Muere a los 61 años el disidente y premio Nobel de Paz Liu Xiaobo, uno de los grandes defensores de la democracia en China

Liu Xiaobo Derechos de autor de la imagen EPA
Image caption Liu Xiaobo estaba enfermo de cáncer.

El disidente y Premio Nobel de la Paz Liu Xiaobo, uno de los mayores defensores de la democracia en China, murió este jueves a los 61 años.

Así lo informó el gobierno de la ciudad de Shenyang, en el noreste del país, donde se encontraba hospitalizado por sufrir un cáncer terminal de hígado.

En 2009, lo habían encarcelado por 11 años por "incitar la subversión de los poderes del Estado". Al año siguiente, recibió el premio Nobel de la Paz, "por su lucha no violenta y duradera por defender los derechos humanos".

El Comité Noruego del Nobel señaló este jueves, tras conocerse la noticia de su fallecimiento, que China "tiene una fuerte responsabilidad en la muerte de Liu Xiaobo".

"Encontramos profundamente perturbador que Liu Xiaobo no fuera trasladado a un lugar donde se le pudiera dar el tratamiento médico adecuado antes de quedar en estado terminal", le dijo Berit Reiss-Andersen, presidente del Comité Noruego del Nobel, a la agencia Reuters.

Él fue la segunda persona en recibir el Nobel de Paz mientras estaba en prisión. El primero había sido el pacifista alemán Carl von Ossietzky, quien fue galardonado en 1935 mientras estaba encarcelado en un campo de concentración.

Recientemente lo habían trasladado de la prisión al hospital por el deterioro de su salud.

Derechos de autor de la imagen AFP
Image caption Liu Xiaobo y su esposa Liu Xia en 2002.

Numerosos gobiernos occidentales y organizaciones de derechos humanos de todo el mundo le habían solicitado a Pekín que le permitiera a Liu Xiaobo salir del país para que recibiera tratamiento, pero los pedidos fueron rechazados.

Los médicos chinos argumentaron que Liu estaba demasiado enfermo para viajar fuera de China.

Un luchador de la democracia

Liu había sido identificado desde el exterior como una de las figuras más visibles en la lucha por la democracia en China, aunque dentro del país era bastante desconocido debido a que las autoridades, de forma rigurosa, habían censurado las noticias sobre él.

Y como activista cumplió una destacada labor en las protestas estudiantiles en la plaza Tiananmén en junio de 1989, que terminó de forma sangrienta cuando fue reprimida por las tropas del gobierno.

Él y otros activistas lograron negociar la salida segura de varios manifestantes y muchos señalan que fue el responsable de salvar la vida de varias personas que estaban en la manifestación.

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption Simpatizantes de Liu Xiaobo después de conocer la noticia de su fallecimiento.

Al poco tiempo fue arrestado, pero luego fue liberado en 1991.

Sin embargo, la campaña emprendida por Liu para que las personas que habían sido apresadas en Tiananmén fueran liberadas causó que fuera detenido de nuevo.

El líder civil fue enviado a un campo de trabajos forzados durante tres años, donde se le permitió casarse con la poetisa Liu Xia en 1996.

Para la editora de temas de China de la BBC, Carrie Gracie, la principal característica de Liu Xiaobo fue que mantuvo su la lucha por la democracia en el gigante asiático.

"Donde muchos desfallecieron exigiendo democracia para China, el permaneció en la lucha, aunque eso le costó ser encarcelado de forma continua", señaló Gracie.

Pero agregó: "La vida y la muerte de este premio Nobel subraya el costo del desafiar la política en China".

La condena

Después de su liberación en 1996, Liu continuó luchando por la implementación de la democracia en su país.

Derechos de autor de la imagen AFP
Image caption El presidente del Comité Noruego en 2010, Thorbjoern Jagland, dijo durante la ceremonia de entrega del Nobel de la Paz a Liu Xiaobo -quien no pudo asistir: "Ya solo el hecho de que no pueda estar aquí demuestra que este premio es necesario y apropiado".

Por esa razón fue condenado a 11 años de cárcel en 2009, después de que publicara, junto a otros intelectuales, el manifiesto conocido como la "Carta 8".

En dicho documento se hacía un llamado a que finalizara el gobierno de un solo partido y la introducción de una democracia pluripartidista.

Sin embargo, el líder fue hallado culpable de tratar pasar por encima del poder del Estado.

Fue en ese momento donde también su esposa, Liu Xia, fue juzgada y condenada a arresto domiciliario.

Solo la enfermedad logró reunir a la pareja de nuevo, tras varios años de separación: se volvieron a encontrar en el hospital donde fue trasladado Liu cuando se hallaba en estado terminal.

Pero este jueves la muerte los ha vuelto a separar.

Temas relacionados