La ONU se queja ante Uribe

Margaret Sekaggya
Image caption La relatora especial de ONU confirmó el envío de una queja formal al presidente Álvaro Uribe.

La Organización de Naciones Unidas (ONU) se quejó formalmente ante el gobierno de Colombia por "el seguimiento e intercepción" de que fueron objeto al menos uno de sus relatores de derechos humanos y otro de la Organización de Estados Americanos (OEA) por parte de "servicios de inteligencia civiles y militares".

Así lo confirmó Margaret Sekaggya, relatora especial sobre la situación de los defensores de derechos humanos.

En una entrevista con BBC Mundo, Sekaggya reveló que la alta comisionada de Naciones Unidas, Navi Pillay, le envió recientemente una carta en ese sentido al presidente colombiano, Álvaro Uribe.

"La alta comisionada (Pillay) ha manifestado al presidente (Uribe) su preocupación", añadió la relatora, quien insistió en que confía en que "esas prácticas lleguen a su fin".

Seguimientos e intercepciones

Sekaggya, quien concluyó una visita de 12 días a Colombia, habló en concreto de seguimientos e interceptaciones hechos en 2005 al ex relator de Naciones Unidas para los pueblos indígenas y a la relatora para los derechos de la mujer de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos de la OEA.

Sin embargo, advirtió que "siguen existiendo en Colombia patrones de hostigamiento y persecución contra los defensores de derechos humanos y a menudo contra sus familiares".

Aunque no se conoce la respuesta del gobierno a la petición de la alta comisionada de derechos humanos sobre los seguimientos e interceptaciones, Uribe anunció el jueves su intención de eliminar el polémico Departamento Administrativo de Seguridad (DAS), la policía secreta que depende de la Presidencia de la República.

En el centro del escándalo

En los últimos meses el DAS ha estado en el centro del escándalo por seguimientos e interceptaciones ilegales a líderes opositores, jueces, periodistas y defensores de derechos humanos.

BBC Mundo confirmó que han surgido nuevas quejas de seguimientos ilegales a magistrados de la Corte Suprema de Justicia, que señalan como supuestos responsables a miembros de la Policía Nacional y de la Inteligencia Militar.

La relatora dijo que, por ahora, ella prefiere esperar los resultados de las investigaciones que ha anunciado la Fiscalía General, a la que le pidió "hacer más" y "enjuiciar a los responsables".

La Fiscalía ya está procesando a 40 funcionarios y ex funcionarios del DAS, algunos de los cuales ya han sido detenidos.

Desconfianza

Image caption El vicepresidente de la Corte Suprema de Colombia dijo que espera explicaciones de parte del DAS.

El pasado 2 de septiembre, el vicepresidente de la Corte Suprema, Jaime Arrubla, dijo que ese tribunal, compuesto por 22 magistrados, no confiaba en el DAS.

"La desconfianza viene de tiempo atrás porque desde allá se originaron las interceptaciones. Lo que esperamos del DAS hasta el momento es explicaciones de lo que ha venido sucediendo", dijo.

En esa misma ocasión, Arrubla expresó que la Corte rechazaba los servicios de escolta de la policía secreta.

"El DAS no es el encargado de nuestra seguridad, por esa razón nosotros no estamos pensando en utilizarla", añadió Arrubla.

"La defensa de los derechos humanos es necesaria"

Este jueves, luego de reunirse con Sekaggya, el presidente Uribe hizo una declaración donde expresó que “la defensa de los derechos humanos es una acción necesaria y legítima para la democracia”.

En su diálogo con BBC Mundo, la relatora admitió que subsiste un clima de desconfianza hacia el gobierno entre los defensores de derechos humanos en Colombia.

Según Sekaggya, sigue habiendo "estigmatización y señalamientos sistemáticos" hacia los defensores de derechos humanos por parte de “funcionarios del gobierno” y recordó que en algunas ocasiones han sido tachados de "terroristas” o “guerrilleros".

La relatora dijo que, no obstante los progresos de Colombia en materia de seguridad, los defensores de derechos humanos aún son víctimas de asesinatos, desapariciones, detenciones arbitrarias y desplazamientos, entre otras prácticas.

"La situación no es crítica"

Sin embargo, ante una pregunta de BBC Mundo, la relatora declaró que "la situación de los defensores de derechos humanos no es crítica".

"En algunas zonas que visité hay miedo, pero en otras los defensores están dispuestos a seguir trabajando, a pesar de lo que está sucediendo", indicó.

La señora Sekaggya, una jurista de Uganda, también insistió en que no deberían haber oficinas de la Fiscalía General en instalaciones militares.

Según la relatora, esa es una situación "inconcebible", que altera la independencia del poder judicial.

El informe final de la visita de Sekaggya a Colombia se conocerá en marzo próximo

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.