Honduras, desafiante con las elecciones

Roberto Micheletti y José Miguel Insulza.
Image caption Micheletti recibió a Insulza y la misión de la OEA en la Casa Presidencial.

El gobierno de facto de Honduras insistió en que las elecciones previstas para noviembre se llevarán a cabo aun cuando sus resultados no sean reconocidos por la comunidad internacional.

Así les dijo el presidente interino Roberto Micheletti a los cancilleres de la misión de la Organización de Estados Americanos (OEA) que visitó Tegucigalpa, presidida por el secretario general del organismo, José Miguel Insulza.

De este modo, Micheletti volvió a dejar en claro que no aceptará el regreso de Manuel Zelaya, el mandatario depuesto por un golpe de Estado el 28 de junio.

Los comicios del 29 de noviembre se celebrarán "nos reconozcan los países del mundo o no nos reconozcan", dijo el presidente interino.

"No tenemos miedo al embargo de nadie. Podemos salir adelante sin el apoyo de ustedes", añadió en diálogo con los cancilleres, en alusión a la decisión de algunos gobiernos de romper relaciones con Honduras y cancelar acuerdos con el país.

La misión de la OEA concluyó el martes sin éxito su gira de dos días por Honduras, en la que se entrevistó con diversos actores sociales y políticos del país centroamericano incluyendo el presidente interino, Roberto Micheletti.

"Si bien la Comisión considera que se lograron avances durante su visita, debe reconocer que aún no existe la disposición para la aceptación plena del Acuerdo de San José por parte del señor (Micheletti) y sectores que le son afines", señaló el grupo de siete cancilleres en un comunicado escrito.

El acuerdo, elaborado en la capital costarricense por el presidente de ese país, Oscar Arias, incluía -entre otros puntos- el regreso a Honduras de Zelaya.

Suspensión de visas

El corresponsal de BBC Mundo en Washington, Carlos Chirinos, explicó que ahora que las vías diplomáticas parecen completamente cerradas se abre la posibilidad de nuevas sanciones contra Honduras.

Este martes, el Departamento de Estado de Estados Unidos anunció que suspenderá la concesión de casi todos sus visados a los hondureños, salvo en casos de emergencia.

Image caption El Departamento de Estado suspenderá las visas de no inmigrante a los hondureños.

Esta medida, que afectará a quienes planean viajes de turismo, negocios o de estudios, entre otros, entra en vigor el 26 de agosto y se acordó "en apoyo a la misión de la OEA y como consecuencia de la negativa del régimen de facto a firmar el acuerdo de San José", anunció el vocero del Departamento, Ian Kelly.

Durante una conversación con Carlos Chirinos, el embajador de Honduras en Washington, Eduardo Reina, consideró que estas medidas eran "dolorosas" pero "correctas".

"El gobierno (de Manuel Zelaya) considera que es una decisión en la línea correcta para ejercer presión sobre un gobierno golpista que no ha querido ceder. El presidente Zelaya ha aceptado todos los términos que ha propuesto el presidente Oscar Arias, mientras los golpistas han usado estratagemas para impedir una solución".

Complicaciones

Aunque Reina aseguró a BBC Mundo que las medidas habían sido solicitadas por el depuesto presidente Zelaya, lamentó que puedan causar complicaciones al casi un millón de hondureños que viven en EE.UU. y, sobre todo, a sus familiares en Honduras, aunque aclaró que las visas de emergencia y de inmigrante seguirán emitiéndose.

"El pueblo es el que sufre la intransigencia de un gobierno golpista. Nuestra solicitud habia sido suspender visas diplomáticas a funcionarios golpistas y visas de negocios a empresarios que los están apoyando", dijo el embajador Reina, aunque reconoció el derecho soberano de Washington de aplicar la medida como crea conveniente.

"Creo que ayudará a resolver la situación en la medida que las elites de poder sientan presión, no solamente del pueblo que está en las calles. Porque ¿quiénes utilizan las visas? Muchas de las visas se dan a las personas que pertenecen a las capas más pudientes de la sociedad".

Reina fue nombrado en julio por el presidente Zelaya en sustitución de Roberto Flores, quien había expresado su apoyo al gobierno interino. Aunque todavía no ha obtenido el beneplácito, ejerce como jefe de la delegación hondureña en Washington.

Pese a que aún espera su ratificación, Reina aseguró a nuestro corresponsal que mantiene un "contacto fluido" y una "comunicación directa con el gobierno estadounidense".

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.