"La paranoia es distinta a la realidad geoestratégica"

Michael Gold Biss
Image caption El profesor Gold Biss hace un análisis sobre la posible presencia militar estadounidense en Colombia.

Paranoia y oportunismo político se mezclan en el debate sobre el futuro uso de bases en Colombia por parte de militares estadounidenses, según dijo Michael Gold Biss, vicedecano del Centro de Estudios Hemisféricos de la Universidad Nacional de Defensa en Washington.

El profesor Gold Biss aseguró a BBC Mundo que el acuerdo ayudará a mejorar la intercepción de aviones que transporten drogas desde el Cono Sur hacia Estados Unidos, ahora que el Pentágono perderá la posibilidad de seguir usando la base de Manta, Ecuador.

Aunque advierte que no se sabe cuál será el despliegue de personal estadounidense en esas bases, Gold Biss considera que no hay razones para temer que se vaya a producir una escalada en la presencia militar de Washington en la zona.

El catedrático de origen colombiano rechaza que el nuevo acuerdo pueda verse como preparativo para una futura invasión a Venezuela, pero reconoce que presentarlo así es "políticamente conveniente" para el presidente venezolano, Hugo Chávez.

Sin embargo, en diálogo con BBC Mundo, el profesor Gold Biss afirmó que el "sentimiento de paranoia" que pueda tener el presidente Hugo Chávez "es distinto a la realidad geoestratégica", que no contempla el uso de la fuerza en el hemisferio.

Algunos expresan temor de que el uso de las bases colombianas por fuerzas estadounidenses pueda traer una escalada de la presencia estadounidense en la región.

Realmente no sabemos cuál a va a ser el nivel del despliegue operativo de los EE.UU. Los EE.UU. tienen una presencia en Honduras; van a perder la presencia en Ecuador. Pero eso no significa incrementar la presencia en Colombia, ni tampoco significa cambiar la misión de la guerra contra las drogas.

¿Pero los límites al despliegue de tropas y de contratistas que se establecieron para el Plan Colombia van a seguir vigentes en estos nuevos acuerdos?

No. El Plan Colombia y sus limitaciones es otro asunto. Estos son tratados que se tienen que negociar, que se tienen que aprobar y que tienen sus propios elementos regulatorios que especialmente determinan el número de personal, el número de aviones y la libertad que tengan de acción.

O sea que entonces podríamos ver un incremento sustancial de personal estadounidense en Colombia.

No necesariamente, si el personal que está apoyando el Plan Colombia, como está ocurriendo, sigue disminuyendo a medida que pasa el tiempo. Además, entiendo que este sería personal de servicio técnico que hace el servicio a los aviones que usarán las bases.

Estas bases van a suplir la ausencia de la base de Manta, pero si en Ecuador se trata de una sóla base ¿por qué usar siete en Colombia?

En parte por el tamaño de las bases colombianas, en parte porque hay un cubrimiento nacional distinto y en parte porque se permite el acceso.

Es favorable para EE.UU tener acceso a distintas bases y no solo a una porque eso le da más acceso a las distintas rutas directas que toman los aviones que son parte del narcotráfico.

Eso complementaría la presencia que ya tiene EE.UU. en las islas de Aruba, Bonaire y Curazao, y la cooperación que tiene con las islas caribeñas de Trinidad y Tobago y de Jamaica dentro del plan regional de lucha antinarcotráfico.

Pero esas bases en Colombia no se están usando en estos momentos para ese fin. ¿Qué deficiencia tiene la vigilancia antinarcóticos en la zona que amerita la inclusión de estas nuevas bases operativas?

Es la frecuencia de los vuelos. Porque si se elimina la base de Manta no hay un lugar cercano donde se pueda hacer el mantenimiento y la preparación operativa de las aeronaves que transitan constante entre Ecuador, por el momento, y EE.UU. y que lo harán entre Colombia y EE.UU. de ida y vuelta.

¿No es un problema para los militares estadounidenses aumentar su presencia en un país con un conflicto interno como el colombiano? ¿No corren el riesgo de quedar en medio de ese fuego?

Desde el punto de vista de dónde está el conflicto en el momento y desde el punto de vista de seguridad de las bases, yo creo que es difícil. Hasta el momento las FARC (Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia) no tienen misiles contra aviones y no se imaginaría uno que los utilizarían, porque no ellos no quisieran precipitar una presencia mayor de los EE.UU.

Y en cuanto a la inconveniencia de desplegarse en un país con fronteras con Venezuela.

Uno se tendría que preguntar qué tan incoveniente es para los venezolanos invitar a los rusos. ¿Por qué no hablamos no sólo de quién invita a los americanos, sino también de quién invita la presencia rusa o iraní?.

En la prensa latinoamericana no se habla de la presencia rusa o iraní, siempre se habla de la presencia americana. No se habla de los aviones que aterrizan en Bolivia o Ecuador o Venezuela y que vienen de Cuba.

Así que estratégicamente, pensando desde el punto de vista del Pentagono, es una presencia que responde a la presencia de otras partes que no habían estado anteriormente en la región, pero eso es una especulación mía.

Porque lo que ha dicho el presidente Chávez es que esto es una primera fase para una eventual invasión a Venezuela.

EE.UU. no tiene ningún interés en invadir a Venezuela. En cambio el presidente Chávez sí tiene interés en crear un enemigo extranjero que lo ha estado utilizando desde que llegó al poder en la forma de los EE.UU.

Desde el punto de vista político práctico, esto es de conveniencia para Hugo Chávez. Ahora, que él psicológicamente tenga un sentimiento de paranoia y piense que los EE.UU. vaya a invadir, es distinto a la realidad geoestratégica que es que los EE.UU. no van a hacer el uso de la fuerza en este hemisferio.

Pero hay el precedente de Irak, un país petrolero como Venezuela

Pero también había un precedente allá que no había en Venezuela que era la suposición de la existencia de armas de destrucción masiva.

Son varios los factores que indican que las actividades en ciertas partes del mundo no necesariamente son análogas a otras. Además tenemos que tener en cuenta que las administraciones en EE.UU. han cambiado.

Entonces desde el punto de vista del uso de la fuerza los mensajes de la administración (de George W.) Bush y ahora la administración (de Barack) Obama es que el uso de la fuerza en el hemisferio no se contempla.

Lo que se contempla es mayor colaboración especialmente en el área de la lucha contra el narcotráfico.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.