Última actualización: lunes, 6 de julio de 2009 - 18:07 GMT

“La democracia todavía es un invento”

Para reproducir este material debe tener activado Java Script, así como tener instalada la última versión de Flash Player.

Reproduzca el contenido en Real Player o Windows Media

"Admiro lo que han logrado los homosexuales aquí (en Londres)", gritó Mariela Castro ante una multitud de homosexuales reunidos en la céntrica plaza Trafalgar de la capital inglesa. La hija del presidente de Cuba Raúl Castro fue una de las invitadas de honor en las festividades por el día del orgullo gay.

Después de que las masas escucharan lo que dirigentes conservadores, liberales y sindicalistas tenían que decir, salió junto a un traductor para explicar su lucha por que se reconozcan los derechos de los homosexuales en su país.

Mariela Castro, directora del Centro Nacional de Educación Sexual (Cenesex) en La Habana, se ha convertido en una especie de heroína para gays, lesbianas, bisexuales y transexuales de la isla.

Ante los micrófonos de Trafalgar habló de la necesidad de cambios y de acabar con el patriarcado. Con BBC Mundo habló sobre la necesidad de dejar el diálogo y pasar a la acción, sobre las libertades en Cuba y –a su juicio- la inexistencia de la democracia en el mundo.

Bajo los leones de la plaza Trafalgar

Las marchas que durante los dos últimos años se realizaron en La Habana eran contra la homofobia, ¿cuánto falta para que sea haga un desfile del orgullo gay?

No lo sé. Nuestra estrategia es diferente. A nosotros los cubanos no nos gusta imitar fórmulas de otros lugares. Nos gusta aprender de otras experiencias pero crear otras estrategias.

Nosotros no hacemos marcha por el orgullo gay. Nosotros hacemos unas jornadas educativas y artísticas por el respeto a la libre orientación sexual e identidad de género.

El ser gay no es un problema, el problema es la homofobia. Por eso queremos llamar la atención sobre la homofobia, que es lo que hay que cambiar.

Y una vez que cambien eso, podrán hacer un desfile del orgullo gay

Nosotros estamos luchando por la inclusión de todos entre todos. No para hacer guetos.

Lleva cerca de dos años luchando porque se apruebe el Proyecto de Ley en Cuba que incluye los derechos de los homosexuales ¿cree que con ésta proyección internacional puedas presionar para que se apruebe?

No lo creo. Aunque ya hemos logrado varias iniciativas. En el 2008 el Ministerio de Salud Pública aprobó una resolución que legitima todos los tratamientos a transexuales, incluyendo las operaciones de cambio de sexo, como parte del sistema nacional de salud.

Yo creo que el Parlamento lo va a aprobar después de que lo lleve a consenso popular. Para ello necesitamos tiempo para educar a la población cubana. De lo contrario el pueblo no la va a probar.

Los homosexuales fueron perseguidos durante los primeros años de la Revolución por las Unidades Militares de Apoyo a la Producción. De esa época, ¿qué queda actualmente en la sociedad cubana?

El mal recuerdo. También el deseo de que nunca más se repita por prejuicios el daño a otra persona.

En este momento nosotros hemos logrado que haya un fuerte debate sobre los temas de homosexuales en la sociedad cubana y en los medios de comunicación.

Más allá de la educación, ¿qué otros inconvenientes impiden que la ley se haya aprobado?

El único inconveniente son los prejuicios. La única manera de superar los prejuicios es hablando sobre ello y aportando elementos de análisis basado en las ciencias, para que la sociedad logre cambiar los prejuicios.

El hecho de que usted sea la hija de Raúl Castro y sobrina de Fidel Castro debe de ser una ventaja para su lucha

Me ayuda en algunas cosas y en otras no me ayuda. A favor tengo que no tengo que hacer una espera burocrática para poder hablar con mi papá (Raúl Castro) sobre estas cosas como a veces tienen que hacer otros funcionarios.

Pero hay muchas personas que rechazan que yo haga este trabajo y lo obstaculizan.

La reforma del Código de Familia, que incluye los derechos de los homosexuales, ¿qué significará para la sociedad cubana?

Va a ayudar a la familia a ser más democrática. A ser más justa. Va a legitimar en las madres y padres homofóbicos, que su responsabilidad es apoyar y acoger a cualquier integrante de su familia que sea LGBT (por las siglas de lesbiana, gay, bisexual y transexual).

Va a ayudar a desarticular la homofobia y los modelos patriarcales que han dominado históricamente en nuestra familia y en nuestra cultura. Va a ayudar muchísimo a que la gente cambie.

¿Cree que es un ejemplo para aquellas personan que luchan por otras libertades?

