México: refuerzan vigilancia en el metro

Policía en el metro de México
Image caption Los agentes revisan a los pasajeros, especialmente a los que viajan con bultos o maletas.

El gobierno del Distrito Federal extremó la vigilancia en el metro, luego de que este viernes un sujeto disparara contra los pasajeros y asesinara a dos personas.

Más de 4.600 policías extra vigilan las 175 estaciones del servicio de transporte, apoyados con helicópteros y 530 patrullas.

Los agentes revisan a los pasajeros con detectores de metales, especialmente quienes viajan con bultos o maletas.

Además, un número desconocido de policías armados y vestidos de civil viajan en los vagones, especialmente en las horas de mayor afluencia.

La Secretaría de Seguridad Pública (SSP) local pidió a los usuarios del servicio que se mantengan alertas y que no arriesguen su vida en caso de que se produzca algún ataque como el de este viernes.

“Es muy importante la participación de todos los ciudadanos para garantizar la seguridad del servicio”, dijo el jefe de estado mayor de la SSP, Luis Rosales.

Más de 4 millones de personas viajan diariamente en el metro de la capital mexicana.

Participe: ¿Hay seguridad en el metro de la capital mexicana?

El cambio climático

Hasta ahora no se sabe el motivo por el que el presunto agresor, Luis Felipe Hernández Castillo, disparó contra los usuarios del metro.

Lea: Balacera en el metro conmociona a México

El procurador de Justicia, Miguel Ángel Mancera, dijo que el detenido quiso hablar con el presidente Felipe Calderón o el jefe de Gobierno, Marcelo Ebrard, para quejarse por el cambio climático del país que arruinó su cosecha de maíz en Jalisco, en el oeste de México, donde residía.

Como no pudo hablar con los funcionarios, entró a la estación Balderas, en el centro de la ciudad, y escribió en las paredes del andén la frase “es el gobierno asesino”.

Una pasajera lo denunció con los policías que vigilaban la estación y cuando intentaron detenerlo, Castillo les disparó.

De acuerdo con el procurador, los exámenes psicológicos al detenido mostraron que no tiene problemas mentales, aunque reconoció que sus declaraciones ante la policía no fueron coherentes.

“Dice que los gobiernos están acabando con el planeta y que no estaba arrepentido de lo que hizo”, señaló el funcionario.

Millones de pasajeros

Las autoridades de la capital mexicana han dicho que el metro del Distrito Federal es, virtualmente, una ciudad subterránea.

Cada año, más de 1.000 millones de personas utilizan el servicio. En sus estaciones existen restaurantes, librerías, consultorios médicos e instalaciones policiales.

Es también un sitio con alta incidencia delictiva, especialmente robos y abusos sexuales, según datos oficiales.

La afluencia de personas es tal, que desde hace varios años las autoridades implementaron medidas especiales de vigilancia, como separar a los hombres de las mujeres durante las horas de mayor afluencia de pasajeros.

En los vagones viajan, cotidianamente, policías uniformados y de civil, e incluso en algunas estaciones como Constituyentes, a 100 metros de la residencia del presidente de México, existe vigilancia especial del Ejército.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.