Última actualización: jueves, 16 de abril de 2009 - 05:28 GMT

¿Qué espera México de Obama?

Barack Obama

BBC Mundo salió a la calle para saber qué piensan los mexicanos de la visita de Obama.

Nueve de la mañana en el mercado de frutas y verduras de Pachuca, en el Distrito Federal. Caminamos entre la gente siguiendo los olores de las tortillas, los tomates, el mole y las piñas. En algunas horas más llegará Barack Obama, el presidente de Estados Unidos a México, en su primera visita a América Latina desde que asumió el mando de la Casa Blanca.

La pregunta es simple y directa. ¿Qué espera de la visita de Obama a México? Y las respuestas son variadas, aunque el común denominador es el tema de la migración. Esa es una de las principales preocupaciones de los vendedores de este mercado.

Silvia Domínguez

“Yo espero que el presidente Obama solucione el problema de los inmigrantes porque yo tengo familiares allá. Lo importante es que los legalicen y que no los traten mal, más que nada.” Silvia Domínguez, vendedora de frutas.

"Yo espero que el presidente Obama solucione el problema de los inmigrantes porque yo tengo familiares allá. Lo importante es que los legalicen y que no los traten mal, más que nada. Y que la economía la mejoren porque por ellos empezaron el problema y que no se olviden de la seguridad, sobretodo en la frontera", le dice a BBC Mundo Silvia Domínguez, una vendedora de frutas.

Algo parecido piensan los vendedores de carne como Gerardo Robles, quien no tiene muchas expectativas sobre la visita del mandatario estadounidense.

"No espero nada del presidente Obama. Con que lleguen a un buen acuerdo en la reforma migratoria, con eso me doy por bien servido. Eso sí me daría mucho gusto", dice Robles.

Vea: Voces desde México

Nos acercamos a una de las vendedoras de ropa para hacerle la misma pregunta y ella reacciona con lágrimas en los ojos.

"Yo le pediría al señor Obama que deje trabajar a los mexicanos. En mi colonia mucha gente se ha ido para allá y no los dejan tranquilos. Somos un pueblo trabajador de gente de lucha", dice Cristina Silva.

A punto de cerrar la fábrica

Del mercado nos vamos a una fábrica de partes para la industria automovilística, uno de los sectores que ha sido duramente golpeado por la crisis económica internacional.

Son las 11 de la mañana y la temperatura en este día soleado de primavera está aumentando.

Aarón Enríquez

“Puede pasar que no haya trabajo y que nos corran. Yo le pediría al señor Obama que apoye el trabajo para que no estemos desempleados". Aaron Enríquez, trabajador

"Estamos trabajando al 20% de la capacidad. Antes teníamos cerca de 80 empleados y ahora somos apenas once personas. Esperamos al presidente Obama con los brazos abiertos, pero su visita no va a tener ningún impacto en mi empresa", dice José Cappon, dueño de la compañía.

"Quizás la visita de Obama sea un aliciente para las grandes empresas, pero a mí me gustaría ver anuncios que favorezcan a las fábricas pequeñas", agrega.

Uno de sus trabajadores, Aaron Enríquez, le dice a BBC Mundo que teme por su futuro laboral.

"Puede pasar que no haya trabajo y que nos corran. Yo le pediría al señor Obama que apoye el trabajo para que no estemos desempleados".

Trabajo, trabajo, trabajo

La siguiente parada es en una obra de infraestructura donde el gobierno y el sector privado están construyendo un paso bajo nivel con una inversión de unos US$20 millones para descongestionar una zona de mucho tráfico vehicular en el sur de la capital.

"Ojalá que en esta visita hagan cosas que beneficien a los mexicanos, pero yo creo que no nos va a dar más trabajo, es que políticamente creo que nunca ven por la gente común", le dice a BBC Mundo, Abraham García, un trabajador de 24 años.

Desde la obra nos vamos hacia una zona más céntrica con mayor número de oficinas, bancos y centros comerciales.

