Política enferma, ¿reemplazo de Lula?

Dilma Rousseff
Image caption Dilma Rousseff es considerada la mano derecha de Lula.

El Partido de los Trabajadores (PT) en Brasil ratificó su apoyo a Dilma Rousseff como precandidata para los comicios presidenciales de 2010, días después de que la actual ministra de la Presidencia informara que padece cáncer.

El Directorio Nacional del PT, reunido este viernes en Brasilia, confirmó su apoyo a la ministra, elegida por Luiz Inacio Lula da Silva como su sucesora, aunque aclaró que formalizará la candidatura en febrero de 2010, durante su congreso nacional.

El 25 de abril, Rousseff informó públicamente que está recibiendo tratamiento médico para combatir un cáncer linfático.

El anuncio provocó una ola de especulaciones en torno a la futura candidatura de la ministra, que de ganar sería la primera mujer en gobernar Brasil.

Algunos medios sugirieron que la enfermedad podría socavar el apoyo de su partido, que podría pensar en alternativas para la nominación presidencial.

Sin embargo un vocero del PT aseguró a BBC Mundo que el partido "no tiene un Plan B" para reemplazar a Rousseff.

"El apoyo a Dilma es más firme que nunca", señaló Geraldo Mayela.

"Tranquilo"

El portavoz dijo desconocer la veracidad de los rumores en la prensa que señalan que el PT habría encomendado una encuesta para saber cómo podría afectar la noticia de la enfermedad a una eventual postulación de Rousseff.

Sin embargo, aseguró que el partido "está muy tranquilo" por la dolencia de su precandidata, que según los expertos tiene una muy alta posibilidad de recuperación.

Para la analista brasileña María Victoria Benevides las sesiones de quimioterapia que deberá enfrentar Rousseff durante los próximos cuatros meses "sin duda reducirán su ritmo" durante la campaña política.

Pero en su opinión, el apoyo de Lula, que cuenta con niveles de popularidad históricos en Brasil, le ayudará a superar estas deficiencias.

Adversidades

Más allá de las dificultades personales que atraviese, los expertos coinciden en que la carrera hacia la jefatura de gobierno no será fácil para la favorita del presidente.

Según la última encuesta publicada por O Globo, Rousseff cuenta con una intención de voto que varía entre el 11% y el 16%, muy alejada del 47% de apoyo que tiene el gobernador de Sao Paulo, José Serra, del opositor Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB).

La ministra también podría enfrentar oposición interna dentro de la coalición de 14 partidos que apoyan al gobierno. En ese sentido podría verse amenazada por el socialista Ciro Gomes, aunque también podría formar con él una alianza.

Perfil bajo

A pesar de su cercanía al poder -algunos la consideran la "mano derecha" de Lula- Rousseff ha sido hasta ahora un personaje poco conocido en el país.

Image caption Algunos miembros del oficialista PT indican que la popularidad de Lula ayudará a Rousseff en sus aspiraciones presidenciales.

Algunos comenzaron a tomar nota hace pocas semanas, cuando la prensa mostró imágenes de la funcionaria con un renovado rostro, resultado de una cirugía estética.

La figura de la ministra también ha aparecido más recurrentemente en los últimos tiempos, como consecuencia de su activo papel en la estrategia del gobierno brasileño para combatir la crisis económica.

La "Dama de Hierro" -como la apodaron algunos medios- fue guerrillera en su juventud, formando parte del movimiento de resistencia contra el gobierno militar en los años '60.

En 2003 se incorporó al gobierno de Lula como ministra de Minas y Energía, pasando a ocupar su puesto actual en el crítico Ministerio de la Presidencia en 2005, luego de que un escándalo de corrupción alejara del puesto al líder histórico del PT, José Dirceu.

Con 61 años de edad, Rousseff es también famosa entre sus colegas por sus largas jornadas de trabajo, algo que podría cambiar en los próximos meses, mientras se somete a tratamiento médico.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.