Perú: "sin ayudas" a dos años del sismo

El alcalde de Pisco, Juan Mendoza (foto de archivo)
Image caption El sismo de 2007 causó la muerte de 519 personas y dejó a más de 300.000 sin hogar.

Cientos personas marcharon este sábado por las calles de Pisco, en el sur de Perú, reclamando fondos para reconstruir las miles de casas destruidas por el terremoto de hace dos años. La manifestación, que acabó bloqueando la ruta de acceso a la ciudad, fue reprimida con gas lacrimógeno por la policía.

Mientras, en el lote vacío donde antes se erguía la iglesia de San Clemente, otros centenares celebraron misa, en recuerdo de los feligreses que hace exactamente dos años perdieron la vida cuando el sismo derrumbó el templo.

Es que hay pena en Pisco, aunque lo que abunda es la desesperación y el enojo con el gobierno, explica el enviado de la BBC Dan Collyns.

Esta ciudad, junto a Ica y Chincha, fue una de las más afectadas por el terremoto de 7,9 grados en la escala Richter que el 15 de agosto de 2007 sacudió la región, causando la muerte a 519 personas y dejando a más de 300.000 sin hogar.

Diversas organizaciones participaron en la Marcha de la Dignidad para protestar por la lentitud en las obras de reconstrucción en una ciudad que quedó destruida en más de un 80%.

El alcalde de Pisco, Juan Mendoza, declaró a la cadena Radio Programas del Perú (RPP) que más de 10.000 familias viven todavía en casas provisionales, según informó la agencia de noticias EFE.

Muchas de estas viviendas, hechas de madera, fueron donadas por la comunidad internacional y ONGs.

"Estamos indignados y decepcionados, ¿dónde fueron a parar las donaciones y los ofrecimientos del gobierno?", le dijo a la agencia AFP Catalino García, un dirigente vecinal de Pisco.

Según Collyns, los chivos expiatorios del incumplimiento de promesas son la ineficiencia y la burocracia, y la corrupción de los funcionarios. Los alcaldes aseguran que no han recibido ni un peso del gobierno central.

Lenta reconstrucción

En 2007, pocos días después del terremoto, el gobierno peruano creó el Fondo de Reconstrucción del Sur (Forsur), una entidad que debía articular las labores de reconstrucción de las zonas afectadas por el sismo.

El gerente del Forsur, Luis Consiglieri, le dijo a la Cadena Peruana de Noticias (CPN) que el retraso en las obras de reconstrucción responde a las deficiencias en la elaboración de los proyectos, a cargo de las municipalidades.

Según cifras citadas por la prensa peruana, el Estado tendría más de US$300 para realizar las obras de reconstrucción, aunque sólo se han llevado a cabo un 23% de las mismas.

En la protesta de este sábado algunos manifestantes quemaron neumáticos y bloquearon durante varias horas la carretera Panamericana Sur, enfrentándose a la policía presente en la vía para evitar la paralización del tránsito.

Los manifestantes arrojaron piedras contra los efectivos, que respondieron reprimiendo con gas lacrimógeno.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.