Brasil: detenido por besar a su hija

Fortaleza, Brasil
Image caption Fortaleza vivió en el pasado graves casos de turismo sexual.

La detención de un turista italiano que besó en público a su hija de ocho años ha resucitado el debate sobre el turismo sexual y el abuso a menores en Brasil.

Los testigos le dijeron a la policía que este empresario, de 48 años, estaba tocando a la menor de manera íntima en un hotel de la ciudad costera de Fortaleza, el pasado 2 de septiembre.

Debido a una nueva y estricta ley diseñada para combatir el abuso de niños, podría ser condenado a entre ocho y 15 años de cárcel si es declarado culpable.

El hombre, del que no se conoce el nombre, ha permanecido bajo arresto durante casi una semana y sus intentos para liberarle han sido en vano.

"Un malentendido"

Su esposa, brasileña, dijo que todo fue "un malentendido". Por su parte, miembros del personal de complejo turístico donde tuvo lugar el incidente dijeron que no notaron nada extraño en la conducta del padre.

En declaraciones a la agencia de noticias estatal, la mujer dijo que la gente se confundió al ver a un hombre extranjero blanco con una niña de piel morena.

Una pareja denunció a la policía que el turista había besado a la niña en la boca y la había tocado mientras estaban en la piscina del hotel, repleta de gente. Sin embargo, parece que los denunciantes no sabían que la pequeña era su hija.

Contra los pedófilos

Fortaleza, al nordeste de Brasil, tuvo durante años problemas con pedófilos que viajaban a la zona, a menudo procedentes de otros países. Desde entonces cuelgan de los hoteles carteles que advierten de las penas a quienes abusen de menores.

La legislación aprobada el pasado mes castiga con más de 10 años en prisión a los que acosen a menores de 14 años.

Contenido relacionado