Venezuela: "Globopotazo" para pagar multa

Logo del canal (cortesía Globovisión).
Image caption El canal debe pagar una multa de unos US$ 2,3 millones impuesta por la administración tributaria.

Partidos políticos de oposición y organizaciones civiles venezolanas llevarán a cabo una jornada de colecta pública este fin de semana, a favor Globovisión, el canal de noticias privado de abierta línea crítica con el gobierno.

Se trata del "Globopotazo", a través del cual estas organizaciones esperan ayudar al canal a pagar una multa de 5.000 millones de bolívares (unos US$2,3 millones) impuesta por la administración tributaria.

La sanción, que se produjo la semana pasada, coincidió con otras medidas contra el canal y su presidente, Guillermo Zuloaga, que la televisora interpreta como parte de una ofensiva gubernamental para hacer cambiar su línea editorial o sacarla del aire.

La noche de este jueves, el presidente venezolano, Hugo Chávez, instó a la directiva de Globovisión a pensar "un poquito, con la cabeza fría" y a tratar de "rectificar, porque si no lo hacen, a ese canal poco tiempo le queda saliendo al aire".

El mandatario acusa al medio de comunicación de "mentiroso, conspirador y terrorista" y de "afectar" - a través de lo que califica de una persistente campaña desestabilizadora - la salud pública.

Grupos opositores dicen que el gobierno intenta lograr el control total de los medios y acallar las voces disidentes, que tienen en Globovisión - consideran - una de las pocas ventanas abiertas a la libertad de expresión que quedan en el país.

Globopotazo

Image caption Grupos opositores dicen que el gobierno intenta lograr el control total de los medios.

Organizaciones como los Voluntarios Metropolitanos, el partido opositor Alianza Bravo Pueblo (ABP) y las esposas de los comisarios sentenciados a 30 años de cárcel por su actuación durante el golpe de Estado de abril de 2002, son algunos de quienes se han sumado al "Globopotazo".

La multa que la colecta ayudará a cancelar le fue impuesta al canal por no declarar que había donado tiempo de transmisión a organizaciones civiles durante el paro petrolero y general de 2002-2003.

Globovisión dice que se trataba de mensajes institucionales transmitidos en espacios de ningún valor (ya que durante el paro los canales privados no transmitieron publicidad pagada), pero el gobierno señala que efectivamente fue una donación y que toda donación es susceptible de pago de impuestos.

"Estaremos en las calles. Vamos a estar armados con estos potes. Éstas van a ser las armas, para que la gente pueda depositar acá lo que considere pertinente pueda entregar en solidaridad con Globovisión, sus trabajadores y la libertad de expresión. Nos convertiremos en accionistas afectivos (del canal) y de la libertad de expresión", dijo en rueda de prensa el dirigente de ABP, Oscar Pérez.

Pérez explicó que los voluntarios se ubicarán en distintos puntos de Caracas y otras ciudades del país para recolectar los fondos, que serán contados públicamente entre lunes y martes de la semana que viene.

Según el portavoz opositor, "no es Globovisión quien enferma, sino el presidente Chávez con sus arbitrariedades, deseo de perpetuarse en el poder y su irrespeto a la Constitución", de acuerdo con una nota publicada en el sitio de internet del canal.

"Reconocimiento"

Por su parte, el presidente de la comisión de Ciencia, Tecnología y Medios de Comunicación de la Asamblea Nacional, el diputado oficialista Manuel Villalba, desestimó el "globopotazo" y ratificó las denuncias que pesan contra el canal.

En conversación con BBC Mundo, Villalba indicó que la colecta "es un reconocimiento al gobierno y a que efectivamente han venido violentando las normativas establecidas en nuestro país".

Villalba indicó que la colecta había sido ya un fracaso y negó que la multa tenga por objetivo presionar al canal para que cambie su posición o ahogarlo financieramente.

El diputado también coincidió con otros voceros oficiales en que Globovisión está actuando como un partido político y dijo que la actividad del fin de semana es "una campaña con la que pretende hacerse la víctima, cuando ha sido un medio de comunicación enfermizo que violenta la normativa legal, acude a la mentira, tergiversa la verdad, busca desestabilizar el gobierno y provocar situaciones de violencia".

El más reciente episodio del enfrentamiento, ya de larga data, entre el canal y el gobierno tuvo que ver con el reporte de un sismo de mediana intensidad que se dejó sentir en la zona central del país en el mes de mayo.

El gobierno criticó el hecho de que el canal hubiese informado del suceso antes que las autoridades oficiales y que hubiera insinuado que éstas no se encontraban alerta.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.