Última actualización: viernes, 22 de mayo de 2009 - 20:37 GMT

Venezuela: el Estado es el "gran banco"

Para reproducir este material debe tener activado Java Script, así como tener instalada la última versión de Flash Player.

Descargue la versión más reciente de Flash Player aquí

Reproduzca el contenido en Real Player o Windows Media

El gobierno de Venezuela firmó una carta de intención con el grupo Santander para la compra de la tercera entidad financiera más grande del país: el banco de Venezuela.

En lo que las partes calificaron de una operación satisfactoria para ambas, el Estado acordó desembolsar US$1.050 millones por esta entidad que pertenecía al grupo español, pagaderos en tres partes.

La adquisición suma 269 agencias y más de 6.000 empleados a la red de bancos estatales, que conforman el Industrial, el Agrícola, del Tesoro y Banfoandes, para convertir al gobierno en el primer banquero del país, con el control del 21,56% de todos los depósitos bancarios.

El grupo Santander está hoy extremadamente satisfecho

Michel Goguikian, presidente del Banco Venezuela

El más cercano seguidor - el banco privado Banesco - tiene en sus manos el 14,6% del dinero de los ahorristas.

La compra se concreta días después de que el gobierno interviniera las más importante de estas instituciones financieras, el Banco Industrial, por encontrarse en bancarrota.

Uno de sus ex presidentes, Luis Quiaro, fue detenido durante los últimos días e imputado del delito de peculado (hurto de propiedades del erario público) por supuestas irregularidades en la administración de bonos durante los años 2005 y 2006.

Todos felices

El vicepresidente del país, Ramón Carrizales, y el presidente del banco, Michel Goguikian, manifestaron su satisfacción por la negociación, que terminará de cerrarse con la concreción de la compra el próximo 3 de julio.

"La negociación se ha realizado en un clima de cordialidad", dijo Carrizales. "El grupo Santander está hoy extremadamente satisfecho", ratificó Goguikian.

Una cierta tensión pareció rodear la negociación semanas atrás, cuando el jefe del gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, dijo que su gobierno estaba atento a la evolución de las negociaciones.

Alí Rodríguez y Michel Goguikian

Ministro de Finanzas, Alí Rodríguez, y Michel Goguikian, presidente del Banco Venezuela

Al final, las partes acordaron un precio promedio, entre los US$ 1.200 millones que pedía el banco y los US$ 800 millones que el gobierno venezolano decía que valía la institución.

El grupo Santander adquirió el 80% Banco de Venezuela, también conocido como Banvenez, en 1996, por US$ 301 millones. En 2008 decidió ponerlo en venta y el gobierno venezolano se ofreció a comprar.

Carrizales confirmó que el gobierno adquirió la totalidad de las acciones, con excepción de un pequeño lote en manos del grupo Bancrecer.
Uno que se compra, otro que quiebra

El vicepresidente dijo que la entidad seguirá funcionando normalmente y reconocerá todos los compromisos con particulares, pero "llevará las orientaciones como banca pública".

Retos

Para el analista financiero de la firma Softline consultores, José Grasso Vecchio, con el Venezuela el gobierno adquirió la oportunidad de empezar con buen pie, con un banco que es rentable y funciona.

"El reto que tiene el gobierno es hacer una administración eficiente del banco", señaló Grasso Vecchio. Los principios a los que debe atenerse para lograr este objetivo incluyen "una gerencia profesional, manejar políticas internas muy consistentes, un manejo eficiente de los gastos operativos y del riesgo, el análisis de crédito y velar por la cartera de crédito", añadió.

"Lamentablemente muchas personas piensan que cuando van a un banco público un crédito es una suerte de donación", advirtió Grasso Vecchio.

Según el analista, hay experiencias exitosas de banca pública en países como Brasil. Además añadió que es posible y necesario que la banca pública conviva con la privada, ya que la primera atiende necesidades que no entran en el esquema de la segunda.

Por ejemplo, al abrir sucursales en zonas remotas donde no hay rentabilidad para una entidad privada y por eso la población local no tiene atención bancaria.

"El tema es que logre montar un modelo que sea profesional y eficiente y que atienda al mismo tiempo los intereses del Estado, que son distintos a los de un banco privado, y que tienda a tener un negocio rentable", concluyó Grasso Vecchio.

BBC navigation

BBC © 2014 El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.

Para ver esta página tal cual fue diseñada, debe utilizar un navegador de internet actualizado, que tenga habilitado el uso de hojas de estilo en cascada (CSS, por Cascading Stylesheets en inglés). Aunque en el navegador que está utilizando podrá ver el contenido de la página, no será presentado de la mejor forma posible. Por favor, evalúe la posibilidad de actualizar su navegador y/o habilitar el uso de CSS.