Salvador Ramos, empleado

“Sería bueno que se liberen las restricciones para la entrada de productos mexicanos. En este tema podemos ver algunos avances, pero en el tema migratorio, nada". Salvador Ramos, empleado.

En la calle las opiniones son divididas. Para Salvador Ramos lo más importante de la visita de Obama es el tratado de libre comercio o TLCAN.

"Sería bueno que se liberen las restricciones para la entrada de productos mexicanos. En este tema podemos ver algunos avances, pero en el tema migratorio, nada. Por años hemos escuchado el mismo discurso y nunca se ha logrado nada", nos dice mientras espera que cambie la luz del semáforo para tomar el metrobús que lo lleva a su casa.

Algo similar plantea Carlos Palacios, quien cree que la visita "no va a ser tan relevante porque no vamos a ver cambios", mientras camina por avenida Insurgentes, tras un largo día de trabajo.

"Lejos del cielo y cerca de EE.UU."

Esa falta de expectativas es precisamente el resultado de las encuestas realizadas por la empresa Demotecnia. Su directora, María de las Heras, le dijo a BBC Mundo que hay un alto nivel de escepticismo entre la población mexicana.

"Los mexicanos tenemos asumido esa frase que dice, lejos del cielo y cerca de Estados Unidos. Las expectativas no son muy grandes y por lo tanto no va a haber grandes decepciones".

Según De las Heras a la gente le gusta Obama, como persona, pero no espera que se generen soluciones concretas a los temas que les importan.

"La gente es escéptica, ya entendimos que no es fácil. Sabemos que lo que dice el presidente de Estados Unidos se muere en el Congreso", agregó la encuestadora, refiriéndose a la negativa del Parlamento para aprobar una reforma migratoria.

Sí a la reforma migratoria

Frontera entre México y Estados Unidos

La reforma migratoria es lo que más preocupa a los mexicanos.

Pese a todas las dificultades que ha encontrado en el camino, algunos analistas ven la reforma migratoria como una de las cartas que Obama pondrá sobre la mesa en el 2009.

"El proyecto a largo plazo de Obama es reforzar la base electoral del Partido Demócrata. La reforma migratoria y la apertura hacia América Latina van a ser muy populares", dijo el analista Daniel Lund, en conversación con BBC Mundo.

"Es que el tema de la reforma migratoria es una necesidad interna para Estados Unidos, no es un regalo para México. La recuperación económica depende de la mano de obra de ciudadanos que están dispuestos a trabajar por salarios relativamente modestos", precisó Lund.

Según este analista el otro gran tema en la agenda de Obama es la protección de la frontera.

Protección de la frontera

"Lo que vamos a ver en esta visita es la repetición de las declaraciones de co-responsabilidad sobre el problema del narcotráfico, el aumento de la seguridad fronteriza y una especie de aval hacia el presidente Calderón", dijo Lund.

Desde enero de 2008 hasta ahora han muerto más de 7.000 personas en México producto de la violencia asociada al narcotráfico.

El gobierno del presidente Felipe Calderón ha desplegado cerca de 45 mil soldados para intentar detener la acción del crimen organizado.

Sin embargo, muchas de las bandas han infiltrado todos los niveles de las estructuras de poder, incluyendo policías, jueces y autoridades.

Se estima que en Estados Unidos viven cerca de 12 millones de indocumentados, la gran mayoría mexicanos o centroamericanos que viajaron al país del norte en busca del trabajo y las remuneraciones que no están disponibles en sus países de origen.

No por nada los grandes temas que estarán presentes en la visita de Barack Obama a México serán la inmigración, el narcotráfico y la crisis económica, todos relacionados con los 3.000 kilómetros de frontera compartidos por ambos países.

BBC navigation

BBC © 2014 El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.

Para ver esta página tal cual fue diseñada, debe utilizar un navegador de internet actualizado, que tenga habilitado el uso de hojas de estilo en cascada (CSS, por Cascading Stylesheets en inglés). Aunque en el navegador que está utilizando podrá ver el contenido de la página, no será presentado de la mejor forma posible. Por favor, evalúe la posibilidad de actualizar su navegador y/o habilitar el uso de CSS.