Desaparece artículo de la prensa cubana

Foto: Raquel Pérez
Image caption Horas después de ser publicado, el artículo de José Alejandro Rodríguez despareció de Juventud Rebelde.

Un duro artículo sobre la censura de prensa en Cuba, publicado el fin de semana por la edición digital de Juventud Rebelde (JR), desapareció misteriosamente del portal apenas unas horas después, sin que nadie quiera explicar el por qué.

Se trata de una nota de opinión de José Alejandro Rodríguez titulada "Contra los demonios de la información secuestrada". Cada vez que se intenta leerla la respuesta es que hay un "error intentando acceder a esta página".

A través de un intermediario, Rodríguez declinó la invitación para conversar con BBC Mundo. Otros tres colegas del periódico de la Juventud Comunista también rechazaron hablar sobre el tema. Incluso pidieron que ni siquiera se mencionara sus nombres.

Un periodista cubano nos instó a que no publiquemos la noticia porque eso es "darle armas a los más ortodoxos". Según su punto de vista "si se crea revuelo en los medios extranjeros lo aprovecharán para limitar la apertura de prensa".

Temas tabús

Desde que asumiera la presidencia el general Raúl Castro, la línea editorial de Juventud Rebelde fue mucho más crítica que la del resto de los medios nacionales, publicando reportajes muy serios sobre temas que hasta hace poco eran tabús.

Image caption En el periódico impreso tampoco aparece la nota sobre “la información secuestrada”.

Se especuló con que se trataba de una cierta apertura de prensa.

Algunos de los reportajes aparecidos en sus páginas sobre las deficiencias de la agricultura, por ejemplo, han sido más duros incluso que los publicados por la prensa extranjera.

Rodríguez tiene una columna de opinión que abarcaba temas políticamente sensibles, desde la censura de prensa hasta las limitaciones impuestas al debate social.

Deber y derecho

En el artículo desaparecido, Rodríguez afirma que "la información es un deber del periodista y es un derecho del ciudadano, de ese sujeto histórico que ha sostenido la Revolución y que nunca como hoy necesita conocer el terreno que pisa".

El periodista de Juventud Rebelde sostiene el principio de que "la información es un bien público, y no podemos sustituirla por la oportuna información permitida", haciendo referencia expresa a "la información-propaganda".

En ese sentido, reclama que se trate al ciudadano como "un sujeto activo" y no como a un "pichón" al que "le suministren su dosis exacta de la información desde arriba", donde se decide incluso "qué no decir de los grandes temas de la sociedad".

Recuerda que en los medios nacionales ni siquiera se reflejó "el rico proceso de debate promovido por Raúl hace dos años, expresión cimera de nuestra democracia socialista" y dice que "tampoco se pueden hoy mencionar" los nuevos debates.

¿Retrocederá JR?

Image caption La mayoría de los cubanos no pudieron leer el artículo pero ya ha empezado a circular de mano en mano.

En el artículo se afirma que "nadie se atreve a informar a la prensa y desplegar relaciones horizontales, sin la venia de sus superiores" y pone como ejemplo al ministro y la viceministra de Economía, quienes se niegan a dar entrevistas a Juventud Rebelde.

Critica la utilización de la Mesa Redonda –programa fundado por Fidel Castro– "como el escenario de la información suprema" diciendo que además de ser "un atentado a la versatilidad y variedad (…) es un aporte redondo a la burocratización del periodismo".

Sostiene Rodriguez que "sobran ejemplos de cuantos funcionarios se abrogan el derecho a decidir que se puede informar", a pesar de que el cubano "necesita saber que sucede" y no andar a tientas, "a merced del mendrugo de información".

Finalmente recuerda que JR ha ganado "prestigio en esta pelea cubana contra los demonios de la información secuestrada", dice que mantenerlo es "el desafió mayor de la nueva dirección" y termina preguntando: "¿Vamos a retroceder?".

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.