Reclaman un cambio de rumbo en Perú

Protestas en Perú.
Image caption El gobierno ordenó el despliegue de policías y soldados en diferentes puntos del país.

Las calles de las principales ciudades peruanas volvieron a ser escenario de diversas protestas en reclamo de un cambio de rumbo en la política económica del presidente, Alan García.

Al menos 127 personas fueron detenidas por bloquear calles de la capital y carreteras en diferentes puntos del país, informaron fuentes policiales.

El gobierno, en tanto, montó un operativo de seguridad que incluyó el despliegue de 32.000 policías y 6.000 efectivos militares, según informó el Ministerio del Interior.

La protesta de este miércoles, que tuvo carácter nacional, paralizó parte del transporte y se inscribe en una seguidilla de manifestaciones convocadas para esta semana por diferentes organizaciones sociales y obreras contra el gobierno de García.

Como corolario del día, el primer ministro del país, Yehude Simon, presentó su renuncia "irrevocable" al presidente, indicando que asume el "costo político" de los enfrentamientos registrados en la Amazonía hace un mes.

Simon había anunciado a mediados de junio que renunciaría una vez se hubiera estabilizado la situación con los indígenas de la Amazonía.

Las razones

En la lista de reclamos que esgrimen los huelguistas se incluye el regreso al país del líder indígena Alberto Pizango, quien se asiló en Nicaragua después de que la justicia ordenada su captura responsabilizándolo por los choques ocurridos a principios de junio en la Amazonía, donde murieron al menos 34 personas.

La derogación de todo el andamiaje jurídico relacionado con el manejo de los recursos naturales, que fue promulgado como parte del proceso de implementación del Tratado de Libre Comercio con Estados Unidos, es otra de las razones que motorizan las protestas.

A eso se le suma el rechazo de un sector de los transportistas a un nuevo esquema que endurece las sanciones para los infractores a las normas de tránsito.

Parte de la actividad escolar también estuvo paralizada por la huelga convocada por el Sindicato Único de Trabajadores de la Educación (SUTEP).

En medio de la crisis política, Simon, jefe del gabinete ministerial, presentó su renuncia al Palacio de Gobierno, agradeciendo de todas formas la oportunidad de haber "servido al país durante los últimos nueve meses".

Simon alabó la gestión de García pero se hizo cargo de "los suceso de Bagua", que calificó de "desgracia".

Evaluaciones dispares

El nivel de adhesión de la huelga generó evaluaciones diametralmente opuestas. Mientras la Confederación General de Trabajadores del (CGTP) considera que la protesta fue un "éxito", en ámbitos cercanos al gobierno sostienen que las movilizaciones "no han tenido impacto".

Los medios peruanos, en tanto, informaron sobre un acatamiento parcial en Lima y un mayor peso en el interior del país, en especial en la zona del Cuzco.

Image caption Un sector de los transportistas paró en rechazo al esquema de sanciones por infringir las normas de tránsito.

Para la congresista Olga Cribilleros, de la gobernante Alianza Popular Revolucionaria Americana (APRA), “estas movilziaciones convocadas por la CGTP y otras organizaciones no han tenido un apoyo masivo”.

En diálogo con BBC Mundo resaltó “la responsabilidad que de la clase trabajadora y de los empresarios que están apostando a este país que está creciendo”.

Cribilleros dijo que la jornada laboral se “desarrolló con normalidad” e insistió en que detrás de las protestas “hay intereses foráneos” en alusión a países como Venezuela y Bolivia.

Desde el opositor Partido Naciolista, el congresista Fredy Otárola aseguró que “el pueblo peruano le está exigiendo al presidente que cumpla con sus promesas de campaña y adicionalmente es un rechazo rotundo al régimen neoliberal”.

A juicio de Otárola, “el pueblo quiere un gobierno más humano, que los integre, que no les dé la espalda”. Según el congresista opositor, la gente reclama que el crecimiento se vea reflejado en mejores condiciones de vida de la población.

Este martes, el propio presidente anunció que el fin de semana se producirán cambios en su gabinete a partir de la renuncia del presidente del Consejo de Ministros, Yehude Simón.

Lea: Perú: García anuncia nuevo gobierno

"Tenían que irse porque tienen las manos manchadas con sangre por la muerte de policías e indígenas", opinó Otárola, haciendo alusión a los incidentes ocurridos los días 5 y 6 de junio en Bagua.

"Esperemos que sea un cambio en el rumbo de gobierno y no sólo un cambio de nombres", sostuvo el legislador. En similar sentido se pronunció el titular de la CGTP, Mario Huamán.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.