Venezuela mantiene cierre de su frontera

Paso de la frontera en Ureña, Venezuela.
Image caption Ante el cierre de la frontera, decenas de personas tuvieron que pasar de forma irregular.

Un día después del asesinato a tiros de dos agentes de la Guardia Nacional de Venezuela, el cruce de los pasos fronterizos entre el estado venezolano de Táchira y el departamento colombiano de Norte de Santander permanece restringido.

Tras este suceso, que tuvo lugar el lunes, la tensión diplomática entre los dos países vecinos aumentó.

Lea: Venezuela, pistoleros asesinan a militares

En las últimas horas, Caracas responsabilizó a "bandas paramilitares" del tiroteo y señaló a Colombia como fuente de desestabilización en la zona fronteriza.

"Los militares fueron vilmente asesinados por bandas paramilitares que intentan posicionarse en esta región del país, todo dentro del plan de desestabilización que nosotros hemos venido denunciando desde hace tiempo", aseguró el vicepresidente y ministro de Defensa de Venezuela, Ramón Carrizalez, en declaraciones citadas por la agencia de noticias AFP.

"El fenómeno paramilitar se generó en Colombia, ha permeado nuestra frontera y se ha intensificado en el ultimo año en el estado Táchira", agregó el vicepresidente.

Acusaciones de Venezuela

En este clima de distanciamiento, la semana pasada el gobierno venezolano acusó al servicio de inteligencia de Colombia (DAS) de estar llevando a cabo actividades de espionaje en su territorio.

Desde finales de julio, las relaciones diplomáticas entre ambos países están congeladas a raíz de las diferencias en torno al acuerdo militar entre Colombia y Estados Unidos.

Una cuestión que, según Carrizalez, guarda relación los últimos acontecimientos en la frontera.

Lea también: Se desploma el comercio de Colombia a Venezuela

"(Los paramilitares) son como la vanguardia de algo que también se viene preparando y que amenaza tanto a Venezuela como a todos los países sudamericanos, y ello no es otra cosa que la instalación de las bases yanquis en territorio colombiano", afirmó.

El gobierno colombiano, por su parte, insiste en que sigue buscando recomponer las relaciones con Venezuela.

Según indica el colaborador de BBC Mundo en Ecuador, Paul Mena, el canciller colombiano Jaime Bermudez, de visita en ese país, manifestó que "con Venezuela nosotros nunca hemos cerrado la posibilidad de dialogar, de hablar; el presidente (Alvaro) Uribe llamó en su momento varias veces al presidente (Hugo) Chávez como lo hice yo al canciller (Nicolás) Maduro".

El funcionario colombiano agregó que "esa puerta sigue abierta, sabemos que hay temas sensibles, nosotros tenemos consideraciones muy importantes para hacer con el gobierno de Venezuela, pero tenemos también el propósito de poder tener las mejores relaciones con ese país como con todos los del continente".

Cierre de pasos

Por otro lado, sobre el terreno, continúan las restricciones de movimiento en el principal paso fronterizo entre Colombia y Venezuela.

"Las autoridades venezolanas procedieron al cierre de la frontera entre el estado venezolano de Táchira y el departamento colombiano de Norte de Santander, incluyendo el paso por los puentes Francisco de Paula Santander y el internacional Simón Bolívar", informó Anahí Aradas, de BBC Mundo en Venezuela.

Según medios de prensa locales, las restricciones se registran tanto en los puntos fronterizos oficiales como en los irregulares, conocidos como "caminos verdes".

"Se han venido dando una secuencia de eventos y sucesos que ha ameritado que por razones de seguridad y de defensa nacional en este momento nuestras autoridades militares asuman posiciones de esa naturaleza", indicó Jesús Alberto Berro, director de la Policía del estado venezolano de Táchira, en declaraciones recogidas por la agencia de noticias EFE.

Investigación

Respecto a las investigaciones por el asesinato de los agentes, de acuerdo con Anahí Aradás, las primeras hipótesis apuntan a una posible venganza por la reciente detención de ocho colombianos presuntos miembros de una banda de paramilitares acusados de actividades delictivas y amenazas en San Antonio de Táchira.

Según la agencia estatal venezolana, ABN, el jefe militar de la zona, Franklin Márquez, anunció que la Guardia Nacional detuvo a una personas que presuntamente habría participado en el tiroteo.

En este sentido, el Ministerio Público venezolano indicó en un comunicado que el detenido es Johan Manuel Mora Rodríguez, de 20 años, y fue apresado el lunes en un control de la Guardia Nacional en la localidad venezolana de Ureña poco después del tiroteo.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.