EE.UU./Cuba: el diálogo "de siempre"

El Departamento de Estado de Estados Unidos confirmó este lunes que ha sostenido reuniones con el gobierno cubano pero descartó que sea una movida extraordinaria vinculada al reciente levantamiento de restricciones de viajes y envío de remesas a la isla ordenado por la Casa Blanca.

Image caption EE.UU. quisiera que Cuba de pasos para dar al pueblo algunas libertades.

"Estas reuniones suceden periódicamente" dijo en rueda de prensa el portavoz del Departamento de Estado, Robert Wood.

Durante su contacto diario con los periodistas, Woods confirmó que el subsecretario para el Hemisferio Occidental, Tomas Shannon, se entrevistaría la tarde del lunes con un representante de la oficina de intereses cubanos en Washington.

Es el segundo encuentro entre ambas cancillerías en las últimas semanas. El anterior ocurrió el 13 de abril, justo el día en el que se anunció la eliminación de restricciones de viajes a cubano-estadounidenses a la isla.

"Nosotros estamos dispuestos a conversar pero necesitan darse pasos recíprocos (del lado cubano)" afirmó Wood, quien agregó que "quisiéramos ver que se dan pasos para dar al pueblo cubano algunas libertades que disfrutan otros pueblos del hemisferio".

Aunque el portavoz del Departamento de Estado no presentó un listado de los temas tratados afirmó que se discutirían las decisiones tomadas por el presidente Barack Obama en la redefinición de la política hacia Cuba.

Cuba no tiene embajada en Washington, pero su oficina de intereses opera a través de la representación de Suiza en la capital estadounidense.

Viajes sin límites

Image caption El presidente Obama asegura que mantendrá el embargo a Cuba.

Dos semanas atrás el presidente Obama anunció el levantamiento de las restricciones de viajes a Cuba que se imponían a los cubano-estadounidenses con familiares en la isla, el envío de remesas y la autorización para que empresas estadounidenses trabajen con el sector de telecomunicaciones cubano.

Aunque la Casa Blanca reconoce que la política hacia Cuba no ha rendido los frutos esperados, Obama asegura que mantendrá el embargo comercial que rige sobre La Habana desde hace 47 años.

En la reciente Cumbre de las Américas de Trinidad y Tobago, el presidente estadounidense recibió presiones de casi todos sus colegas del continente -independientemente de su identificación ideológica- para que desmonte el bloqueo.

Washington condiciona cualquier cambio en el bloqueo a "muestras de progreso" del gobierno cubano en temas como libertades políticas y respeto a los derechos humanos.

Sin embargo, Carl Mechan, asesor del republicano Richard Lugar, miembro del Comité de Asuntos Exteriores del Senado, dijo al periódico The New York Times que Washington no debe esperar "gestos" y debe seguir "moviéndose hacia delante" en lo que respecta a Cuba.

"Lo que estamos haciendo amenaza al presidente (Raúl) Castro y habrá una reacción", aseguró Mechan, quien tras un reciente viaje a la isla escribió un informe cuestionando la política estadounidense hacia La Habana.

Ley de la República

Fuentes parlamentarias aseguraron a BBC Mundo que "cambiar la política de medio siglo hacia Cuba no será nada sencillo", en parte porque recuerdan que el embargo está plasmado en una ley que para ser modificada requeriría un debate en el Congreso.

Según las mismas fuentes, en esa discusión saldrían a relucir "viejos fantasmas" que irían desde el anti-comunismo y las "afrentas" de la Guerra Fría, hasta el orgullo nacional y la sensación de haber claudicado ante lo que muchos definen como una dictadura.

En la Cumbre de las Américas, el propio presidente Obama reconoció que entre ambos países existen décadas de desconfianza acumulada que no podrá ser superada de la noche a la mañana.

Para algunos es poco probable que la Casa Blanca se enfrasque en una batalla legislativa por Cuba si eso puede comprometer el apoyo para políticas domésticas más urgentes, sobre todo las que tienen que ver con el esfuerzo para lograr la reactivación económica.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.