Venezuela: intervienen plantas de café

Planta de café Fama de América.
Image caption Inspectores del gobierno revisan sacos de café en una planta de Fama de América.

El gobierno de Venezuela asumió el control de las plantas procesadoras de café de las dos compañías más importantes del país, que distribuyen 80% del producto, a fin de garantizar su suministro ante amenazas de cierre operacional por presunta falta de materia prima.

La toma de Café Madrid y Fama de América, que según portavoces oficiales tiene carácter temporal pero podría derivar en expropiaciones, es otro episodio en el pulso entre el gobierno y la agroindustria que ya ocasionó la intervención de plantas de arroz y de pasta el primer trimestre de este año. Directivos de la industria habían anunciado que se verían en la obligación de detener la actividad en sus plantas a menos que se procediera, por primera vez en 150 años, a importar el grano. Los productores privados se quejan de que políticas oficiales que consideran erradas provocaron la escasez. El ministro de Agricultura, Elías Jaua, declaró que se trataba de un chantaje de empresas de carácter monopólico para presionar para lograr un alza en los precios de la tradicional taza de café, al tiempo que sacan el producto de contrabando hacia Colombia. En Venezuela, los precios de los alimentos básicos se encuentran regulados, tanto a nivel de materia prima como de producto final. Esto es causa de constantes fricciones entre las agroindustriales y el gobierno: los primeros dicen que las autoridades les están obligando a producir a pérdida, mientras el gobierno acusa a las compañías de querer maximizar sus ganancias a costa del bolsillo del consumidor.

Precios y contrabando

"La producción es suficiente", dijo el ministro Jaua, quien aseguró que los caficultores habían vendido la mayor parte de la cosecha a los grandes industriales. "De faltar el café es porque estamos frente a un contrabando de extracción que estamos investigando", añadió.

El viceministro de Alimentación, Félix Osorio, indicó que, como parte de la intervención, se exigirá a las industrias todas las facturas de compra para determinar dónde está el café venezolano. Entretanto, el ministro de Comercio, Eduardo Saman, dijo que, de comprobarse irregularidades, se recomendaría la expropiación de las plantas. Por ahora, añadió Félix Osorio, el gobierno utilizará la "reserva estratégica" de café que tiene almacenada, por lo que no sería necesario importar. "La crisis estaba anunciada desde enero, cuando habíamos advertido que la producción caía vertiginosamente", le dijo a BBC Mundo Hiram Gaviria, ex ministro de Agricultura (1993) y productor agropecuario .

Gaviria atribuyó esto a una estructura de precios desfasada que estimula -según él- el contrabando. "El precio del quintal (46 kilos) aquí es cuatro o cinco veces menor que en Colombia". Ello equivale a unos US$116 versus US$558.

"Traición a la patria"

De acuerdo con el viceministro de Economía Agrícola, Richard Canan, la extracción ilegal es una traición a la patria, porque el gobierno subsidia también los fertilizantes y otros insumos.

Image caption La toma de plantas podría derivar en expropiaciones, según portavoces del gobierno.

A esto Gaviria responde que los subsidios "no compensan los costos", y que sumado a problemas como "la inseguridad, las invasiones de tierras y el hostigamiento del gobierno" desestimulaban al productor. En opinión del ex ministro de Agricultura, la intervención de las plantas es una "medida policial" que no resolverá el problema y terminará por afectar a las 50.000 familias que viven del cultivo del café en Venezuela. Pero según el actual titular del despacho, permitirá garantizar el abastecimiento y los puestos de trabajo de quienes dependen del procesamiento del importante rubro agrícola, el principal rubro de exportación (junto al cacao) de este país antes de que se descubriera la existencia de petróleo.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.