Latinos y árabes en Qatar

Logo de la cumbre
Image caption Según fuentes diplomáticas el comercio entre la Liga Árabe y Sudamérica se triplicó desde 2005.

Líderes del mundo árabe y varios países sudamericanos se reúnen este martes en la capital de Qatar, Doha, para estrechar lazos comerciales en el marco de la II Cumbre América del Sur-Países Árabes (ASPA).

Se estima que desde 2005, cuando los dos bloques realizaron su primer encuentro en Brasilia, el comercio entre ambas regiones se ha triplicado.

Fuentes diplomáticas aseguran que este segundo encuentro tiene como objetivo avanzar en la concreción de nuevos pactos de tipo económico y la materialización de alianzas políticas que puedan representar a los dos bloques en otros foros globales.

En Sudamérica son muchas las objeciones que afloran debido a la poca cercanía geográfica y política que tienen las dos regiones.

Una crítica que es respondida por Argentina, Brasil y Venezuela con el argumento de que en tiempos de crisis las oportunidades están en todas partes.

Socio de excepción

El gobierno del presidente Hugo Chávez ha trabajado por hacer de Venezuela un socio de excepción para los países árabes, animado por varios motivos: por un lado, los intereses que comparte con los productores de petróleo y por el otro, su deseo de promover un "mundo pluripolar" que desafíe el dominio de Estados Unidos.

Esta idea la ratificó Chávez el domingo pasado en una entrevista con el canal árabe al-Jazeera.

"Independientemente de las corrientes ideológicas o los signos políticos, hay que fortalecer las relaciones bloque a bloque", señaló Chávez, quien manifestó que espera que el encuentro de Doha abra el camino hacia la construcción de un nuevo mapa geopolítico mundial.

Image caption Venezuela es socio natural del mundo árabe debido a sus negocios petroleros.

Por eso, y aunque fuentes diplomáticas han dicho en Caracas que el encuentro del ASPA tiene por fin fortalecer la cooperación e integración económica, no sería de extrañar que Chávez aproveche la oportunidad para hacer de los temas políticos plato principal de la cumbre.

Cabe recordar que Venezuela respondió enérgicamente a la ofensiva israelí en Gaza a finales del año pasado, con la expulsión del embajador israelí. El gesto contribuyó a aumentar la popularidad en aquella región del mundo del presidente venezolano, en cuyo honor se bautizó recientemente un estadio de fútbol en una latitud tan lejana como Libia.

El promotor

A pesar de no gozar con un perfil político tan alto en el mundo árabe como su par venezolano, Hugo Chávez, el presidente brasileño Luiz Inacio Lula da Silva es en realidad el promotor de este tipo de encuentros: la primera cumbre de ASPA nació en Brasilia en 2005.

Como en esa ocasión, el encuentro servirá para fortalecer el papel de líder regional del mandatario brasileño y refuerza el perfil del país como potencia emergente mundial.

Con la llegada de la crisis financiera internacional, Brasil -la primera economía de América Latina- busca más que nunca ampliar sus mercados de exportación, para reemplazar el espacio que deja vacante Estados Unidos, el principal destino de sus bienes.

Image caption Lula es considerado el principal promotor de ASPA.

Brasil es uno de los países qué más se ha beneficiado de este acercamiento a los países árabes, ya que su intercambio comercial con la región ha crecido de unos US$8.000 millones en 2004 a aproximadamente US$ 20.000 millones en 2008.

Argentina y la agenda Sur-Sur

Acompañada por el ministro de Relaciones Exteriores, Jorge Taiana, la presidenta de Argentina, Cristina Fernández de Kirchner, llegó a Doha con el objetivo de impulsar la agenda de integración Sur-Sur en temas "comerciales, económicos, políticos y culturales" como una alternativa ante el colapso del sistema financiero mundial.

"La relación Sur-Sur tiene mayor actividad e información que en tiempos pasados, cuando muchos gobiernos de la región tenían una visión Sur-Norte, más de mirar sólo a los países desarrollados", expresó Taiana a su llegada.

Analistas diplomáticos destacan que, durante la presidencia de Cristina Fernández, Argentina ha virado su foco hacia el mundo árabe, donde vislumbra potenciales socios comerciales que hasta ahora no habían tenido carácter prioritario.

Así, a fines de 2008 Fernández hizo pie en los países árabes del Magreb, en un viaje durante el cual se firmaron pre-acuerdos en materia de energía. Para muchos, estos acercamientos son leídos con un enfriamiento del vínculo estrecho que siempre existió con Israel, incentivado por el hecho de que Argentina alberga a una de las colectividades judías más grandes del mundo.

Image caption Fernández desea profundizar la relación Sur-Sur.

Junto a las cuestiones energéticas, Argentina tendrá la mirada puesta en la apertura de nuevos mercados para las exportaciones hacia los países de la Liga Árabe, que en 2008 representaron ingresos por casi US$5.000 y llegaron a duplicar los valores de 2005, cuando se celebró la primera cumbre de ASPA.

"La Argentina ha exportado productos tradicionales pero también tecnología muy significativa... Hay trabajos conjuntos en relación al tratamiento de tierras semi-áridas; y en la industria de alimentos, como también en la industria farmacéutica. Hay también una tradicional corriente de ventas de equipos y material producido en Argentina para el desarrollo de la industria petrolera", detalló el ministro Taiana.

Asimismo, la cancillería argentina ha impulsado la inclusión de un apartado en el documento final de la reunión, por el que los países firmantes llamarán a la apertura del diálogo internacional sobre la cuestión de la soberanía de las islas Malvinas/Falklands.

Críticas a Lugo

Otro de los mandatarios de la región presentes en esta cumbre es el jefe de Estado de Paraguay, Fernando Lugo, quien viajó a Qatar en calidad de presidente pro tempore del Mercosur, ya que Paraguay ejerce la presidencia semestral del bloque.

Algunos sectores de la oposición y también de la propia coalición de gobierno en Paraguay critican que el presidente Fernando Lugo haya viajado a Qatar en medio de un conflicto con grupos campesinos de pequeños productores de sésamo que se encuentran en plena movilización en varias partes del pais exigiendo subsidios estatales.

La demanda campesina ha dividido a la alianza gobernante y algunos analistas estiman que inclusive podría fracturarla de forma permanente si no se resuelve rapidamente.

Otros, como el diputado Juán José Vázquez del opositor partido Colorado, creen que Lugo debiera concentrarse en los problemas de Paraguay y en estrechar relaciones con países más cercanos. "¿Qué podemos negociar o esperar de un país como Qatar? ¿Qué podemos proponer a ellos, o ellos a nosotros? ¿Qué beneficio inmediato pueden darnos? cuestionó en la prensa paraguaya el congresista colorado.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.