Calderón rechaza patrullas conjuntas

El presidente de México, Felipe Calderón, rechazó este lunes la posibilidad de unirse a las fuerzas estadounidenses en los patrullajes en la frontera para combatir el narcotráfico

Image caption Calderón dijo que cada país es responsable de su propio territorio.

Calderón, quien habló durante una visita que realiza a Londres, dijo que los dos gobiernos deben cooperar con el intercambio de inteligencia, pero que cada país es responsable de su propio territorio.

"Es cierto que tenemos un problema de violencia y de crimen organizado que tenemos que enfrentar ambos países", reconoció Calderón, al ser preguntado sobre el tema durante una rueda de prensa conjunta con el primer ministro británico, Gordon Brown.

El mandatario mexicano señaló que "ciertamente lo que ocurre en México por supuesto que tiene que ver con el hecho de que nuestra frontera es la frontera con el mercado de drogas más grande del mundo y con el principal productor y vendedor de armas del mundo".

Por lo tanto, agregó Calderón "sí debemos trabajar juntos, pero eso no implica ni implicaría tampoco la participación conjunta de operativos de carácter militar o, incluso, participación conjunta de elementos de fuerza común".

"Me parece que hay suficiente tarea por hacer y cada quien hace su parte en la parte del territorio que le corresponde", insistió.

Se trata de la primera visita oficial de un mandatario mexicano a Londres en un cuarto de siglo y Calderón fue recibido por la reina Isabel II en el palacio de Buckingham, asistirá a la cumbre del G-20 en Londres y visitará la sede central de British Petroleum en Aberdeen, Escocia.

Ecuación económica

Poco antes de que abordara el avión con destino a Londres, en entrevista que concedió a la corresponsal de BBC Mundo, Cecilia Barría, Calderón resaltó los esfuerzos que ha hecho su gobierno para reducir el tráfico de drogas en su país.

"Nosotros hemos trabajado durísimo del lado de la oferta. Hemos golpeado a los carteles de una manera sin precedentes. En dos años decomisamos droga suficiente para darle 60 dosis a cada joven mexicano entre los 15 y los 30 años de edad", agregó el mandatario.

Pero, indicó que EE.UU. debe "trabajar del lado de la demanda, porque esto es una ecuación económica".

Mientras, en Estados Unidos, el presidente del Comité de Relaciones Exteriores del Senado, John Kerry, advirtió sobre el peligro de propuestas para enviar la guardia nacional a la frontera para combatir a los carteles de la droga que libran una batalla territorial en ciudades mexicanas fronterizas.

El ex candidato presidencial consideró que el envío de tropas era prematuro y podría se contraproducente.

En cambio, Kerry pidió que EE.UU. renueve una ley que prohíbe la importación de armas de asalto, para ayudar a atajar la violencia en la frontera sur.

Durante una audiencia convocada por este comité legislativo en la ciudad de El Paso, en el estado de Texas, para analizar el problema de la violencia derivada del narcotráfico, Kerry afirmó que aunque México no es un Estado "fallido", sus instituciones "afrontan un enorme estrés por el creciente nivel de violencia" de los narcotraficantes.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.