Zelaya, ¿otro Aristide?

El depuesto presidente de Honduras, Manuel Zelaya, en Panamá
Image caption ¿Hay paralelo entre los casos de Haití y Honduras?

El depuesto presidente de Honduras, Manuel Zelaya, prepara el retorno a su país, días después del golpe militar que lo depuso y expulsó a un país vecino.

Pese a las intenciones de retorno inmediato de Zelaya, en algunos círculos políticos, y también en varios blogs, se establece un supuesto paralelo entre el caso del derrocado mandatario y el del ex presidente haitiano Jean-Bertrand Aristide, quien también fuera depuesto y enviado en un avión al exterior.

En 1990 Aristide logró una victoria decisiva, que lo consagró como primer presidente electo democráticamente en Haití. Meses después fue derrocado en un sangriento golpe de Estado, y se exilió en Estados Unidos, desde donde hizo campaña en contra del gobierno militar en su país.

Sus esfuerzos se vieron recompensados y, en 1994, fue reinstaurado en el poder, gracias a una fuerte presión internacional en contra de los gobernantes de facto y con la ayuda de unos 20.000 militares, la mayoría estadounidenses.

En 2000 el ex sacerdote haitiano ganó nuevamente unas elecciones, pero su segundo período se precipitó pronto en una crisis política, económica y social y fue depuesto y enviado a África.

Unos piensan que hay razones para suponer que un retorno de Zelaya al poder sería diferente al retorno de Aristide. Honduras, por ejemplo, deberá realizar elecciones en noviembre en las que el depuesto mandatario no se puede presentar.

Otros señalan que tras la destitución de Aristide, en 2004, hubo condenas de la ruptura del orden constitucional, pero en lugar de trabajarse para el regreso del mandatario se persiguió un "período de transición" para restablecer el Estado de derecho y permitir un proceso electoral "pacífico" que concluyó con el envío de tropas de la ONU.

¿Opción haitiana?

"Si Latinoamérica y Estados Unidos no toman acciones y pasan a los hechos concretos, si no hay ninguna acción sino sólo pronunciamientos diplomáticos, veríamos que le falta mucho a estas democracias y que la fuerza prevalece sobre la razón", dijo Zelaya.

En un artículo publicado en el sitio electrónico Information Clearing House, el comentarista político Greg Grandin expresó que "parece posible que Estados Unidos esté buscando una Opción Haitiana para Honduras" en referencia a que en 1994 el entonces presidente Bill Clinton trabajó para restaurar a Aristide, "aunque bajo las condiciones de que apoyara las políticas del FMI y el Banco Mundial".

Según Grandin, "el resultado fue desastroso debido a que condujo a más pobreza, más polarización y a un segundo golpe, en 2004, contra Aristide, este último con el total apoyo de la Casa Blanca de (George W.) Bush".

Y "no es que Estados Unidos esté considerando usar la fuerza militar para restaurar a Zelaya", dijo el analista.

Pero "Washington debe seguir el ejemplo del resto del continente americano y resistir la tentación de imponer condiciones a su apoyo a su restitución" en la presidencia.

"No hay paralelo"

Sin embargo, la analista internacional Julia Schünemann sostuvo que no hay paralelo entre los casos de Haití y de Honduras. "Es cierto que hubo un golpe en los dos países pero no se puede comparar la figura de Aristide con la figura de Zelaya porque son dos tipos de polítcos totalmente distintos".

La analista, de la Fundación para las Relaciones Internacionales y el Diálogo Exterior, explicó a BBC Mundo que "Aristide era de izquierda y lo que proponía era una revolución democrática con un proyecto político muy determinado. Zelaya incluso viene del área conservadora y no tenía un proyecto político muy determinado".

Por otra parte, "la percepción en Estados Unidos de ambas figuras es también distinta como lo es el contexto político porque Aristide era un político que provocaba mucho rechazo y era visto como una amenaza y fue denunciado por políticos conservadores".

Schünemann concluyó: "A esto se suma la implicación de la CIA en el caso haitiano. No creo que Estados Unidos tenga demasiado interés en interferir en la situación de Honduras".

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.