Última actualización: jueves, 24 de septiembre de 2009 - 22:51 GMT

Tegucigalpa sin toque de queda

Vista de un sector deTegucigalpa

A diferencia de lo sucedido el miércoles, este jueves no se produjeron disturbios.

Los hondureños regresaron a oficinas y tiendas este jueves, después de que la administración del presidente interino Roberto Micheletti levantara el toque de queda impuesto desde el lunes.

Sólo la fuerte presencia policial y militar en los alrededores de la embajada de Brasil, donde se encuentra el depuesto presidente Manuel Zelaya, y la seguridad reforzada en la sede de la ONU –que sería escenario de una manifestación antizelayista– contradecían un ambiente generalizado de normalidad que parecía reinar en las calles de Tegucigalpa.

Esta vez no se registraron disturbios, saqueos ni compras nerviosas como las del miércoles, cuando el gobierno decidió decretar un "receso" en la prohibición de salir a las calles para permitir que los ciudadanos se abastecieran de alimentos y combustibles.

La medida del toque de queda parece haber tenido una suerte de efecto boomerang contra el gobierno de Micheletti, a juzgar por las opiniones mayoritariamente críticas que comerciantes y clientes sin distinción de color político ofrecieron a BBC Mundo durante un recorrido por las calles de la capital.

"Súper" y mercados

Es una normalidad aparente la que estamos viviendo. Ayer fue una situación tensa, estresante, pero como nos quedamos guardaditos en la casa no pasó nada. Era como si venía el fin del mundo

Armando Fernández, comerciante

En una conocida cadena de supermercados no había el menor rastro de lo que el encargado del establecimiento, Wilmer Cruz, describió como"el relajo que hubo el miércoles".

"Parecía que se iba a acabar todo", explicó Cruz, quien señaló que a pesar de la "marabunta" de clientes no se produjeron saqueos.

Este jueves, los empleados superaban en número a los compradores que recorrían parsimoniosamente los pasillos recién coleteados y repletos de víveres.

"Es una normalidad aparente la que estamos viviendo. Ayer fue una situación tensa, estresante, pero como nos quedamos guardaditos en la casa no pasó nada. Era como si viniera el fin del mundo", señaló entre los anaqueles de condimentos el señor Armando Fernández.

Al otro lado de la ciudad, en Comayahuela, el comerciante informal de libros José Huertas resentía los días en que no pudo mover su mercancía.

"Estamos mal en este país, todos necesitamos trabajar. Necesitamos que este problema se resuelva", afirmó, mientras vigilaba con un ojo los ejemplares cuidadosamente arreglados sobre el piso.

En su opinión "está bien que hayan levantado el toque de queda, siempre que todos se comporten, porque todo mundo tiene derecho a protestar, menos a molestar al prójimo".

Entretanto, en en el mercado popular de San Isidro, los tenderos se ocupaban de volver a colocar en exhibición la mercancía guardada mientras conversaban sobre su deseo de recuperarse del mal comienzo de semana.

"Me afectó bastante, perdí como 3.000 o 4.000 pesos, pero ya estamos aquí otra vez", señaló Marco Antonio Rivas, comerciante de vasijas de barro y otros enseres.

"Necesitamos trabajar, porque acabamos de perderlo todo, y con el toque de queda nos atrasamos más", dijo Rosa Serrato, a cargo de un puesto de zapatos, tras explicar que en agosto el mercado se incendió. "Me imagino que (Zelaya y Micheletti) tendrán que sentarse a dialogar para resolver esto", agregó.

En una tienda de ropa, el encargado, José Berríos, se manifestó a favor del toque de queda en horario nocturno "porque la delincuencia y la gente están en la calle haciendo relajo".

"Es lógico que hayamos tenido pérdidas, pero tenemos que apoyar las medidas del presidente Micheletti", indicó.

Plaza y manifestación

Necesitamos trabajar, porque acabamos de perderlo todo, y con el toque de queda nos atrasamos más

Rosa Serrato, comerciante

En el parque Central (plaza principal de Tegucigalpa), grupos de estudiantes cruzaban distraídos, algunas personas mayores leían periódicos a la sombra de los árboles y otros debatían acaloradamente sobre los titulares de los periódicos. Como de ordinario.

"El pueblo demanda una restitución del presidente Manuel Zelaya… Como hondureños tenemos que saber ganar y perder con valentía", opinó Carolina Hernández.

Unos metros más allá, Alejandro Ramos, que se identificó como portavoz de la Asociación de Veteranos de Guerra, se quejaba de que "tenemos dos meses que no nos pagan (…) ¿Cómo nos pide el gobierno que lo acompañemos? Ya somos viejos y tenemos que andar con aunque sea 20 pesos en la bolsa".

En el sector de la ciudad conocido como Las Minitas, una multitud que se había congregado para manifestar contra Zelaya – después de que el martes lo hicieran sus partidarios – se pronunciaban por objetivos más "macro", pero con igual efecto de corto plazo.

Entre banderas, silbatos y cornetas, corearon consignas que le pedían al presidente brasileño Lula que se "llevara" al depuesto Manuel Zelaya y a la comunidad internacional que permitiera que los hondureños resolvieran su conflicto

"Queremos que las Naciones Unidas tomen conciencia y tomen una resolución que sea viable, como llevarse al señor Mel Zelaya de Honduras", señaló Ana María Reyes, de profesión abogada.

Desde el lado zelayista (la "resistencia", como se denominan) se informó que no habría manifestaciones ni protestas este jueves, para evitar enfrentamientos y provocaciones con el otro bando.

Golpe en Honduras

  • Sucesos clave

    • Zelaya: el acuerdo es "letra muerta"
    • Micheletti anuncia gobierno sin Zelaya
    • Lea más

    • Protagonistas

    • Lea más

    • Honduras: acuerdo en la cuerda floja
  • Video

    • VeaDur: 02:37

    • VeaDur: 01:09

    • Vea más videos

    • En imágenes

      • Más galerías de fotos
  • Participe

BBC navigation

BBC © 2014 El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.

Para ver esta página tal cual fue diseñada, debe utilizar un navegador de internet actualizado, que tenga habilitado el uso de hojas de estilo en cascada (CSS, por Cascading Stylesheets en inglés). Aunque en el navegador que está utilizando podrá ver el contenido de la página, no será presentado de la mejor forma posible. Por favor, evalúe la posibilidad de actualizar su navegador y/o habilitar el uso de CSS.