Diálogo acaba sin acuerdo

El presidente de Costa Rica, Óscar Arias habla con la delegación de Manuel Zelaya
Image caption "Dejen que los centroamericanos revuelvan sus problemas", dijo el presidente de Costa Rica, Óscar Arias.

Los dos días de conversaciones sobre la crisis política en Honduras terminaron sin acuerdo. Los mediadores costarricenses dijeron que las negociaciones se retomarán la semana próxima. El presidente de Venezuela, Hugo Chávez, dijo que ese diálogo "está muerto", a la vez que lo calificó de "indigno".

Las delegaciones del gobierno interino de Roberto Micheletti y del depuesto presidente, Manuel Zelaya, abandonaron la mesa de negociaciones sin haber llegado a acuerdo alguno y, aparentemente, sin haberse movido un ápice de sus respectivos puntos de partida.

"Las posiciones siguen siendo lejanas. Manuel Zelaya, que fue depuesto en un golpe el mes pasado continúa describiendo a su sucesor, Roberto Micheletti, como un criminal. Y el gobierno interino asegura que Zelaya será detenido si intenta regresar al país", informó desde Miami el reportero de la BBC Charles Scanlon.

"Lógicamente, cuando das un golpe al sistema como hicieron ellos, pierdes la posibilidad de tener una buena imagen, de que se te respete, y tienes que imponerlo todo por la fuerza", aseguró el presidente depuesto, Manuel Zelaya, a su llegada a la República Dominicana, donde sigue buscando apoyos.

Zelaya agregó que el gobierno interino que lo "expulsó" del poder debe enfrentarse a sanciones legales.

A pesar de las profundas diferencias entre las partes, el presidente de Costa Rica, Óscar Arias, que está ejerciendo como mediador, aseguró que las conversaciones se reanudarán la semana próxima.

"Grave error"

Image caption Chávez sostuvo que EE.UU. "no tiene más alternativa" que demostrar la condena al golpe "con hechos".

Sin embargo, a medida que avanzan las negociaciones, el frente común que existe en la región sobre la vuelta de Zelaya al poder podría estar empezando a debilitarse.

Este viernes, el presidente de Venezuela, Hugo Chávez, calificó las conversaciones entre el depuesto mandatario de Honduras, Manuel Zelaya, y el presidente interino designado por el Congreso, Roberto Micheletti, como un "grave error" de la secretaria de Estado de Estados Unidos, Hillary Clinton.

"Un diálogo con los golpistas hondureños no es posible, es más bien indigno", afirmó Chávez en una rueda de prensa realizada en el Palacio de Miraflores.

"Esto constituiría una trampa para la democracia, un peligro y un grave error no sólo para Honduras, sino para todo el continente americano", agregó el mandatario, que también aprovechó su alocuión para cuestionar la cobertura que hicieron de la crisis hondureña diversos medios internacionales, entre ellos BBC Mundo.

El papel de EE.UU.

Pero el objetivo principal de las críticas del mandatario venezolano fue la reacción de EE.UU. ante el golpe, a la que tildó de "tímida".

"El gobierno de EE.UU. no tiene otra alternativa que demostrar con hechos la condena al golpe. ¿Por qué no toma otras acciones, por qué no retira al embajador de Honduras, por qué no se cumple con las sanciones, con sanciones económicas, con sanciones políticas?", se preguntó el mandatario venezolano.

El periodista de la BBC, Charles Scanlon, se cuestionó cuál será a partir de ahora el papel de los Estados Unidos: "Dependen muchas cosas del siguiente movimiento de Washington. Ya cortó algunas ayudas a Honduras, pero no utilizó toda la presión económica y diplomática para retirar a los líderes del golpe".

"Para algunos analistas, los intentos de diálogo podrían jugar a favor de los opositores de Zelaya al darles tiempo para consolidar sus posiciones", agregó el reportero.

Reacciones

Desde el gobierno interino de Honduras, Roberto Micheletti descalificó con sarcasmo los comentarios del presidente de Venezuela.

"Aceptemos lo que dice Chávez. Porque dijo que iba a invadirnos y no lo hizo (...), dijo que iba a devolver a Manuel Zelaya y no lo hizo. Chávez está perdiendo su credibilidad ante el mundo", apuntó Micheletti.

Por otro lado, desde Washington, el portavoz de Departamento de Estado, Philip Crowley, calificó de "prematuras" las afirmaciones de Chávez acerca del diálogo entre las partes en Honduras, según reseñó la agencia de noticias EFE.

"Obviamente esta afirmación es prematura. Hay una negociación en marcha y ésa es, como ha dicho la secretaria de Estado Hillary Clinton, la mejor vía para tratar de resolver esto pacíficamente y ayudar a Honduras a volver al orden emocrático constitucional", dijo Crowley.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.