Uruguay defiende su papelera en La Haya

Planta de Botnia a orillas del río Uruguay.
Image caption La planta papelera de la multinacional Botnia se encuentra cerca de la localidad uruguaya de Fray Bentos.

Uruguay comenzó este lunes la exposición de sus argumentos ante la Corte Internacional de Justicia acerca del litigio medioambiental que mantiene con Argentina sobre la planta papelera Botnia, ubicada a orillas del río Uruguay. La semana pasada, Argentina acusó a su vecino de contaminar el aire y el agua del cauce fronterizo.

Uruguay negó este lunes ante la Corte Internacional de Justicia de La Haya -el máximo órgano judicial de Naciones Unidas- que la factoría de pasta de celulosa de la multinacional finlandesa Botnia –situada al borde del cauce fronterizo entre Uruguay y Argentina- contamine el aire o las aguas.

De acuerdo con la delegación uruguaya, la planta cumple con la normativa medioambiental internacional y local.

"La fábrica no supone un riesgo para la ecología o el ecosistema del río", aseguró el profesor Alan Boyle, abogado de la parte uruguaya, que presentó como argumento un informe independiente preparado por la Corporación Financiera Internacional del Banco Mundial.

Mientras que por un lado, Uruguay aseguró que las aguas del río no se han visto afectadas por la fábrica, por otro, Boyle puso en duda la jurisdicción de la Corte Internacional en materia de polución del aire.

"La contaminación del aire está fuera de la jurisdicción de la Corte porque el Estatuto del río Uruguay no contempla provisiones", apuntó el profesor en declaraciones citadas por la agencia de noticias EFE.

Por este motivo, la delegación uruguaya argumentó que este punto de la denuncia presentada por Argentina ante La Haya no debería ser tenido en cuenta por la Corte.

Argumentos de Argentina

Los argumentos uruguayos llegan una semana después de las alegaciones de la parte argentina.

Buenos Aires acusó a su vecino de haber violado el Tratado del Río Uruguay de 1975 –que rige el uso de las aguas binacionales- al no haber consultado al gobierno argentino antes de la instalación de la factoría.

Según los abogados argentinos, la planta vierte residuos contaminantes en el río que, apuntaron, el mes de febrero pasado produjeron una invasión de algas.

Susana Ruiz Cerutti, jefa de la representación argentina ante la Corte Internacional, aseguró la semana pasada que la factoría de Botnia es "una mala fábrica en un mal lugar".

Réplica uruguaya

Estas palabras encontraron réplica este lunes en boca de Carlos Gianelli, embajador de Uruguay en Estados Unidos y jefe de la delegación uruguaya en este litigio.

"Es la planta correcta en el lugar adecuado, en un río que es más que capaz de soportar este tipo de desarrollos económicos", afirmó Gianelli

El conflicto entre los dos países a propósito de la planta de celulosa de Botnia se inició en 2006, cuando Argentina demandó a Uruguay por el proyecto de construcción de dos factorías, una de las cuales todavía no se construyó.

En estos momentos, la fábrica -en funcionamiento desde noviembre de 2007- produce cerca de un millón de toneladas de pasta de papel al año.

Según indicó el economista Rafael Mantero a la periodista de BBC Mundo en Argentina, Veronica Smink, el impacto económico anual de la empresa representa más del 1% del Producto Interno Bruto (PIB) de Uruguay y en su momento constituyó la mayor inversión industrial realizada en el país.

Ala espera del dictamen

Image caption La papelera de Botnia produce cerca de un millón de toneladas de pasta de papel al año.

La presentación de este litigio ante la Corte Internacional de Justicia culmina una serie de "enfrentamientos" entre los dos países que llevó a un grupo de activistas a mantener bloqueado durante dos años el puente transfronterizo que une la localidad uruguaya de Fray Bentos con la argentina de Gualeguaychú.

"Éste es un episodio triste en la históricamente cercana relación entre Argentina y Uruguay", apuntó Carlos Gianelli ante los jueces de La Haya.

Tras las alegaciones argentinas, y una vez concluyan los cuatro días de la presentación uruguaya, las dos partes dispondrán de dos días cada una para rebatir los argumentos contrarios.

El periodo de presentación de argumentos termina el 2 de octubre, pero no se espera que el tribunal emita un dictamen hasta pasados varios meses.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.