OEA/Venezuela: oposición toca la puerta

Antonio Ledezma en foto de archivo
Image caption Ledezma pidió a la OEA que estudie el caso de la alcaldía metropolitana.

Un grupo de gobernadores opositores, encabezados por el alcalde metropolitano de Caracas, Antonio Ledezma, se reunirá la próxima semana con el secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), José Miguel Insulza, para pedirle que le dé a Venezuela la misma atención que le dio a Honduras, por lo que ellos llaman amenazas a la democracia en este país.

Insulza accedió a recibir a los representantes opositores después de que Ledezma se declarara en huelga de hambre en la sede de la OEA en Caracas hace dos semanas, para exigir, entre otras cosas, que una comisión del organismo se trasladara a la capital venezolana para atender sus denuncias.

“No vamos a llevarle dulcitos a la OEA. Vamos a reclamarle su absoluta indiferencia ante lo que está pasando. Vamos a decirles: señores, despierten. Allá ellos si nos oyen”, declaró el gobernador del estado Táchira, en la frontera con Colombia, César Pérez Vivas.

El encuentro entre los líderes regionales e Insulza fue fijado para el próximo martes en Washington y ya ha sido criticado por portavoces oficiales. “Estos personajes fueron participantes y fervientes defensores del frustrado golpe de Estado el 11 de abril de 2002, entre otras acciones fascistas de su autoría”, señala un boletín de la agencia oficialista Prensa del Sur.

Las demandas

Respeto a la democracia, a la Constitución y a los medios de comunicación son los tres puntos que los gobernadores y el alcalde acordaron discutir con Insulza, en una reunión preparatoria que tuvo lugar este miércoles en la ciudad de Maracaibo, en el occidente del país.

Para argumentar que la democracia está amenazada y que la Constitución no tiene ningún valor, los gobernadores pondrán sobre la mesa el expediente de la alcaldía metropolitana.

El titular de ese despacho y quienes lo apoyan sostienen que el gobierno central desconoció la voluntad popular al transferirle casi todas sus atribuciones, infraestructura y presupuesto a una nueva autoridad, el “jefe del gobierno capitalino”, creada este año por la Asamblea Nacional y designada directamente por el presidente de la República.

La bancada oficialista alega que sólo puso orden en la capital como le ordenaba la Carta Magna, ya que la estructura de gobierno de la capital tenía un carácter transitorio.

También se refirieron los gobernadores opositores a la transferencia de puestos, aeropuertos, carreteras y otros servicios – que hasta el año pasado administraban ellos – al gobierno central como violatorias del principio constitucional de descentralización.

En cuanto a los medios, hablaron del posible cierre de más de 200 emisoras de radio, además de otras medidas y reformas legales anunciadas recientemente por el gobierno nacional para acabar con lo que éste llama el “latifundio mediático”.

Qué esperan de la OEA

Image caption La decisión de la OEA de recibir a los líderes opositores se produce tras una huelga de hambre.

El grupo opositor no espera obtener gran cosa de la OEA, según admitieron sus miembros este miércoles.

“Somos consciente de la inoperancia de la OEA para atender los conflictos internos. La OEA ha demostrado que llega tarde y que ha resultado ineficiente para atender esta crisis. Esto tiene que servir de campanazo (…) en su propio corazón”, explicó el gobernador Pérez Vivas.

“No es para que vengan aquí a resolvernos los problemas a nosotros, pero sí que vean que se está vulnerando la Constitución”, dijo, por su parte, el gobernador de Zulia, Pablo Pérez.

De acuerdo con el politólogo de tendencia crítica, José Vicente Carrasquero, lo que sí podrían lograr con la visita a Washington es poner el tema en la agenda internacional.

“Es evidente que va a rebotar en los medios de comunicación y va a llamar la atención de élites a nivel mundial. En 2003 y 2004 (después de las crisis generadas por el golpe de abril de 2002 y el paro petrolero de 2002-2003) tuvimos que tener una mesa de diálogo con participación de la OEA y la mayoría de los líderes de opinión pensaron que el problema estaba resuelto. Volver ahora con el tema pone de manifiesto que en Venezuela la situación se está caldeando otra vez”, le dijo Carrasquero a BBC Mundo.

Desde la perspectiva oficialista, el analista político Alberto Aranguibel le dijo a BBC Mundo que la “OEA está siendo sometida a un chantaje político, a partir de la presión indebida del alcalde y su huelga de hambre, que fue un teatro para impactar la opinión pública”.

En su opinión, “no hay ningún impedimento legal” para que Insulza los reciba, pero sí podría ocasionar inconvenientes desde el punto de vista diplomático, por abrirle las puertas a “gestores de desestabilización”.

“Insulza está haciendo algo que es de un altísimo costo político porque está violentando las fraternas relaciones que tiene con el Estado venezolano, encabezado por el gobierno bolivariano, y los gobiernos que lo acompañan en las ideas de avance e igualdad que promueve”, añadió.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.