Nosotros no somos los únicos que proponemos cosas en ese sentido. En Cuba, hay un movimiento, hay debate, hay búsqueda de un socialismo más dialéctico, de un socialismo que nos satisfaga más a todas y a todos.

¿Hay espacio para la discusión de todo tipo de temas?

En Cuba hay espacio para la discusión, pero los medios de comunicación dicen otra cosa.

Podríamos abrir espacios todavía más amplios de discusión. Pero el problema no es sólo la discusión, a mi lo que más me importa es que se hagan las cosas.

Pero Amnistía Internacional denuncia que en Cuba no hay espacio para la libertad de expresión. De hecho hay 57 presos de conciencia.

Te explico. En Cuba sí hay libertad de expresión porque los cubanos decimos todo lo que pensamos. ¿Quién calla a un cubano? Todavía nadie.

Nosotros tenemos los mismos problemas de libertad de prensa del mundo entero. Ahora, las personas a las que te refieres, su problema no es de libertad de expresión, es que son pagados por una potencia que desea dominar a Cuba.

Son mercenarios. En el mundo los mercenarios son fuertemente castigados.

El gobierno cubano dijo que está dispuesto a entregarlos a Estados Unidos siempre y cuando nos devuelvan a los cinco héroes cubanos que injustamente fueron prisioneros por descubrir los planes de terrorismo de Estado contra el pueblo cubano que históricamente se organiza allí.

Estos mercenarios colaboran para ello. No es por libertad de expresión.

Estas personas fueron condenadas por actos contra la independencia del Estado. Pero...

Por servirle a una potencia extranjera que desea dominar a Cuba y recibir un salario para ello. Eso fue demostrado con amplias evidencias.

Volviendo al tema que la trajo a Londres, el desfile por el orgullo gay. Compartió escenario con representantes homosexuales conservadores, liberales, sindicalistas. Unos fueron aplaudidos, otros abucheados... ¿no desea esta diversidad para Cuba?

¿Compararlo así de esa manera? No lo entiendo. A mi me encanta que exista esa diversidad en todos los sentidos; diversidad de opiniones, de ideas, de propuestas, iniciativas, experimentar... me encanta experimentar.

Yo creo que la creatividad de un pueblo es fundamental. A mi eso también me gusta para Cuba. Que crezca, que se pueda expresar y desarrollar.

Al terminar su discurso le lanzaron una botella de cerveza al escenario, ¿algo así le ha pasado en alguna marcha o evento que haya realizado en Cuba?

El público cubano es muy civilizado y amable. Lo único que puede hacer el público si no les gusta alguien es no aplaudir.

¿Ayudaría a Cuba y a su causa una mayor apertura internacional?

Cuba necesita una mayor apertura internacional. Cuba es víctima de campañas de difamación permanente que les dificultan sus vínculos internacionales y necesitamos de la solidaridad del mundo para que todo eso cambie.

Pero ahora el presidente estadounidense Barack Obama ha empezado a introducir cambios respecto a Cuba. Anunció que permitirá a los cubanos estadounidenses viajar a la isla y enviar dinero...

No ha empezado. Todos estamos esperando a que empiece.

El presidente cubano, Raúl Castro, ha abierto un espacio de discusión o de reflexión en el país. ¿Qué han hablado sobre la democracia?

La democracia todavía es un invento que se está tratando de experimentar en todas partes de acuerdo a los intereses de la clase dominante.

Pienso que todavía democracia es una palabra abstracta que todos tenemos que luchar por hacerla realidad.

Pero en este intento de hacer realidad la democracia, ¿qué tipo de democracia necesita Cuba?

Creo que Cuba necesita una democracia socialista participativa.

¿Y pluripartidista?

Yo no creo en el pluripartidismo. Creo en la diversidad de opiniones, en la participación donde todos aportemos elementos.

El pluripartidismo es una falsedad para hacerte creer que tienes democracia. Hasta ahora el pluripartidismo no ha garantizado democracia.

En Estados Unidos hay dos partidos de derechas, Republicanos y Demócratas, pero no responden a las clases más desposeídas.

Europa ahora empieza a copiar el modelo estadounidense. Al final el pluripartidismo no ha garantizado democracia. Así que tenemos que seguir formulando nuevas ideas en búsqueda de democracia.

BBC navigation

BBC © 2014 El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.

Para ver esta página tal cual fue diseñada, debe utilizar un navegador de internet actualizado, que tenga habilitado el uso de hojas de estilo en cascada (CSS, por Cascading Stylesheets en inglés). Aunque en el navegador que está utilizando podrá ver el contenido de la página, no será presentado de la mejor forma posible. Por favor, evalúe la posibilidad de actualizar su navegador y/o habilitar el uso de CSS.