Canciller de Perú duda de justicia boliviana

José Antonio García Belaunde, canciller peruano
Image caption El canciller peruano dice que su país "no juzga" la culpabilidad o la inocencia de los asilados.

Los asilos otorgados recientemente por Perú a dirigentes políticos de Venezuela y de Bolivia con procesos judiciales en marcha en sus propios países generaron una nueva polémica en Latinoamérica.

En territorio peruano se encuentra el ex alcalde de la ciudad venezolana de Maracaibo, Manuel Rosales, quien fue derrotado por Hugo Chávez en las elecciones presidenciales de 2006 y a quien se acusa de enriquecimiento ilícito.

En una situación similar se encuentran tres ex ministros del ex presidente boliviano Gonzalo Sánchez de Lozada. En ese caso se aprobaron un asilo y dos refugios mientras en Sucre se iniciaba un juicio por la responsabilidad de los ex funcionarios por la muerte de más de 60 personas en las violentas manifestaciones de octubre de 2003.

En el mapa político que se configuró en los últimos años, las autoridades del país asilante aparecen en la misma sintonía ideológica de los asilados. En una posición opuesta se ubican los gobiernos de Hugo Chávez y Evo Morales.

En un diálogo telefónico con BBC Mundo, el canciller peruano José Antonio García Belaunde descartó intencionalidades políticas. En cambio, el diplomático sostuvo que los asilos se otorgaron por "razones humanitarias" y evaluó que en Bolivia "no están las condiciones para un proceso debido".

¿En base a qué condiciones Perú le otorgó asilo al venezolano Manuel Rosales?

Hay una comisión de varios sectores que examinaron su caso y consideraron que él sentía una amenaza a su libertad o a su integridad y en ese caso era conveniente, por razones humanitarias, extenderle el asilo.

El gobierno venezolano afirma que Rosales tiene un proceso judicial en marcha. Está acusado de enriquecimiento ilícito.

Image caption El dirigente opositor venezolano Manuel Rosales está acusado en su país por "enriquecimiento ilícito".

El gobierno peruano cuando otorga asilo no juzga la inocencia o la culpabilidad. Lo único que hace es extender una protección a quien se siente amenazado en su libertad, a quien siente que no están dadas las condiciones para defenderse debidamente. Eso es todo; no estamos juzgando si el señor Rosales es culpable o inocente.

¿Eso vale para cualquier ciudadano de otro país que sienta que su libertad está amenazada?

Bueno, sí. Yo creo que es la tradición de asilo no sólo del Perú, sino de América Latina en general.

¿Cómo evalúan la reacción de Venezuela de haber retirado al embajador en Lima?

Yo creo que Venezuela lo que está haciendo es demorar la llegada del nuevo embajador (el diplomático que fue retirado ya estaba en proceso de salida del país) y está demostrando por la vía diplomática su disconformidad con la posición peruana. Es muy respetable y ello no debería alterarnos.

El otro caso es el de los tres ex ministros bolivianos que están en Perú y que generó duras respuestas del presidente de Bolivia, Evo Morales. ¿Cuál es la posición de Perú?

El presidente Morales ha hecho unas declaraciones fuertes contra el gobierno del Perú por el asilo en un caso y el refugio en dos (...) Yo no voy a entrar en una polémica con el presidente Morales pero para nosotros las condiciones humanitarias se aplicaban en este caso.

Nosotros no juzgamos la conducta o la responsabilidad que pueden haber tenido estos señores en cuanto miembros del gabinete de Gonzalo Sánchez de Lozada, pero sí consideramos que no están las condiciones para un proceso debido y que en ese sentido la amenaza a la libertad puede ser algo que nos hace a nosotros conceder por razones también humanitarias. No estamos juzgando su responsabilidad en los hechos que se les imputan.

En Bolivia se lleva a cabo un juicio contra el ex presidente Sánchez de Lozada y los ex miembros de su gabinete por más de 60 muertes ocurridas en octubre de 2003. ¿Esa instancia judicial no ofrece las garantías del debido proceso a los acusados?

Yo creo que esa instancia judicial, lamentablemente, ha sido intervenida en algunos casos por el Poder Ejecutivo y en otros, recientemente, por el Poder Legislativo que ha sancionado a su presidente por considerar que no ha actuado con la celeridad del caso, justamente en este tema.

Entonces, pues sí, yo creo que no hay condiciones objetivas, creo que hay una politización muy grande en torno a este tema y eso no hace bien a ningún juicio en ningún caso.

Es decir que, según la apreciación que se hace en Perú, las garantías del debido proceso no están dadas en Bolivia.

Image caption El presidente Morales criticó la decisión de Perú de otorgar asilo y refugio a ex ministros bolivianos.

Bueno, nosotros consideramos que tenemos que ofrecerles a aquellas personas que se sienten amenazadas en su libertad y que no son casos flagrantes de delitos, las condiciones de protección mínimas que está en la tradición de América Latina y por cierto en la mejor tradición del Perú.

Nosotros hemos trabajado con el Alto Comisionado de Naciones Unidas. Quiero advertir eso. En el caso de los refugios nuestra comisión está integrada por un representante del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados con derecho a voz. La opinión unánime de esa comisión ha sido que deberíamos extender el refugio a esas personas.

Usted atribuyó las relaciones conflictivas con Bolivia a un viejo rencor del presidente Morales, ¿a qué se refería?

Yo he dicho que nosotros tenemos registros que el presidente Morales, aún cuando era diputado, tenía posiciones muy virulentas contra el Perú, muy agresivas, muy ofensivas. Las mantuvo con el anterior gobierno, siendo él ya presidente y siendo presidente (Alejandro) Toledo y posteriormente en este gobierno.

Lo único que he resaltado es que hay una constante de agresividad frente al Perú de parte del presidente Evo Morales.

Usted sabe que, por las posiciones ideológicas de los respectivos gobiernos, la decisión de Perú de conceder los asilos es leída con suspicacia en Bolivia y en Venezuela.

El Perú actúa de acuerdo a lo que entiende que debe hacerse en estos casos. El Perú es soberano, el derecho internacional, las convenciones sobre el asilo establecen que el país asilante es el que determina si reúnen las condiciones para otorgarse el asilo o no y no hay por qué dar explicaciones sobre el caso; es un juicio que hace el país y punto.

Así se ha manejado históricamente en América Latina y esperemos que se sigan manejando así siempre.

Le hice esta pregunta porque desde los dos países le atribuyen componentes políticos a estas decisiones.

No, no hay ningún componente político. Lo último que deseamos nosotros es intervenir en la política interna de ningún otro país. Eso que quede claro, no puede haber ningún componente político.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.