta alcanzar los 16.

"Holanda le dijo no a la mala versión del populismo", dijo un Rutte exultante tras conocerse los primeros datos oficiales, pese a que su partido ha perdido 8 escaños con respecto a las elecciones pasadas.

El primer ministro habló ante sus partidarios y señaló que ya ha conversado con algunos colegas europeos.

"Se impuso el mensaje de mantener una Holanda segura, estable y próspera", declaró.

Derechos de autor de la imagen AFP
Image caption Los demás partidos habían descartado formar parte de una coalición liderada por Wilders y su discurso en contra de los inmigrantes, el islam y la Unión Europea.

Pese a sumar cuatro nuevos escaños, este resultado resulta mucho peor de lo esperado para Wilders, al que algunos sondeos de intención de voto llegaron a darle alrededor de 30 escaños a principios de año.

Wilders reconoció su derrota, aunque hizo hincapié en había ganado apoyos con respecto a los comicios anteriores.

"Esto es una primavera patriótica. Yo soy un luchador y no un populista. Nuestra influencia es grande", dijo el utraderechista, asegurando que está "preparado para a hacer una fuerte oposición" al futuro gobierno.

Las elecciones en Holanda han despertado más interés internacional que nunca por ser consideradas como cruciales para el futuro de la Unión Europea.

Ello, después de la victoria de Donald Trump en Estados Unidos y el voto a favor de abandonar la Unión Europea en Reino Unido, el conocido "Brexit", y antes de los comicios en Francia y Alemania.

Derechos de autor de la imagen EPA
Image caption Las elecciones en Holanda han despertado más interés internacional que nunca.

En un clima polarizado

Rutte había planteado la elección como la disyuntiva entre la continuidad que él representaba y el caos que iba a traer al país Wilders, al que tachaba de extremista no preparado para gobernar.

En un clima de polarización y desencanto con los partidos tradicionales, el ascenso de Wilders iba a dar una idea de hasta dónde están dispuestos a llegar los votantes para expresar su indignación.

En cualquier caso, las posibilidades de que Wilders se convirtiera en primer ministro en todo momento parecían remotas por el sistema parlamentario de representación proporcional que rige en el país y que favorece los gobiernos de coalición.

Los demás partidos habían descartado formar parte de una coalición liderada por Wilders y su discurso en contra de los inmigrantes, el islam y la Unión Europea.

Derechos de autor de la imagen EPA
Image caption En la sede del Partido Verde se vieron escenas de celebración: es el que más crece.

Los resultados parecen confirmar que la recuperación económica y su mano dura al gestionar el reciente roce diplomático con Turquía le sirvió al primer ministro para ganar apoyos.

Ahora se avecinan semanas o incluso meses de negociaciones para formar un gobierno de coalición entre las diversas fuerzas que han concurrido a los comicios y que han obtenido representación parlamentaria.

Felicitaciones de Europa

Rutte recibió felicitaciones desde distintos puntos de Europa.

El ministro de Asuntos Exteriores de Francia, Jean-Marc Ayrault, felicitó al pueblo holandés por "rechazar el ascenso de la extrema derecha".

En Alemania, el jefe de gabinete de la canciller Angela Merkel, Peter Altmaier, calificó al resultado como "magnífico".

En Bruselas, el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, afirmó que la victoria de Rutte es "un voto contra extremistas".

Francia irá a las urnas para elegir presidente en abril, mientras que Alemania celebrará sus elecciones presidenciales en septiembre.

Temas relacionados

Contenido relacionado