OEA "deplora", EE.UU. "decepcionado"

José Miguel Insulza
Image caption Según dijo la organización, la OEA seguirá realizando esfuerzos para adelantar el diálogo.

Desde Washington, la comunidad interamericana ha lamentado el nuevo estancamiento en la solución de la crisis política hondureña y ha pedido al presidente interino, Roberto Micheletti, y al depuesto, Manuel Zelaya, retomar el dialogo según las pautas que se acordaron la semana pasada.

Tanto la Organización de Estados Americanos (OEA) como el Departamento de Estado de los Estados Unidos expresaron su "decepción" por el giro de los acontecimientos.

Lea: Honduras después del fracaso

El secretario general de la OEA, José Miguel Insulza, "deploró" los últimos desarrollos en la crisis en Honduras, en donde el presidente depuesto, Manuel Zelaya, dio por terminado el diálogo político.

"Las medidas aprobadas en el acuerdo son claras y fueron suscritas por la libre voluntad de las partes", indicó Insulza en un comunicado emitido desde Jamaica, donde se encuentra de visita, y distribuido por la oficina de prensa de la OEA en Washington.

Mientras tanto, pese a su "decepción", portavoces de la diplomacia estadounidense dijeron a BBC Mundo que no podían dar por roto el diálogo.

Lea también: "No hay intención de revertir el golpe"

"Sin subterfugios"

"Espero que sin más subterfugios ellas (las medidas) se cumplan para restablecer la democracia, la legitimidad institucional y la convivencia entre los hondureños", pidió Insulza.

De acuerdo con la nota, la OEA seguirá realizando esfuerzos para adelantar el diálogo y una vez más llamó a las partes a sentarse a conversar.

Insulza consideró que es "indispensable" que el Congreso hondureño se pronuncie sobre la reinstalación del presidente depuesto Manuel Zelaya en su cargo hasta que se cumpla su mandato en enero de 2010.

Participe: ¿una crisis sin final?

El comunicado de la OEA no aclara en qué punto queda la conformación de la misión de observación electoral que el organismo planificaba enviar para supervisar las presidenciales del 29 de noviembre.

Washington "decepcionado"

En tanto, en el Departamento de Estado en Washington dijeron estar "decepcionados" por los últimos acontecimientos en Tegucigalpa.

Image caption Solis integra la misión internacional de verificación de los acuerdos.

Durante una rueda de prensa, el portavoz Ian Kelly aseguró que estaban "decepcionados con que ambas partes no estén siguiendo el claro camino que fue dibujado" en el acuerdo logrado la semana pasada.

"Urgimos a ambas partes a trabajar en el mejor interés del pueblo hondureño y regresar a la mesa inmediatamente para alcanzar un acuerdo en la formación de un gobierno de unidad", dijo Kelly.

Más temprano, fuentes del Departamento de Estado aseguraron a la BBC que no consideran que "la actual coyuntura en Honduras pueda ser calificada de fracaso de las negociaciones" y aseguraron que seguirán apoyando el proceso de diálogo.

Las fuentes no especificaron si dentro de esas gestiones estaba prevista alguna próxima visita del subsecretario de Asuntos Hemisféricos, Thomas Shannon, o algún otro diplomático estadounidense a Tegucigalpa.

"Revés para la OEA"

Cuando hace una semana Shannon logró un acuerdo para destrabar la crisis de cuatro meses, Washington fue cuestionado por no haber actuado antes. Ahora está bajo el fuego de quienes se preguntan qué clase de acuerdo fue el que promovió en Tegucigalpa.

"Este es un revés para la OEA que en parte ha sido culpa de los EE.UU." aseguró a BBC Mundo Larry Birns, director del Centro de Asuntos Hemisféricos, una oficina que hace seguimiento a la política latinoamericana, con sede en Washington.

Birns considera que "EE.UU. no fue un buen socio en este proceso", que no respaldó lo que llamó "la decisiva actuación" de la OEA en buscar una salida negociada a la crisis.

"La intervención de Shannon fue buena, pero dejó espacio para cuestionarse hasta qué medida EE.UU. está realmente interesado en resolver esto", afirmó Birns, quien si embargo dijo no querer "nadar las aguas de las suspicacias".

EE.UU. sigue teniendo una responsabilidad adicional en el manejo de la crisis porque la secretaria de Trabajo del presidente, Barack Obama, Hilda Solis, integra, junto al ex presidente chileno Ricardo Lagos, la misión internacional de verificación de los acuerdos que promovió Shannon la semana pasada.

Hasta la tarde del viernes BBC Mundo no había logrado contactar a la secretaria Solis para conocer qué medidas podría tomar la misión.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.