Ley de medios: ¿Venezuela como Birmania?

Contra los medios y a favor de Chávez
Image caption A favor de la decisión de Chávez de no renovar la licencia a RCTV.

En Venezuela los "delitos mediáticos" podrían ser penados con hasta cuatro años de prisión si se aprueba una ley.

La situación ya ha levantado voces críticas desde dentro y fuera del país. Pero, ¿cómo es la situación en otros lugares? ¿qué tan herida puede salir la libertad de expresión?

Vicente Brossel, portavoz de la organización Reporteros sin Fronteras (RSF) es contundente: "El intento está en contra de la tendencia general en el mundo que es despenalizar los delitos de prensa".

"La Organización de Naciones Unidas ha dicho claramente que una pena de cárcel para un delito, por ejemplo, de difamación es desproporcionado y va en contra de los recursos normales que un sistema jurídico puede usar", le dijo a BBC Mundo.

Sin embargo, según aclaró el portavoz, todavía hay "muchos" países que castigan con prisión algunos delitos mediáticos.

Por su parte, Agnes Callamard de Article 19 (Artículo 19), una organización que defiende la libertad de expresión, le indicó a BBC Mundo que "es una ley mala, pero lamentablemente criminalizar a periodistas o dueños de medios en los casos que plantea esta ley no es algo único en Venezuela, sucede en varios países".

"Estos países reprimen, no son un modelo, no se encuentran entre las democracias establecidas", agregó. La experta mencionó que esto es algo que sucede, por ejemplo, en la mayor parte de Medio Oriente.

El gobierno venezolano ha justificado la propuesta con el argumento de que hay que "regular la libertad de expresión" con el objetivo de asegurar la seguridad pública.

El oficialismo ha dicho que es necesaria para controlar a algunos medios que realizan coberturas informativas que generan "basura y confusión". También se menciona que desde algunos medios de comunicación se incita al odio.

"Cruzada contra los medios"

"La situación con respecto a libertad de expresión en Venezuela" se pone cada vez peor, es un riesgo muy grande para los medios, es una especie de cruzada", opinó Brossel.

"Todo está diseñado para que se reduzca la posibilidad de existencia para los medios privados", aseguró el portavoz de RSF al opinar que el gobierno y el parlamento "están modificando reglas y creando un sistema peligroso".

"Si esta ley se promulga, daría a Venezuela una normativa jurídica que, si se aplica, podría poner periodistas en la cárcel y aproximarse a un sistema de control de la información con puntos de contacto con los de países como Zimbabue, Cuba, Corea del Norte, Birmania y China".

Brossel citó el caso de un blogger en Birmania que fue condenado a 20 años de cárcel por difamar al Estado y por haber filmado una manifestación en contra del gobierno.

También mencionó a Uzbekistán y Bielorrusia, entre los países con regímenes más duros en la materia. En tanto, Callamard recordó la situación en Rusia, Egipto, Sudán y Azerbaiyán.

Para Brossel, con esta ley, Venezuela va tras los pasos de un sistema represivo en materia de medios que, en América Latina, "está encabezado por Cuba".

Interpretación

Callamard destaca que para saber qué puede llegar a pasar, en caso de aprobarse este proyecto, "la clave está en el texto exacto de la ley y cómo será interpretada por la justicia venezolana".

La directora de Artículo 19 hace hincapié en la generalidad de los conceptos empleados en el texto de la ley pues dice que son "peligrosos para la libertad de expresión". "Paz social es una definición muy amplia, no es legal, es política. Esto se usa para restringir y censurar".

En esta misma línea se expresa la Dra. Ana Azurmendi, profesora de Derecho de la Comunicación en la Universidad de Navarra, que le aseguró a BBC Mundo "que las conductas que la ley llama delitos no estén claramente descritas, equivale a arbitrariedad".

Para la abogada ya el título de la ley ("contra delitos mediáticos") "es la antítesis de lo que se estila juridicamente en los estados democráticos (...) transmite esa sensación de 'cacería' del mensajero".

Callamard asegura que si bien bajo el derecho internacional, la libertad de expresión puede ser restringida en casos en que esté en juego la seguridad nacional, las restricciones deben ser específicas y se deben evitar términos que pueden ser interpretados de manera amplia.

Además, explica que en varios países con la supuesta intención de defender el orden público se restringe la liberta de expresión y suele ser "una excusa común para la censura".

Recalcó que es "absurdo el hecho de que exista una ley sobre delitos mediáticos, pues no puede ser que el daño se haga solamente a través de la difusión a través de los medios".

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.