Candidatos para todos los gustos

Candidatos a las elecciones legislativas en Argentina
Image caption A los políticos tradicionales se han sumado una serie de candidatos ajenos a la política hace apenas unos años.

Artistas, deportistas, líderes sociales, empresarios… Las listas de candidatos para las elecciones legislativas de mitad de término en Argentina de este domingo sugieren que hay una renovación en marcha. Pero, ¿es esto realmente así?

A los políticos de perfil tradicional – abogados, economistas, politólogos-, se han sumado ahora representantes de los más diversos sectores de la sociedad, ajenos a las batallas de las urnas hace sólo unos años.

El fenómeno, que no es nuevo ni exclusivo de Argentina, se ha acrecentado de cara a estos comicios y para muchos, la demanda de nuevas caras es producto de la crisis profunda que sufrió el país tras el estallido socio-económico de 2001, cuando, al grito de “que se vayan todos”, una gran parte de la sociedad puso de manifiesto el agotamiento de la política tal como se la entendía hasta entonces.

Aquel clamor no ha generado, sin embargo, cambios de fondo. Pero quizás haya abierto las puertas a muchos representantes que, en algunos sectores, son recibidos con cautelosa esperanza.

Los partidos, tanto el oficialismo como la fragmentada oposición, se apuraron a convocar a "otras caras", sabiendo que un nombre "famoso" en la boleta electoral es siempre un buen imán para los votantes independientes.

Aquí, BBC Mundo les presenta a tres de los candidatos ajenos a la ortodoxia de la política, que podrían llegan a ocupar cargos públicos en Argentina después de la votación.

Carlos Espínola, político olímpico

Nacha, actriz peronista

Cristina Lescano, de cartonera a diputada

Un político olímpico

En Argentina se ha dado en los últimos años un curioso fenómeno: el de los deportistas convertidos en políticos.

El ex vicepresidente y actual gobernador de Buenos Aires, Daniel Scioli, fue un reconocido campeón de motonáutica; el senador y ex gobernador de Santa Fe, Carlos Reutemann, también era un famoso corredor de autos antes de pasar a la arena política. Esos son sólo dos ejemplos; en las elecciones del domingo próximo, se añaden varios otros. Entre ellos, el regatista y windsurfista Carlos Espínola que, con cuatro medallas olímpicas en su haber, busca ser el intendente de la capital de la provincia de Corrientes, en el noreste del país. “Hace tres años empecé mi propia fundación para poder trabajar para mejorar a la sociedad. Pero entendí que para hacer un gran cambio, uno tiene que terminar involucrándose en la política, para acceder a un lugar donde uno pueda tomar decisiones”, explica Espínola a BBC Mundo. Su falta de experiencia en política es para Espínola una ventaja, y hace eco del reclamo popular que se escuchó tras la crisis de 2001, en la que se apuntó contra los políticos tradicionales al grito de “que se vayan todos”. “Hoy la gente está reclamando que se involucren nuevas personas. Hay que oxigenar la política en Argentina”, señala. Más que intentar relativizar su perfil de deportista, Espínola cree que su experiencia olímpica le servirá en su potencial cargo. “Para mí, para triunfar en la vida hay un solo camino. Y no importa en qué lugar, o cómo, ni qué elija uno. Es el trabajo, la capacidad de formar buenos equipos, tener la convicción y tener la pasión. Eso me lo enseñó el deporte”, afirma. Son justamente las fortalezas del deportista las que explican, en su opinión, por qué tantos otros como él han tenido éxito hasta ahora en la política en Argentina.

“Esa fuerza, esa garra que ponen los deportistas para poder triunfar, es también lo que hoy la gente ve como una esperanza de que va a haber alguien que va a luchar hasta lo último y que nunca va a bajar los brazos”, concluye.

Nacha, una actriz peronista

Su nombre es Clotilde Acosta. Pero supo también llamarse Mecha, Amanda, Victoria, Asumpta, y hasta Señora Muerte. Y Eva, sobre todo Eva.

Sin embargo, Acosta es, para varias generaciones de argentinos que conocen al dedillo su vida pública, simplemente Nacha Guevara, el nombre artístico que eligió en los años ’60 y se convirtió en su “sello de fábrica”.

