Última actualización: viernes, 17 de julio de 2009 - 04:44 GMT

¿Empieza una nueva era en Argentina?

Cristina Fernández de Kirchner.

El oficialismo y la oposición empezaron a consensuar su agenda de trabajo.

Algo cambió en Argentina esta semana. Las portadas de los diarios, que normalmente informan sobre los enfrentamientos verbales y las acusaciones entre el gobierno y la oposición, hablan este jueves de "diálogo" y "acuerdo".

En los últimos días se han sucedido una serie de encuentros, tanto en la Casa Rosada como en el Congreso, en los que representantes de diversos partidos políticos se han reunido con el oficialismo para consensuar una agenda de trabajo.

Las reuniones se llevaron a cabo luego de que el gobierno convocara a los diversos sectores a dialogar sobre su propuesta de una reforma política.

El proyecto gubernamental prevé la implementación de elecciones internas abiertas, simultáneas y obligatorias para los partidos políticos, además de cambios en el esquema de financiamiento de las campañas.

La invitación, con agenda acotada, causó diversas reacciones en la oposición, generando el rechazo de algunos líderes que rehusaron limitar el debate a este tema.

Mujeres haciendo fila para votar.

Es el primer gesto público que reconoce la derrota del oficialismo durante los comicios legislativos.

Sin embargo, los analistas coincidieron en destacar esta nueva actitud más abierta del gobierno de Cristina Fernández de Kirchner, muy alejada de la intransigencia que, según algunos expertos, dominó su gestión y la anterior de su marido, Néstor Kirchner (2003-2007).

Se trata del primer gesto público que reconoce la derrota sufrida por el oficialismo durante los comicios legislativos del pasado 28 de junio.

¿Un cambio verdadero?

La vuelta de página que ha dado el gobierno ha descolocado a muchos observadores políticos, que difieren sobre lo que puedan significar los nuevos gestos conciliadores de la presidenta.

"Son contradictorios con el anuncio de cambio de gabinete de la semana pasada", le dijo a BBC Mundo Marcos Novaro, director del Centro de Investigaciones Políticas (CIPOL).

Creo que en cualquier país normal un gobierno que pierde una elección y aún tiene dos años de gobierno reacciona frente a eso reconociendo que la sociedad, a través del resultado electoral, indicó cierta voluntad de cambio de rumbo y de mayor diálogo con la oposición

Fernando Straface, CIPPEC

Hace 10 días la mandataria incorporó a tres de sus aliados más cercanos en puestos claves de su gobierno, una señal que fue interpretada como un atrincheramiento oficialista.

Para el experto de CIPOL, los indicios de acercamiento pueden formar parte de una estrategia de la mandataria y su marido, para buscar posicionarse nuevamente como una alternativa progresista a los dos principales sectores de poder que surgieron tras los comicios legislativos: el peronismo de centro-derecha y el nuevo y resurgido radicalismo.

Por su parte, Fernando Straface, director de Política y Gestión de Gobierno del Centro de Implementación de Políticas Públicas para la Equidad y el Crecimiento (CIPPEC), no cree que se trate de una estrategia de un gobierno debilitado, ni tampoco del nacimiento de una nueva vocación dialoguista.

"Creo que en cualquier país normal un gobierno que pierde una elección y aún tiene dos años de gobierno reacciona frente a eso reconociendo que la sociedad, a través del resultado electoral, indicó cierta voluntad de cambio de rumbo y de mayor diálogo con la oposición", le dijo a BBC Mundo.

El gran ausente

EL EX MANDATARIO

Néstor Kirchner, ex presidente argentino.

Néstor Kirchner ha sido acusado de llevar la línea dura del gobierno a través de un activo rol detrás de escena que, según los observadores, le ha costado caro a su esposa, la presidenta.

Ambos analistas coincidieron en resaltar el perfil bajo que ha mantenido en las últimas semanas el ex presidente Néstor Kirchner, considerado el gran perdedor en los comicios legislativos, en los que fue vencido por el candidato opositor Francisco de Narváez.

Kirchner, que de todos modos obtuvo el cargo a diputado que disputaba al frente de la lista oficialista en la provincia de Buenos Aires, renunció como presidente del Partido Justicialista (peronismo) el día después de las elecciones.

El ex mandatario ha sido responsabilizado de llevar la línea dura del gobierno a través de un activo rol detrás de escena que, según los observadores, le ha costado caro a su esposa, la presidenta.

Muchos atribuyen al ex jefe de Estado el fracaso en las negociaciones que buscó mantener Fernández con los representantes del campo, durante el prolongado conflicto por el rechazo de los ruralistas al aumento en los aranceles a la exportación de granos, o "retenciones".

¿Fin de la crisis?

La política oficial respecto a las retenciones, que marcó la gestión de la presidenta, también sufriría un vuelco en las próximas semanas.

A fin de agosto vence el plazo de las facultades legislativas otorgadas por el Congreso al Poder Ejecutivo que permitieron al gobierno imponer tasas de hasta el 35% sobre la venta al exterior de cereales y oleaginosas.

ACUERDO CON EL CAMPO

Un nuevo proyecto, consensuado este jueves entre las entidades rurales y legisladores de la oposición, propone eliminar los aranceles a todos los granos menos la soja, que se reduciría al 20 o 25%.

Un nuevo proyecto, consensuado este jueves entre las entidades rurales y legisladores de la oposición, propone eliminar los aranceles a todos los granos menos la soja, que se reduciría al 20 o 25%.

El viernes se cumple un año desde que el vicepresidente Julio Cobos puso fin en el Congreso al proyecto oficialista de aumentar las retenciones, al votar sorpresivamente en contra de la propuesta de su propio gobierno.

Según los analistas, el episodio marcó un quiebre en las alianzas del gobierno, abriendo el camino al nuevo mapa político que hoy se sigue trazando.

BBC navigation

BBC © 2014 El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.

Para ver esta página tal cual fue diseñada, debe utilizar un navegador de internet actualizado, que tenga habilitado el uso de hojas de estilo en cascada (CSS, por Cascading Stylesheets en inglés). Aunque en el navegador que está utilizando podrá ver el contenido de la página, no será presentado de la mejor forma posible. Por favor, evalúe la posibilidad de actualizar su navegador y/o habilitar el uso de CSS.