"Había mucho humo y la gente gritaba"

Francisco López estaba trabajando en un taller de soldadura de Hermosillo, en el estado de Sonora, noroeste de México, cuando se dio cuenta que le faltaban algunos materiales y decidió salir a buscarlos en su camioneta pick-up.

Image caption Francisco López debió derrumbar tres paredes para que los bomberos pudieran ingresar a la guardería.

Mientras conducía, recibió una llamada telefónica de su padre avisándole sobre una guardería infantil que estaba ardiendo en llamas con 142 niños en su interior.

De inmediato López cambió de planes y se dirigió a la guardería ABC en el centro de Hermosillo.

Ahí se encontró con una emergencia que nunca antes le había tocado vivir.

"Había mucho humo y la gente gritaba. Estaban desesperados tratando de sacar a los niños por la puerta principal, pero ya no podían seguir sacándolos por ahí", le dijo López a BBC Mundo.

"Tumbé la pared"

"Vi que otros estaban tratando de tumbar la pared. Era desesperante porque los niños se estaban muriendo. Entonces metí mi carro en reversa y la choqué tres veces hasta que tumbé la pared", agregó.

Luego que Francisco López derrumbó ese y otros dos muros, los bomberos pudieron salvar la vida de otros niños que se estaban asfixiando después de que la guardería infantil en la que se encontraban durmiendo el viernes en la tarde fuera consumida por las llamas.

"Lo único que pido es que esto no vuelva a ocurrir. Nunca más", dijo López, profundamente afectado por la situación que le tocó vivir.

El gobernador de Sonora, Eduardo Bours, informó que 38 niños perdieron la vida a causa del siniestro. Otros 23 menores y seis adultos permanecen hospitalizados.

Varios de los niños que sufrieron quemaduras fueron trasladados al hospital del Instituto Mexicano del Seguro Social de Guadalajara y se informó de un menor que fue trasladado a un centro asistencial en Sacramento, California, Estados Unidos.

Los menores que perdieron la vida en el siniestro tenían entre 11 meses y cuatro años de edad.

Calderón viaja a Sonora

Las autoridades están investigando la causa del incendio y hasta ahora manejan la hipótesis de que se habría iniciado en un comercio de neumáticos ubicado junto a la guardería.

Image caption Decenas de familias despidieron a Camila, una niña de tres años que falleció en el siniestro.

El presidente Felipe Calderón dijo que el país se encuentra de luto por el incendio de Sonora.

"Quiero reiterar el enorme pesar que nos embarga a todos los mexicanos y a quienes integramos el gobierno federal por la tragedia ocurrida en Hermosillo", dijo Calderón.

El mandatario visitará la ciudad para conocer de primera mano cómo avanzan las investigaciones sobre el siniestro que afectó a decenas de familias.

¿Requisitos de seguridad?

Según el director del Instituto Mexicano del Seguro Social, Daniel Karam, la guardería reunía los requisitos de seguridad y había aprobado las inspecciones que le fueron realizadas en meses anteriores.

Vea: imágenes de la tragedia

Sin embargo, el funcionario dijo que serán los peritajes oficiales los que determinarán si el recinto cumplía o no cabalmente con cada una de las medidas de seguridad necesarias para su funcionamiento.

La investigación se encuentra en manos de la Procuraduría General de Justicia (fiscalía mexicana) y de la fiscalía del estado de Sonora.

Karam informó que 15 de los 23 niños hospitalizados se encuentran en estado de extrema gravedad.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.