Uribe defiende el debate en Unasur

Álvaro Uribe
Image caption La declaración del presidente Uribe se interpreta como un "seguimos en Unasur, por ahora".

El presidente colombiano, Álvaro Uribe, quiso disipar las dudas sobre la permanencia de su país en la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur), un día después de que su ministro de Defensa afirmara que Colombia no se siente cómoda en el bloque regional.

Este jueves, al ser preguntado por los periodistas sobre la permanencia en el organismo, Uribe dijo: "Colombia es un país de instituciones en lo interno, en lo internacional y, por supuesto, el hecho de que se discuta en estas instituciones, de que un país como Colombia presente sus puntos de vista, a mí finalmente me parece bien para lo que es la razón de ser de estas instituciones, que tienen que ser foros de mucha sinceridad".

El recién nombrado ministro de Defensa Colombiano, Gabriel Silva, habló con los medios después de una tensa reunión de cancilleres y ministros de Defensa de Unasur, que se realizó el pasado lunes en Quito, Ecuador, y donde muchos observadores coinciden en señalar que a Colombia no le fue bien.

"Si este 'impasse' se perpetúa, si no vemos una preocupación por el armamentismo, el tráfico de armas, el narcotráfico, si no hay sensibilidad por esos temas, estaríamos como invitados de piedra y ahí sí tocaría evaluar esa posibilidad (del retiro)", había manifestado Silva este miércoles.

Lea: Panorama sombrío para la Unasur

Críticas

Ese mismo día, el canciller, Jaime Bermúdez, quien también asistió a la reunión de Quito, trató de enviar un mensaje tranquilizador y dijo que su país no estaba pensando en irse de Unasur.

Pero fue necesario que Uribe entrara en escena. Sin embargo, aunque la declaración del presidente se interpreta como un "seguimos en Unasur, por ahora", al mismo tiempo el mandatario respaldó lo dicho por Colombia en Quito -donde no se llegó a ningún acuerdo- al recalcar que "Colombia jamás ha estado, ni estará, en un carrera armamentista internacional".

Muchos creen que las críticas de Uribe se dirigen a las recientes compras de armas por parte de Venezuela a Rusia y de Brasil a Francia.

Desde hace varias semanas Colombia ha estado en el centro de la polémica con varios de sus vecinos sudamericanos a raíz de un acuerdo que está a punto de firmar con Estados Unidos, el cual le permitirá a Washington usar siete bases militares en este país.

Las mayores críticas a ese acuerdo, y a sus eventuales implicaciones, han venido de Venezuela y Ecuador, con quienes Colombia mantiene roces, pero también de países más cercanos, como Brasil, Chile e incluso Perú.

Colombia "presiona"

La experta en asuntos internacionales Sandra Borda, profesora de la Universidad de los Andes, le dijo a BBC Mundo que ella considera que Colombia está presionando "para que cedan los miembros más radicales de Unasur".

Según ella, aunque Colombia se quedó sola en Quito, "una salida de Unasur significaría un fracaso estruendoso para la diplomacia de Brasil -el principal impulsor de la iniciativa-, que además está buscando un liderazgo en América Latina y quiere un asiento permanente en el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas".

Aunque critica la forma en que la diplomacia colombiana ha manejado el tema del acuerdo militar con EE.UU., Borda considera que si este convenio bilateral debe ser discutido en Unasur, también lo deberían ser otros, como los firmados por Brasil con Francia y los de Venezuela con Rusia para la compra de armas.

"Si abrimos esa puerta, sería una locura y una violación flagrante de la soberanía de los estados en uno de los puntos que más le duelen: la seguridad", concluyó Borda.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.