La OEA intentará presionar a Micheletti

Roberto Micheletti, presidente del gobierno interino de Honduras.
Image caption Micheletti pretende que Enrique Iglesias visite Honduras para conocer los reclamos de su gobierno.

La Asamblea General de la Organización de Estados Americanos (OEA) decidirá el miércoles sobre el envío de una nueva misión a Honduras con el objetivo de convencer al gobierno interino de Roberto Micheletti para que acepte el retorno al poder del presidente depuesto, Manuel Zelaya.

El secretario general de la OEA, José Miguel Insulza, señaló que esta misión podría estar integrada por cancilleres latinoamericanos. Según explicó el presidente de Costa Rica, Oscar Arias, quien ha ejercido el papel de mediador en el conflicto hondureño, su objetivo sería superar las dificultades para que ambas partes acepten el plan que presentó el 22 de julio.

Ese plan de 11 puntos contempla el retorno de Zelaya a la presidencia y la conformación de un gobierno de unidad nacional. Zelaya debería renunciar también a cualquier intento de reformar la Constitución, entre otras medidas.

El tema fue tratado este lunes en casa de Arias entre el mandatario costarricense, Insulza, el secretario general de la Secretaría Iberoamericana, Enrique Iglesias, y la vicepresidenta primera del gobierno español, María Teresa Fernández de la Vega, quien se encuentra de visita en Costa Rica.

La presencia de Iglesias en esa cita se justificó por la propuesta del presidente interino, Roberto Micheletti, quien la semana pasada sugirió que el ex canciller uruguayo y ex presidente del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) encabezara una misión a Honduras. Micheletti pretende que Iglesias conozca de primera mano los puntos de vista de las diferentes instituciones del país que apoyaron el golpe del pasado 28 de junio. Iglesias fue muy prudente en sus declaraciones, cuando le preguntaron si encabezaría esa misión. "Veremos, en el futuro, si una misión así puede ser útil", afirmó. Insulza recordó que ésta sería una misión de la OEA y que Iglesias es secretario general de otra organización, dando a entender que el uruguayo no integraría el grupo que viaje a Tegucigalpa.

Acuerdo de San José

Image caption España reiteró su apoyo a Zelaya y advirtió de posibles sanciones de la UE.

Lo que esta reunión en San José dejó en claro es que Micheletti sigue tan aislado como lo estuvo desde que asumió el poder, hace ya más de un mes.

Arias recordó aquí que la comunidad internacional se ha mostrado firme en su exigencia del restablecimiento del orden constitucional en Honduras y en el retorno de Zelaya al gobierno. "Yo espero que deje las puertas abiertas para acercar posiciones", afirmó el mandatario costarricense, recordado que Zelaya ya dio su aprobación al Acuerdo de San José.

La vicepresidenta primera del gobierno español se sumó a esa posición, recordando que la Unión Europea (UE) suspendió las negociaciones de un acuerdo de cooperación con Honduras debido al golpe de Estado y se adoptaron otras medidas contra el régimen interino, como la posibilidad de negar la entrada a los países de la UE a funcionarios del gobierno de Micheletti.

"La comunidad internacional ha sido unánime en demandar el restablecimiento del orden constitucional en Honduras y España ha apoyado la mediación de Arias", agregó.

Por su parte, el gobierno interino envió la propuesta a consulta de los demás poderes del Estado, sin que se conozca todavía una decisión al respecto. En todo caso, hasta ahora la respuesta ha sido siempre un "no" tajante a cualquier posibilidad de que Zelaya asuma nuevamente la presidencia de Honduras. En todo caso, dijo Arias, "no hay plan B al Acuerdo de San José", que sigue siendo la única propuesta sobre la mesa para resolver la crisis política hondureña, transformada ya en un problema internacional.

"La presión internacional va a ir aumentando si el gobierno de facto no acepta el Acuerdo de San José, y esa presión va a permitir que el acuerdo salga adelante", pronosticó el mandatario costarricense.

Contenido relacionado

En otros sitios BBC

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.