También México sufre por las lluvias

Inundación en Huimanguillo, en el estado mexicano de Tabasco
Image caption En el estado de Tabasco, los municipios de Cárdenas y Huimanguillo quedaron devastados por las lluvias.

Los estados del sureste de México se encuentran en emergencia por las lluvias que azotan la región desde la semana pasada, y que se agudizaron con el paso del huracán Ida.

La zona más afectada es Tabasco, donde un frente frío provocó intensas precipitaciones que desbordaron varios ríos.

De acuerdo con el gobierno estatal, más de 200.000 personas han resultado damnificadas por inundaciones, mientras que otras 33.000 permanecen en albergues.

El huracán Ida, ya degradado a tormenta tropical, no tocó suelo mexicano pero su paso mantuvo en alerta máxima a la península de Yucatán, especialmente en el balneario de Cancún que es el destino turístico más importante del país.

En esta región fueron evacuadas 1.500 personas, en su mayoría pescadores y habitantes de poblaciones costeras.

El fenómeno cruza ahora el Golfo de México y podría desvanecerse en las próximas horas, de acuerdo con el Servicio de Huracanes de Estados Unidos.

Zona de desastre

Image caption El balneario de Cancún se mantuvo en alerta máxima ante el paso del huracán Ida.

De acuerdo con el gobierno de Tabasco, la combinación del huracán Ida y el frente frío número nueve –que afectaba el estado desde la semana pasada- aumentaron el daño en las comunidades de la región.

Nueve caminos fueron destruidos por las lluvias, lo cual dejó virtualmente incomunicadas a 151 poblaciones indígenas.

El alejamiento de Ida no pone fin a la emergencia en el sureste mexicano.

La Comisión Nacional del Agua ha informado que en las próximas horas se espera el arribo del frente frío número 10, lo cual aumentará las lluvias, aunque en menor intensidad a los días pasados.

Y es que en sólo tres días la precipitación fue superior a 1.000 milímetros cúbicos, más de la mitad de la lluvia que suele caer en todo el mes de noviembre.

Suspenden extracción de crudo

El gobierno federal declaró zona de desastre en la región afectada por las lluvias, e incluso elementos del Ejército aplican un plan de emergencia para ayudar a los damnificados.

El gobernador Andrés Granier informó que los municipios de Cárdenas y Huimanguillo, al occidente del estado, “están devastados”.

Según el mandatario, en los últimos tres años el 100% del territorio de Tabasco ha sido afectado por fenómenos meteorológicos.

Mientras, la paraestatal Petróleos Mexicanos suspendió operaciones en 90 de los 200 pozos de crudo y gas natural que mantiene en la región.

La extracción de hidrocarburos podría reanudarse a fines de esta semana, una vez que concluya la emergencia.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.