Ecuador se rearma: ¿defensa o algo más?

Rafael Correa
Image caption Correa anunció la compra de más armas para fortalecer la capacidad defensiva de Ecuador.

El Ministerio de Defensa ecuatoriano mantiene una intensa actividad en materia de adquisición de armamento. En un año, Ecuador ha iniciado, y en varios casos completado, acuerdos de material bélico con al menos ocho países.

Mientras el gobierno del presidente Rafael Correa se refiere al fortalecimiento de la capacidad militar nacional, algunos analistas hablan de "afanes armamentistas" y de una respuesta a una complicada dinámica regional en asuntos militares.

El pasado lunes, el presidente Rafael Correa confirmó la aceptación por parte de Ecuador de seis aviones Mirage-50 donados por Venezuela.

A ello se suman las negociaciones para la compra de 12 aviones Cheetah a Sudáfrica y 24 aviones Súper Tucano a Brasil, así como las adquisiciones ya efectuadas de siete helicópteros a India, seis aviones no tripulados llegados en junio desde Israel, dos fragatas compradas a Chile, dos helicópteros a Rusia y dos radares a China.

De concretarse todas las negociaciones en curso el gasto en material bélico alcanzaría unos US$400 millones, según cifras dadas a conocer por las propias autoridades militares.

¿Material obsoleto?

En el país ha despertado una polémica el hecho de que tanto los aviones de Venezuela -país que ha alcanzado un acuerdo con Rusia para la compra de armamento por US$2.200 millones- como de Sudáfrica constituyen material dado de baja por dichos países.

En el caso de los Mirage-50 venezolanos, se trata de aviones construidos a fines de los años 60, más viejos que los Mirage F1 que tiene Ecuador, fabricados en 1979 y de los cuales solo uno se encuentra operativo.

De otro lado, en el caso de los aviones de Sudáfrica, dicho país los dio de baja en 2008, pero el presidente Correa ha afirmado que esas aeronaves han sido modernizadas.

El ministro de Defensa ecuatoriano, Javier Ponce, quien prepara un viaje a India para buscar acuerdos adicionales en materia de Defensa, ha dicho que las aeronaves donadas por Venezuela fueron mejoradas en 1995 y servirán para adiestrar a pilotos ecuatorianos.

A ello el presidente Correa ha añadido que los aparatos incluso servirán para obtener repuestos para reactivar algunos de los Mirage F1 que Ecuador posee.

A decir del mandatario, los aviones que en los meses venideros se incorporen a la flota aérea ecuatoriana serán útiles mientras se logra en los próximos años la compra de aeronaves nuevas.

De hecho, la Secretaría Nacional de Planificación (Senplades) efectuó un estudio en el que señala que Ecuador requeriría unos US$1.200 millones para comprar entre 12 y 14 aviones supersónicos nuevos.

El ministro de Defensa ha dicho que por el momento no es posible financiar un gasto de esa magnitud, pero ha reiterado que en el futuro se deberá considerar una adquisición de ese tipo.

¿Qué está detrás?

"Ecuador lo que necesita es mantener en los niveles mínimos necesarios sus Fuerzas Armadas. Nosotros no vamos a entrar en ninguna carrera armamentista ni hacer inversiones desproporcionadas", ha señalado el ministro de Seguridad de Ecuador, Miguel Carvajal.

El coordinador del Área de Relaciones Internacionales de la Universidad San Francisco de Quito, Carlos Espinosa, le dijo a BBC Mundo que las recientes negociaciones de armamento por parte de Ecuador se tratan, en parte, de una modernización del arsenal militar que no ha sido renovado en muchos años.

Pero añadió que también hay que ver esas compras en el contexto del nivel de tensión que ha existido entre Ecuador y Colombia en los últimos meses, y la "lección" que Ecuador sacó del ataque colombiano a una base de la guerrilla de las FARC en territorio fronterizo ecuatoriano, el 1 de marzo de 2008.

"Ecuador se dio cuenta de que era necesario reforzar sus Fuerzas Armadas para tener capacidad de disuasión frente a Colombia y para mantener control en sus fronteras frente a los grupos irregulares", sostuvo Espinosa.

El presidente Correa ha manifestado en el pasado que parte del nuevo armamento, como los aviones que se negocian con Brasil, estará destinado a "vigilar nuestra frontera norte".

Más allá de ello, el pasado miércoles, el ministro Carvajal dijo que "no hay escenarios de guerra con Colombia", y resaltó el que "el ambiente de trabajo de normalización (de las relaciones diplomáticas con dicho país) es absolutamente positivo".

Image caption Algunos creen que el mensaje de Unasur no se corresponde con la realidad.

Ecuador rompió relaciones con Colombia a raíz del ataque militar colombiano de marzo de 2008, pero los cancilleres de ambos países han iniciado diálogos para restablecer los nexos.

Mensaje "contradictorio"

La compra de armas por parte de Ecuador y varios países de la región como Venezuela, Brasil y Colombia ha sido vista por diversos analistas como una contradicción con el mensaje de paz regional que propugna la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur).

Carlos Estarellas, profesor de Derecho Internacional de la Universidad Católica de Guayaquil, señaló a BBC Mundo que detrás de las adquisiciones hay un afán armamentista que se despliega por América Latina "y que no hace sino generar más pobreza".

El analista considera que en la Unasur, cuya presidencia pro témpore la posee Ecuador, "se debe entender que el incremento de los gastos militares no va a conseguir ningún tipo de integración, sino que será un factor de peligro frente a las diversas discrepancias que se mantienen en la región".

Estarellas dijo ver con preocupación las negociaciones de armamento hechas por Ecuador, "un país que no tiene como característica el ser un poder militar, y que tiene muchas necesidades sociales por atender".

El experto calificó de "un error" la aceptación de aviones dados de baja por Venezuela. "Esos aviones no nos van a servir para nada. Es difícil pensar que miembros de la aviación ecuatoriana entrenen en aviones tan viejos y obsoletos", manifestó.

El presidente de Ecuador, Rafael Correa, ha negado que el acuerdo para recibir la donación de Venezuela significara un "pacto militar" entre los dos países, añadiendo que "si Colombia, Estados Unidos o Israel me regalan seis Mirage, se los acepto encantado".

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.