Cuba: luz verde a taxis privados

Vehículo particular en una calle de La Habana (Foto: Raquel Perez)
Image caption En su mayoría se trata de vehículos estadounidenses de hace 50 años.

Después de 10 años sin entregar licencias, el gobierno cubano amplió el trabajo por cuenta propia al comenzar a recibir solicitudes de personas interesadas en obtener un permiso para dedicarse al transporte.

Los beneficiados –que se estiman podrían llegar a 10.000- necesitan poseer un vehículo propio con todos los permisos necesarios para circular y licencia de conducción, según explicaron a la BBC algunos de los solicitantes.

El anuncio lo realizó el gobierno el pasado año pero los trámites burocráticos en Cuba son extremadamente largos y mucho más cuando se trata de aplicar algo nuevo que cambia las políticas aplicadas hasta el momento.

El trabajo por cuenta propia fue autorizado en la década de los años 90 como forma de contrarrestar la desocupación que se produjo a raíz de la crisis económica. Sin embargo, para el anterior gobierno siempre fue una especie de mal necesario.

Las reglas

En las oficinas de la Unidad Estatal de Transporte de La Habana ha habido público permanentemente, aunque sin aglomeración.

Los choferes que aspiren a recibir una licencia tienen que dejar allí todos sus documentos.

Los funcionarios del Ministerio de Transporte se negaron a hablar pero por los solicitantes nos enteramos de que se puede obtener permiso para transportar pasajeros o mercancías y que tienen que realizar la función dentro de su territorio o provincia.

Además sólo pueden realizar el trabajo con un vehículo y este podrá ser manejado exclusivamente por el dueño, impidiendo así que se puedan contratar empleados. Evidentemente estas medidas pretenden frenar el surgimiento de pequeños empresarios.

De todas formas, una gran parte de los transportistas estaban realizando estas funciones sin permiso oficial por lo que se arriesgaban a recibir multas e incluso a que se les confiscara el vehículo si se trataba de reincidentes.

"Boteros"

"Es bueno lo que están haciendo. Así le dan trabajo a la gente que tiene posibilidades de prestar un servicio que le resuelve a la población", explicó a BBC Mundo Jorge Estévez, al salir de las oficinas de la Unidad Estatal de Transporte.

Estévez reconoce que "es un alivio para los que estaban 'boteando' (trabajando como taxistas) sin permiso porque han decomisado muchos carros.

"Últimamente la policía estaba muy pendiente y sé de varios boteros que perdieron el vehículo",dice.

En cuanto a los precios de los taxistas privados, no hay límites. Los "boteros" pueden cobrar lo que quieran. "Uno puede vivir desahogado y se gana más si el carro es de petróleo (diesel)", nos dice Osvaldo Cárdenas y agrega que en el día "se puede llegar a 500 pesos (US$20) de ganancia limpia".

De todas formas hay tarifas más o menos establecidas que van desde los 10 hasta los 20 pesos (entre US$0.40 y 0.80) por un viaje que además es en colectivo.

Se trata en su mayoría de vehículos estadounidenses de hace 50 años y con capacidad para más de siete personas.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.