La "aberración" de Venezuela

Carlos López Contreras, canciller del gobierno hondureño de facto.
Image caption López preside a los negociadores del gobierno de Roberto Micheletti.

El ministro de Relaciones Exteriores interino de Honduras, Carlos López Contreras, afirmó que "es una aberración" que Hugo Chávez se niegue a reconocer al gobierno de Roberto Micheletti y al mismo tiempo "mantenga la embajada" en el país centroamericano.

El canciller reiteró que hay un "cuestionamiento" al gobierno venezolano, especialmente por "el día que voló ese avión sobre Tegucigalpa, porque vino a generar un ambiente de agitación innecesario", dijo en referencia al día en que Manuel Zelaya, presidente depuesto, intentó aterrizar en el aeropuerto internacional de Toncontín.

El funcionario descartó que se vaya a producir un incidente con Venezuela, aunque advirtió que "sí hemos tenido conocimiento de que ha habido intentos de acercarse a las Fuerzas Armadas de Honduras, pero se mantienen muy firmes, muy leales, muy cohesionadas".

Contra la OEA

López también fustigó el papel del secretario de la Organización de Estados Americanos (OEA), José Miguel Insulza.

El canciller, que lidera la delegación que negocia en Costa Rica, ofreció una rueda de prensa poco antes de viajar hacia San José para reunirse con el presidente de ese país, Oscar Arias.

López criticó que Insulza, "un funcionario cuya función era venir (a Honduras) a hacer un levantamiento de información neutral, totalmente fáctico, para suministrarlo a la Asamblea (General)", propusiera la suspensión del país de esta organización.

La OEA suspendió a Honduras tras el golpe perpetrado por el ejército contra Manuel Zelaya que tuvo lugar el 28 de junio pasado.

Restitución inviable

El canciller hondureño viajó a Costa Rica con un documento que contiene la posición del gobierno de facto de cara al próximo encuentro con Arias.

López Contreras afirmó que el posible retorno de Zelaya para ocupar la presidencia de la República "está descartado" y reiteró que el gobierno no permitirá su restitución bajo ninguna condición.

La negativa al regreso de Zelaya, aseveró, "está fundamentada en la aplicación del derecho interno hondureño por virtud de la declaración emitida por la Corte Suprema de Justicia, donde reivindica su independencia como poder del Estado".

Marcha blanca

Image caption La Gran marcha de patriotismo y valor recorrió Tegucigalpa en contra el retorno de Zelaya.

Los principales accesos a la ciudad de Tegucigalpa fueron vigilados por el ejército a lo largo de la mañana de este día.

Este periodista constató que efectivos de las Fuerzas Armadas instalaron retenes en las afueras de la capital, donde algunos hombres fueron cacheados en la vía pública. En los autobuses, algunos soldados pidieron documentos de identidad a las mujeres.

En Tegucigalpa, en tanto, la Unión Cívica Democrática (UCD), que aglutina a los simpatizantes de Micheletti, realizó una marcha multitudinaria que recorrió las principales calles de la ciudad hasta concentrarse en el estadio de béisbol Lempira Reina.

La denominada "Gran marcha de patriotismo y valor" recorrió las calles de la ciudad en contra el retorno de Zelaya al país. En tanto, en Comayagüela, otro distrito de la ciudad, marcharon simpatizantes del gobernante depuesto. Estudiantes de educación media también se manifestaron frente al Congreso.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.