Honduras: incidentes en la frontera

Frontera Honduras-Nicaragua
Image caption Manuel Zelaya dijo que este fin de semana vuelve a Honduras, pese a advertencias de que sería arrestado por el gobierno golpista.

Partidarios del depuesto presidente Manuel Zelaya y efectivos del Ejército comenzaron a protagonizar violentos enfrentamientos en la localidad de El Paraíso, a 12 kilómetros de la frontera entre Honduras y Nicaragua.

Las fuerzas de seguridad lanzaron gases lacrimógenos y se produjeron disparos, informa la enviada especial de BBC Mundo, Cecilia Barría.

El mandatario depuesto llegó al puesto fronterizo de Las Manos, pero aún permanece en territorio nicaragüense.

El gobierno interino, encabezado por Roberto Micheletti, decretó el toque de queda desde el mediodía (hora hondureña) en los departamentos limítrofes con Nicaragua, mientras en el resto del país la medida entra en vigencia a la medianoche.

Están suspendidas las garantías individuales y la libre circulación de las personas en la zona fronteriza, señala nuestra corresponsal.

Mientras tanto, Zelaya intenta por segunda ocasión entrar a su país.

El despuesto presidente dejó Managua, la capital nicaragüense, con una columna de periodistas detrás de él y acompañado por el canciller de Venezuela, Nicolás Maduro.

Advertencia del Ejército

Las Fuerzas Armadas, en tanto, advirtieron que no garantizarán la seguridad del depuesto presidente en caso de que éste trasponga la frontera e ingrese a Honduras.

"No podemos responsabilizarnos por la seguridad de las personas que por fomentar la violencia generalizada en el país están sujetas a ser atacadas inclusive por sus propios partidarios con el exclusivo propósito de convertirlos en mártires", agregó el vocero del Ejército, teniente coronel Ramiro Archaga.

En medio queda un documento que parece muerto: el acuerdo de San José, la última propuesta del mediador Óscar Arias para "revertir el golpe de estado", cuyo punto fundamental es reinstalar en el poder a Zelaya.

Tal acuerdo no fue inmediatamente aceptado por el gobierno de facto de Roberto Micheletti y la delegación de Zelaya lo declaró un fracaso.

Opine: ¿es oportuno el regreso de Zelaya?

Confrontación y propaganda

¿Se agotó la vía diplomática?

"Nunca", señaló el especialista Victor Bulmer-Thomas, ex director del Instituto Chatham House del Reino Unido. "No hay otra vía más que la diplomática para resolver este problema. Ésta no se agota".

Image caption En camino a la frontera.

Según el experto en América Latina, "el esfuerzo de Óscar Arias sí ha terminado, pero el bastón queda en manos de Hillary Clinton, la secretaria de Estado de Estados Unidos".

La OEA dijo que considera otras vías diplomáticas si finalmente fracasan las gestiones costarricenses.

En su ruta hacia la frontera con Honduras, Zelaya salió de Managua acompañado del canciller venezolano. ¿Es esto un indicador de que el depuesto presidente se define por la línea radical y de confrontación?

"No hay forma de resolver esta crisis mediante la confrontación. Zelaya no tiene un ejército afuera de Honduras, y tampoco tiene el apoyo del ejército hondureño", comenta Bulmer-Thomas, en entrevista con BBC Mundo.

"No creo que los nicaragüenses ni los venezolanos estén dispuestos a utilizar la fuerza para resolver este problema".

¿Qué logra Zelaya con esta segunda intentona? La primera vez, el 5 de julio, su avión sobrevoló el aeropuerto de Tegucigalpa, pero no pudo aterrizar por los obstáculos colocados por el ejército hondureño.

"Esta aventura de Zelaya es más un esfuerzo de mantener el impacto de relaciones públicas con respecto a esta crisis. Esta parte es importante", dijo el experto Bulmer-Thomas.

"Hay varias razones: Manuel Zelaya busca mantener el perfil de esta crisis en el ámbito internacional y quiere también dar una señal a sus seguidores en Honduras de que el presidente tiene aún planes de regresar".

"La única salida"

El gobierno interino de Roberto Micheletti asegura que arrestará a Zelaya si entra a Honduras, e impuso un toque de queda de las 6:00 de la tarde a las 6:00 de la mañana en las áreas fronterizas.

Óscar Arias advirtió sobre el peligro de una guerra civil, aunque analistas desestiman este escenario dada la aparente debilidad del movimiento de resistencia hondureño.

Para Bulmer-Thomas, la única forma de resolver esta crisis es por medio de una presión más fuerte del aliado más importante de Honduras: Estados Unidos.

"Estados Unidos tiene todas las cartas en sus manos, especialmente el acceso preferencial de las exportaciones hondureñas al mercado estadounidense.

"Si eso se cancelara, la unidad ya frágil de las élites hondureñas contra Zelaya se va a romper".

¿Llegaría EE.UU. a las sanciones comerciales?

Muchos analistas dicen que tal posibilidad es remota, dados los intereses en la política interna estadounidense y los candados que impone el tratado de libre comercio.

Pero otros, como Bulmer-Thomas, señalan que al final del día, el gobierno de Obama no puede aceptar un golpe militar, dados sus compromisos con la democracia, especialmente en la región.

Por lo pronto, Honduras está en vilo y, de nueva cuenta, en el ojo de la atención mundial.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.