Esta actriz, de 68 años y más de 40 de trayectoria, acaba de sumar un nuevo papel a su prolífica carrera: el de aspirante a diputada por la provincia de Buenos Aires en los próximos comicios legislativos del 28 de junio.

Como tercera candidata del oficialista Frente Justicialista para la Victoria (FJPV), Acosta acompaña a dos “pesos pesados” de la política local: el ex presidente Néstor Kirchner y el actual gobernador de Buenos Aires, Daniel Scioli. Y tiene casi asegurada su banca en Diputados, cualquiera sea el resultado de la elección.

“En el momento en que uno dice 'sí', no sabe muy bien por qué lo hace. Yo no hice una lista en cuadernito, anotando razones por las que me convenía o no dedicarme a la política. Fue más bien un impulso interior”, dice la actriz a BBC Mundo, y asegura que las gestiones para seducirla ya estaban en marcha desde hace meses y se aceleraron tras la decisión del gobierno de adelantar las elecciones.

De gestión y función pública, no sabe mucho. Pero el oficialismo celebró poder anotar su nombre en la boleta electoral, a sabiendas de que, en la era de la política-espectáculo, Nacha arrimará votos y aplausos.

"No se puede tener un Congreso donde sean todos abogados y políticos, porque eso tampoco es democrático. El Congreso es la representación de una sociedad completa, así que está bien que sea más abierto, con representantes de la ciencia, obreros, maestros, artistas, deportistas... Eso da riqueza al conjunto”, opina la artista.

La última aventura teatral de Nacha la llevó a ponerse en la piel de una de las mujeres emblemáticas de la historia argentina: la ex primera dama Eva Duarte de Perón. Desde el estreno en 2008, y hasta abril, la actriz encabezó el elenco de “Eva, un musical argentino”.

Aunque algunos de sus actos no tuvieron la convocatoria deseada, las encuestas más recientes señalan que su imagen, tal como la perciben los votantes, es más positiva que la de los dos políticos “de carrera” que la anteceden en la boleta del Frente peronista, Kirchner y Scioli.

De cartonera a candidata

Los “cartoneros” de Buenos Aires son hijos de las sucesivas crisis económicas de las últimas décadas en Argentina, y su presencia en las calles se potenció tras el estallido socio-económico de 2001.

Se estima que, por entonces, unas 40.000 personas se dedicaban a la recolección de residuos para reciclaje -sobre todo, cartón y otros derivados del papel- para sobrevivir.

El movimiento cartonero se ha afianzado en los últimos años, y algunos de sus dirigentes buscan ahora dar el salto a la arena política.

Tal es el caso de Cristina Lescano, quien maneja la cooperativa El Ceibo, dedicada a recuperar residuos.

Lescano es candidata a diputada nacional por la Ciudad de Buenos Aires en los próximos comicios legislativos del 28 de junio.

Esta mujer, de 55 años, contó a BBC Mundo que fue convocada por el partido ecologista Iniciativa Verde para llevar hasta el Congreso sus conocimientos sobre el reciclado de la basura, una práctica aún poco desarrollada en el país.

El camino que ha recorrido Lescano en los últimos años ha sido largo y arduo.

Tras perder su trabajo como empleada pública en 1989, la mujer vivió en una casa abandonada y se dedicó a recolectar residuos para mantener a sus tres hijos.

A finales de los años ’90 formó un grupo y comenzó a interiorizarse sobre los aspectos legales relacionados a su función.

Fue así como decidió formar, en 2001, la cooperativa El Ceibo, que trabajó para concientizar a los vecinos sobre el problema de la basura y la necesidad de separar los residuos para su reciclado.

Tras esta primera experiencia de gestión y organización social, y tras los reclamos colectivos por los derechos de otros que, como ella, trabajan en la calle, ahora la “cartonera” quiere hacer pie en el Congreso.

“Siendo diputada podemos implementar todo lo que sabemos en el resto del país. El tema ambiental no lo toca nadie en el Congreso”, dice Lescano, explicando los motivos de su candidatura.

Es esa falta de atención –dice- la que hace que todas sus propuestas estén relacionadas con temas ecológicos.

“Es que el medio ambiente es todo y nos afecta a todos”, se justifica.

Contenido relacionado