La campaña chilena afila los dientes

Sebastián Piñera
Image caption El candidato Sebastián Piñera fue acusado de tráfico de influencias durante el gobierno de Pinochet.

A menos de cinco meses de que se lleven a cabo los comicios para elegir al sucesor de Michelle Bachelet en Chile, el principal candidato de la oposición -quien lidera la intención de voto, según las encuestas- se encuentra inmerso en un escándalo relacionado a un confuso evento de su pasado.

Sebastián Piñera, uno de los empresarios más ricos de Chile, salió a defenderse ante acusaciones de que fue eximido de ir a prisión por fraude durante el gobierno de Augusto Pinochet, gracias a la intervención de la entonces ministra de Justicia.

La ex funcionaria, Mónica Madariaga, fue quien abrió la polémica la semana última al afirmar que si no fuera por su accionar, Piñera hubiera sido detenido en 1982 por su responsabilidad en la quiebra del Banco de Talca, del que era gerente general.

Madariaga realizó la sorpresiva declaración durante una entrevista para un canal de televisión local.

"Total y absoluta inocencia"

El ex juez de la Corte Suprema Luis Correa Bulo confirmó la intervención de la ex funcionaria, y señaló que Madariaga había actuado a instancias del gobierno militar, del cual formaba parte el hermano mayor de Piñera, José, que era ministro.

Tanto José como Sebastián Piñera negaron haberle solicitado ayuda a Madariaga.

“Lejos de eludir la acción de la Justicia, recurrí a los Tribunales Superiores”, señaló el abanderado de la Alianza, quien recordó que la Corte Suprema había aceptado un recurso de amparo en su favor, antes de declarar su “total y absoluta inocencia” en el caso.

Piñera acusó al candidato oficialista, el senador y ex presidente Eduardo Frei, de estar detrás de la repentina acusación en su contra.

Por su parte Frei pidió a su rival que dé explicaciones sobre su pasado y líderes de la Concertación (la coalición de gobierno) solicitaron al empresario que aclare el origen de su fortuna, estimada en más de US$1.200 millones.

¿Campaña sucia?

Image caption Según las encuestas, Piñera está por encima de los otros dos candidatos: Frei y Marco Enríquez-Ominami.

La controversia que envuelve al candidato de la derecha se produce en momentos en que las encuestas confirman su liderazgo en los próximos comicios presidenciales de diciembre.

El último sondeo del diario La Tercera, publicado el domingo, le dio a Piñera una intención de voto del 30%, 5 puntos porcentuales por delante de Frei (25%), y 9 puntos por encima del independiente Marco Enríquez-Ominami (21%).

En segunda vuelta, la diferencia de Piñera se acentúa más, con claras victorias sobre cualquiera de sus dos rivales.

En ese contexto, algunos analistas en Chile consideran que las acusaciones contra el empresario podrían formar parte de una campaña para desprestigiarlo.

Roberto Izikson, de la consultora Adimark, dijo a BBC Mundo que resulta llamativo que la controversia esté ocurriendo en momentos en que se recopilan opiniones para conformar la próxima encuesta electoral del Centro de Estudios Públicos de Chile (CEP).

“La encuesta CEP es una de las más reconocidas en Chile y condiciona la opinión pública, por lo cual esto podría ser parte de una estrategia para afectar el terreno de este sondeo”, opinó.

En cambio Manuel Antonio Garretón, de la Universidad de Chile, descartó que se trate de una maniobra política.

“No se ve por dónde esto puede haber sido montado por alguna de la candidaturas. Es simplemente un programa que estaba grabado y que salió en estos momentos”, afirmó el analista a este medio.

Entrevista

La entrevista en cuestión fue dada por Madariaga al programa Cámara Abierta, del canal 2 de San Antonio, conducido por un ex funcionario del gobierno de Ricardo Lagos, de la Concertación.

Según la senadora de la Unión Demócrata Independiente (UDI) Evelyn Matthei –aliada de Piñera-, la grabación de la entrevista ocurrió hace un mes, y se “aguantó” hasta su transmisión la semana última, por motivos políticos.

Más allá de las acusaciones de uno y otro bando, los analistas coinciden en descartar que esta controversia lleve a una reapertura de la investigación contra Piñera.

Según Izikson, es prematuro saber qué efecto podrá tener sobre la opinión pública la denuncia contra el candidato de derecha.

Pero en su opinión, la polémica marca el camino que se recorrerá hasta los comicios del 13 de diciembre.

“El caso muestra el giro que ha dado la campaña presidencial y el tono más destructivo que tendrá de ahora en más”, afirmó.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.