Ortega también quiere reforma constitucional

Festejos en Managua
Image caption Los festejos se llevaron a cabo en la Plaza La Fe en el malecón de Managua.

Las celebraciones por el 30º aniversario de la revolución sandinista comenzaron temprano el domingo, pero la nota la dio por la tarde el presidente Daniel Ortega cuando anunció que planea reformar la constitución para poder gobernar otro período.

Miles de nicaragüenses recordaron el domingo en el centro de la capital, Managua, el levantamiento que forzó la caída del presidente Anastasio Somoza y condujo a una violenta contrarrevolución liderada por la oposición a los sandinistas, la contra, respaldada por los Estados Unidos.

Desde primera hora de la mañana la gente comenzó a llegar a la Plaza La Fe, en el malecón de Managua, informó la agencia de noticias France Press.

Las celebraciones estuvieron encabezadas por el mandatario, quien lideró en su momento la revolución y quien ha sido elegido dos veces ya como gobernante del país centroamericano. En su discurso, indicó que piensa convocar un referendo para modificar las previsiones legales vigentes.

Ortega gobernó por primera vez tras la revolución, y retornó al poder tras ganar las elecciones en noviembre de 2006.

Algunos de sus aliados políticos en la región han impulsado con éxito reformas similares a la que él propone en las constituciones de sus países respectivos. También gobernantes considerados de derecha, como Álvaro Uribe en Colombia, hicieron cambios en la constitución para permitir su reelección.

Ánimos divididos

Image caption La premio Nobel, Rigoberta Menchú fue una de las invitadas del presidente Ortega a los festejos.

El escenario montado en el centro de Managua con motivo de las celebraciones estaba cubierto de lado a lado por la bandera roja y negra de los sandinistas, que en su momento enarboló Ortega para derrocar a Somoza.

Los actos conmemorativos se llevaron a cabo en el mismo lugar donde, en 1979, decenas de miles de nicaragüenses se reunieron para recibir al grupo de guerrilleros que acababa de derrocar al presidente.

"En ese momento, los jóvenes revolucionarios disfrutaban de un apoyo casi universal. Pero una generación más tarde, las cosas cambiaron mucho. El antiguo grupo rebelde se convirtió en un partido político que pasó la mitad de los últimos 30 años en el poder y se enfrenta a acusaciones de corrupción", comentó desde Managua el corresponsal de la BBC, Stephen Gibbs.

Con el paso de los rebeldes a la vida política del país y a tres décadas de la revolución, el sandinismo encara el aniversario con una cierta división interna.

Según informó la agencia de noticias EFE, tres de los nueve "comandante históricos" del Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN), Víctor Tirado López, Henry Ruiz y Luis Carrión, no asistieron a los actos oficiales.

Otro ilustre ausente fue el ex jefe del ejército popular sandinista Humberto Ortega, hermano del mandatario, retirado de la actividad política.

"Los sandinistas celebramos la Revolución Popular y el 'orteguismo' celebra a Daniel Ortega. Esa es la diferencia", aseguró la ex guerrillera y ex ministra sandinista Dora María Téllez en declaraciones a la agencia de noticias EFE.

Algunos de estos disidentes celebraron el 30 aniversario con un acto en un hotel de Managua un día antes de los actos oficiales.

Pero ante miles de seguidores, Ortega los invitó a colaborar junto con la oposición para "tener una mejor constitución".

Respaldo

Varios de sus antiguos compañeros de armas lo acusan de haber traicionado los principios sandinistas, de haber pactado con sus antiguos enemigos, y entre otras cosas de haber abrazado la fe católica que lo llevó a decretar la prohibición total del aborto, señala Gibbs.

Entre los que sí asistieron a los actos de celebración figuran delegaciones de organizaciones sociales de izquierda de más de 20 países entre ellos Chile, México, Guatemala, El Salvador y Venezuela.

También estuvieron presentes la premio Nobel de la Paz, Rigoberta Menchú, la senadora colombiana, Piedad Córdoba y los representantes de los gobiernos de países miembros del ALBA, afines a Daniel Ortega, como el canciller venezolano Nicolás Maduro, y el vice presidente de Cuba, Esteban Lazo.

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.