Presos políticos cubanos apoyan a Juanes

El concierto del cantautor colombiano Juanes recibió el apoyo de una veintena de presos políticos cubanos, según un comunicado de prensa enviado por Miriam Leiva, una de las fundadoras de las Damas de Blanco, grupo que nuclea a las madres y esposas de los internos.

Image caption Juanes denunció amenazas en su contra en Miami.

En la misiva los presos sostienen que este concierto “constituye una gran oportunidad para avanzar en la reconciliación entre todos los cubanos, y dejar atrás los odios que durante tantos años han envenenado nuestra patria”.

“Se impone intensificar los esfuerzos para (…) alcanzar soluciones pacíficas y restañar las enormes heridas causadas a Cuba por más de 50 años de totalitarismo”, dicen y agregan: “Tenemos que unirnos, dejando atrás los agravios del pasado e ideologías fracasadas".

“Declaramos que a pesar de las largas condenas, vejaciones y los sufrimientos infligidos injustamente a nosotros y nuestras familias, nuestros corazones no albergan resentimientos hacia quienes nos reprimen con crueldad", dicen los firmantes.

¿Mercenarios o presos de conciencia?

El grupo es una parte de los 75 detenidos en la primavera del 2003, algunos de los cuales fueron condenados a penas de hasta 28 años de prisión, acusados por la fiscalía de ser mercenarios pagados por el gobierno de Estados Unidos.

Sin embargo, la organización Amnistía Internacional los adoptó como “prisioneros de conciencia”, al considerar que las condenas fueron injustificadas. Una veintena de ellos ya fueron liberados, en su mayoría atendiendo razones de salud.

Image caption La carta fue difundida por una de las fundadoras de las Damas de Blanca, Miriam Leiva.

La Unión Europea sancionó a Cuba por estas detenciones y las relaciones llegaron a congelarse totalmente. Sin embargo, el pasado año las sanciones se levantaron y se inició un dialogo que incluye el tema de los presos políticos.

El gobierno cubano propuso a Estados Unidos un intercambio de prisioneros, ofreciendo la libertad de todos ellos a cambio de la excarcelación de cinco agentes cubanos detenidos en los EEUU hace 10 años. Washington rechazó varias veces la oferta.

Tomando distancia de Miami

La posición de los prisioneros políticos cubanos entra en franca contradicción con la de los grupos anticastristas de Miami que desataron una campaña contra el concierto, incluyendo manifestaciones callejeras y amenazas de muerte.

Una de las manifestantes declaró a la prensa que a Juanes hay “que quemarlo por comunista, por traidor, por terrorista, por lamerle las botas a Fidel Castro”, mientras por internet se repitieron las amenazas, que fueron denunciadas a la policía por el músico.

La antigua dirigente de la Fundación Cubano Americana, Ninoska Perez, afirma que ''los conciertos apolíticos no existen, la indolencia es el peor de los males porque al no tomar posición ante una dictadura, un régimen que es criminal, estás convirtiéndote en cómplice de ellos''.

Las últimas encuestas, presentadas por el mayor periódico local de Miami, sostienen que el 47% de los cubanoamericanos son contrarios al concierto y que solo el 27% de esa comunidad apoya la iniciativa del cantante colombiano.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.