Chile rechaza "intromisión" de Perú

La intención del gobierno peruano de tratar en la próxima cumbre de la Unión de Naciones del Sur (Unasur) la existencia de un acuerdo entre Chile y Bolivia para que este país logre una salida al mar, fue rechazada en forma "categórica" por funcionarios del gobierno de Michelle Bachelet.

Image caption Chile dijo que desea tener una "relación inteligente" con Perú.

"Seguramente ahora que voy a Bariloche, habrá posibilidad de preguntar. América quiere saber qué y por qué se negocia. ¿Hay algo vergonzoso en negociar? Yo no creo. Es importante que sepamos de qué se trata, porque siempre hay antiguos intereses del Perú en juego", había manifestado el presidente peruano, Alan García.

García quiere que Chile dé a conocer todos los puntos que conforman la agenda de negociaciones entre Santiago y La Paz en la reunión que tendrá lugar el próximo viernes en la ciudad argentina.

El mandatario peruano planteó a un diario santiaguino que el apoyo "obsecuente" de Evo Morales a Chile, tras la demanda limítrofe peruana presentada ante La Haya, se explica porque Bolivia tiene un acuerdo "bajo la mesa" con la administración de Bachelet.

El primero en responder a estas declaraciones fue el embajador chileno en Lima, Favio Vío, quien dijo que su gobierno busca "tener una relación inteligente con Perú, es decir, avanzar en las cosas que podamos avanzar. Y en las cosas que tenemos diferencias, lo único que pedimos es respeto"

El ministro de Relaciones Exteriores, Mariano Fernández, fue más allá: "Rechazamos de manera categórica la intromisión de un tercer país en las relaciones bilaterales de Chile. Esto no es un tema para ningún organismo multilateral y menos para que haya una inquisición de parte de terceros países frente a Chile".

El planteamiento de García

En Lima afirman que un tratado de 1929 suscrito tras la guerra del Pacífico -en la que Bolivia perdió su acceso al mar y Perú cedió importantes territorios a Chile- establece que todo acuerdo sobre tierras que antes fueron peruanas (como Arica e Iquique) debe serles consultado.

Image caption García aseguró que Chile y Bolivia actúan "bajo la mesa".

"Cualquier solución soberana por (la ciudad fronteriza chilena de) Arica, tiene que ser de común acuerdo entre Perú y Chile, y el Perú no ha sido consultado en ningún momento sobre este tema", señaló el canciller peruano, José García Belaunde.

Pero su par chileno enfatizó que las conversaciones entre Santiago y La Paz responden a "un trabajo bilateral constructivo y por lo tanto nadie tiene que entrometerse".

Fernández se refirió también a los planteamientos peruanos sobre los derechos de Lima a opinar y decidir sobre sus ex territorios.

"Hay un punto que es sumamente sorprendente: cuando el presidente García alude a antiguos intereses del Perú en esta materia, francamente no tiene nada que ver. Salvo que sea un tema de nostalgia, y yo diría que la nostalgia en política exterior es siempre una mala consejera", manifestó.

Las relaciones entre ambos países se han visto afectadas desde que el gobierno de Alan García oficializó una demanda contra Chile ante la Corte Internacional de La Haya, planteando que los límites no están claros y reclamando la soberanía de 35.000 kilómetros de área limítrofe marina.

Esta idea es tajantemente rechazada en Santiago.

Contenido relacionado