Bolivia y Uruguay: agua por gas

Visita Evo Morales a Uruguay
Image caption La visita del presidente Evo Morales a Uruguay podría terminar con una salida de Bolivia al mar.

Enmarcadas por declaraciones de buena voluntad, actos formales y pocas medidas concretas, las visitas protocolares que realizan los presidentes latinoamericanos a otros países de la región no suelen suscitar mucha atención mediática.

Pero no fue este el caso: el viaje del mandatario Evo Morales a Uruguay, este lunes -el primero de un mandatario boliviano a ese país desde 1992-, acaparó un interés inusual.

Y es que, a pesar de que se trató de una visita de apenas ocho horas, la agenda del encuentro entre Morales y su par uruguayo, Tabaré Vázquez, incluyó una propuesta que, de concretarse, podría ser histórica.

Los mandatarios avanzaron en un plan para que Bolivia tenga una salida al océano Atlántico a través de puertos uruguayos, a cambio del suministro de gas boliviano en condiciones preferenciales a la nación oriental.

De acuerdo con el comunicado conjunto, difundido tras el encuentro, la propuesta contempla "el interés de Bolivia" en la utilización del sistema portuario a través de Nueva Palmira (sobre el río Uruguay) y Montevideo, "para movilizar la carga de su comercio exterior".

Menciona, además, el establecimiento de un régimen de Puerto Libre, en el que se considere a los puertos uruguayos "como centros de distribución... donde las mercancías bolivianas en tránsito gocen de almacenaje liberado".

En contrapartida, los mandatarios afirmaron que los grupos técnicos de ambos países estudiarán las alternativas de venta de gas natural de la región andina a Uruguay.

Acuerdo urgente

Como una señal de avance en una materia que lleva décadas sobre la mesa de debate, Vázquez y Morales pidieron a sus cancilleres suscribir "a la brevedad" un acuerdo bilateral sobre estos puntos.

El mandatario uruguayo expresó que el ofrecimiento a Bolivia es "una actitud solidaria" hacia "un pueblo y un gobierno hermanos".

"Lo conversamos con Evo en varias oportunidades y queremos avanzar en esa dirección", afirmó Vázquez, en declaraciones radiales antes de la llegada de Morales a Montevideo.

El presidente uruguayo señaló que su gobierno había hecho una oferta similar al vecino Paraguay, en una actitud de "solidaridad elemental" para con los países mediterráneos, que están en situación desventajosa para el comercio internacional.

Por su parte, el canciller boliviano, David Choquehuanca, celebró la propuesta, a la que consideró más beneficiosa que la que hoy tiene su país con Chile, circunscrita al puerto de Arica.

"(Uruguay) se comprometió a abrir todos los puertos para las mercancías bolivianas, esto significa que los exportadores bolivianos podrían llegar a más de un determinado país, lo que no permite Chile", destacó el ministro, desde La Paz.

Ventajas

Image caption Éste fue el primer viaje de un mandatario boliviano a Uruguay desde 1992.

El puerto de Nueva Palmira, donde Bolivia podría ganar su acceso al Atlántico, está situado en el punto de encuentro del río Uruguay con el Río de la Plata. Es uno de los más activos centros fluviales de la zona, y sus instalaciones están actualmente en expansión.

El economista Marcel Vaillant, de la Universidad de la República (Uruguay), dijo a BBC Mundo que el acuerdo podría resultar altamente beneficioso para ambas naciones.

Bolivia tiene en la actualidad un convenio con Chile, que le permite usar los puertos del norte de ese país para tener acceso al océano Pacífico.

Sin embargo la relación entre los vecinos es conflictiva, por lo que a La Paz le convendría tener más de una alternativa para salir al mar.

En tanto, Uruguay depende en la actualidad de su vecina Argentina para el suministro de su gas, y en los últimos años su abastecimiento se ha visto interrumpido por los problemas energéticos en ese país.

Un pacto con Bolivia podría poner fin a esa dependencia y diversificar la matriz energética de Montevideo.

Asimismo, según Vaillant, un acuerdo entre Bolivia y Uruguay también permitiría a dos de las economías más pequeñas de América del Sur rectificar las asimetrías en la región.

Perjudicados

Pero, al mismo tiempo, el acuerdo entre ambas naciones también tendría consecuencias económicas para los países más grandes.

"Hoy Bolivia sólo puede vender gas a Argentina o Brasil, porque no tiene acceso al resto del mundo. Por eso no tiene mucha capacidad para negociar el precio", afirmó el experto.

"La posibilidad de tener salida al Atlántico le daría a Bolivia acceso a la demanda internacional de gas, lo que va a llevar a que el precio que paga a Brasil y Argentina arbitre con el precio internacional", señaló Vaillant a BBC Mundo.

Sin embargo, más allá de las palabras, restará ver cómo se financiarán los planes y cómo se enviará el gas comercializado.

"Estos planes de interconectividad energética en América del Sur tienen décadas, pero nunca se cumplieron", alertó Vaillant.

Los analistas aseguraron, así, que habrá que aguardar para ver si, tras la declaración de voluntad de los mandatarios, comienza a trabajarse en un ambicioso plan de largo plazo que dará finalmente agua a Bolivia, y gas a Uruguay.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.