Vicecanciller de Micheletti: "Injerencia de Brasil"

Martha Lorena Alvarado, vicecanciller del gobierno interino de Honduras.
Image caption Según Alvarado, a Zelaya le espera un proceso judicial.

La vicecanciller del gobierno interino de Honduras, Martha Lorena Alvarado, confirmó a BBC Mundo el desalojo de la multitud congregada a las puertas de la embajada de Brasil en Tegucigalpa, en cuyo interior se encuentra el presidente depuesto Manuel Zelaya.

Alvarado aseguró que el regreso al poder de Manuel Zelaya "no es viable" y que la única alternativa que tiene el presidente depuesto en Honduras es "enfrentarse a un proceso judicial".

Están llegando informaciones de que se está dispersando violentamente a la gente congregada a las puertas de la embajada de Brasil. ¿Puede confirmarlo?

Desde anoche hay toque de queda. Y el toque de queda significa en todo el mundo que la gente no puede estar en la calle y Zelaya está llamando a la gente a que vaya a la calle. Se respetó toda noche. Se les dio un margen para que desalojaran la calle a pesar de que el toque de queda empezó ayer. Entonces ahora se procede con bombas lacrimógenas.

Han llegado informaciones de que se está disparando contra la embajada de Brasil. ¿Podría confirmar o desmentir este extremo?

No, no. Eso para nada. Los militares tienen un grado de conocimiento normal de que es una sede diplomática y el gobierno también. A pesar de que la sede diplomática está siendo utilizada como cuartel general por Zelaya, llamando a la insurrección desde allí y está comprometiendo al Brasil. Por eso esperamos que en las próximas horas Brasil lo entregue o le conceda asilo político.

Descarta por tanto que el ejército o la policía hayan recibido órdenes de disparar contra la embajada de Brasil.

Absolutamente porque yo estaba allí en el momento en que se instruyó al ejército. Y espero en Dios que así sea, de verdad. Pero las instrucciones eran las normales que se les da en cualquier parte del mundo para proceder y evitar víctimas.

Manuel Zelaya ha asegurado que no piensa abandonar Honduras. ¿Cuáles son los próximos movimientos políticos del gobierno interino de Roberto Micheletti ante esta situación?

Ayer leímos un comunicado de cancillería en el cual se expresa un rechazo absoluto a la actitud de Brasil de haber permitido el regreso de Zelaya (...). Esta situación obviamente es compleja porque él ha entrado en el país bajo la protección del Brasil. Y lo que se ha solicitado es que lo entreguen de inmediato a las autoridades hondureñas para que se enfrente al proceso judicial que tiene pendiente. La otra opción que él tendría es que se le dé el asilo político (...).

¿Cuál sería la actitud del gobierno interino en caso de que Zelaya decidiera abandonar la embajada de Brasil?

En caso de que abandonara la embajada él sabe que le espera un proceso judicial porque sería apresado porque tiene una orden de captura y varios delitos pendientes. Entonces lo mejor para él sería someterse a un juicio y demostrar, si así se diera, que es inocente o asumir las responsabilidades de su culpabilidad.

Pero el gobierno interino de Honduras está aislado internacionalmente y la comunidad internacional está mirando a Honduras.

Ayer se vio que esto está muy bien orquestado con todo lo que está sucediendo en EE.UU. (...). Nosotros desconocemos lo que se planifica con el señor Zelaya y la comunidad internacional. Lo que sí que puedo evidenciar es que la injerencia de Venezuela es evidente en todo esto y ahora lamentablemente la de Brasil.

Ante las noticias de que miles de personas están llegando a Tegucigalpa. ¿Cómo piensa el gobierno de Roberto Micheletti manejar esta situación social?

Image caption Militares hondureños reprimen a manifestantes partidarios de Manuel Zelaya en Tegucigalpa.

La situación se está agudizando y hacemos responsables al gobierno de Brasil que es el que está propiciando el derramamiento de sangre que hasta ahora no se había dado. Está azuzando desde allí a una insurrección civil y se ha complicado la situación (...). Hay instrucciones precisas a las fuerzas armadas para que no utilicen más que bombas lacrimógenas (...). Pero en la medida que esas turbas se van calentando y están armados y que cuentan con alistadores profesionales entrenados por venezolanos y cubanos, estamos ante una situación que podría tornarse dramática.

¿Usted cree que se les puede ir de las manos la situación?

No, no se ha ido de las manos porque son turbas de números manejables. Rodean una cuadra alrededor de la embajada y se alargan hacia la embajada estadounidense (...). Pero son gente manejable por nuestras fuerzas armadas. Pero en este momento es un problema de injerencia de Brasil en Honduras (...). Está bien que apoyen el regreso de Zelaya pero la fuerza no es una forma de hacerlo.

¿Y cuál cree que sería la forma adecuada?

El regreso de Zelaya al poder la comunidad internacional no ha entendido que no es viable. Porque la Corte Suprema y el Congreso Nacional lo declararon culpable. Y cuando se extradita al señor Zelaya lo que se quería evitar es lo que ustedes están viendo ahora.

Zelaya ha afirmado estar dispuesto a dialogar con Micheletti. ¿Cuál es la posición del gobierno interino al respecto?

La propuesta de Zelaya están condicionadas a que se entregue a la justicia porque tiene una orden de captura. Ésa es la condición a la propuesta de Zelaya (...). El proceso al señor Zelaya se tiene que dar.

Cuando se produjo el derrocamiento de Zelaya ustedes contaban con el apoyo del poder judicial, el ejecutivo y el militar. En estos momentos, ¿con qué apoyos internos cuentan?

Es que la pregunta es incorrecta porque este gobierno se desprende de una decisión judicial y una decisión del congreso. Y nos hemos visto obligados a tomar una decisión como ésta para garantizar el proceso democrático que Zelaya estaba preparando perjudicar con su cuarta urna y su constituyente. Y éste es un gobierno transitorio que no busca permanecer en el poder y lo único que pretende es que se reconozcan las elecciones próximas. Ésta es la única salida legítima para una crisis generada por Manuel Zelaya.

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.