Argentina: ¿cerca del matriminio gay?

Dos gays
Image caption En respaldo a la igualdad, un juzgado en Argentina autorizó a una pareja del mismo sexo a contraer matrimonio.

En una decisión inédita en Argentina, un juzgado de la Ciudad de Buenos Aires autorizó este jueves a una pareja del mismo sexo a contraer matrimonio ante el Registro Civil.

La jueza Gabriela Seijas declaró inconstitucionales dos artículos del Código Civil que establecen que para contraer matrimonio es necesario el consentimiento de dos personas de distinto sexo.

De esta forma, la magistrada hizo lugar a un amparo interpuesto por dos hombres a los que se les negó el derecho a casarse.

El fallo, al que tuvo acceso BBC Mundo, afirma que "la Ley debe tratar a cada uno con igual respeto en función de sus singularidades, sin necesidad de entenderlas o regularlas".

Y compara las "restricciones para contraer matrimonio" que padecen los homosexuales con "las leyes de la Alemania Nazi que prohibieron el matrimonio entre ‘judíos y súbditos de sangre alemana’ (…) o las restricciones que padecieron los negros, asiáticos e indios en Estados Unidos".

La jueza Seijas también destaca otras modificaciones realizadas en el pasado al Código Civil como consecuencia de "cambios" en la sociedad argentina, y da como ejemplo la distinción que se hacía originariamente entre "hijos legítimos e ilegítimos".

En un fuerte respaldo al reclamo de igualdad que realiza la comunidad gay, la magistrada sostiene que "debemos preguntarnos si la prohibición de matrimonio" para los homosexuales "constituye una discriminación del Estado basada en la orientación sexual".

Al Congreso

Si bien la decisión de la jueza puede ser apelada por las autoridades de la Ciudad, el fallo le dio impulso a la campaña que en estos días llevan a cabo los grupos gays y activistas por los derechos humanos, que buscan modificar la ley para permitir el matrimonio entre homosexuales.

Un proyecto propone modificar el Código Civil y sustituir la frase "hombre y mujer" por el término "contrayente", al referirse al otorgamiento del consentimiento para un matrimonio.

Este martes, las comisiones de Familia y de Legislación General de la Cámara Baja postergaron por segunda vez el debate sobre la iniciativa, debido a la falta de quórum.

Sin embargo, la diputada Vilma Ibarra afirmó que volvería a convocar la discusión para la semana próxima.

La iniciativa para permitir el matrimonio entre personas del mismo sexo recibió un multitudinario respaldo el domingo, durante la marcha anual del orgullo gay.

La 18ª edición del evento convocó a más de 50.000 personas, que desfilaron por las calles de Buenos Aires y reclamaron un cambio en la legislación.

Matrimonio

María Rachid, presidenta de la Federación Argentina de Lesbianas Gays Bisexuales y Trans (Falgbt) -la organización que impulsa desde 2007 el proyecto de ley para cambiar el Código Civil- habló con BBC Mundo sobre la trascendencia del fallo anunciado este jueves.

"Es importantísimo porque es el respaldo de la Justicia al reclamo que estamos llevando al Congreso", afirmó.

Rachid y su pareja también presentaron un recurso de amparo luego de que el Registro Civil se negara a casarlas en 2007, y el caso ya llegó hasta la Corte Suprema de Justicia, que aún debe pronunciarse sobre la causa.

A pesar de que la Ciudad de Buenos Aires permite las uniones civiles entre personas del mismo sexo, Rachid afirma que los derechos que éstas otorgan son "muy pocos" en comparación al matrimonio.

Entre los beneficios que se excluyen están las ventajas tributarias a la pareja, los derechos de herencia, pensiones y obras sociales, los beneficios en políticas migratorias y la capacidad de decidir por otro en situaciones de imposibilidad.

Objeciones

A pesar de los reclamos, algunos sectores sostienen que el matrimonio debería continuar siendo una institución accesible exclusivamente a las parejas heterosexuales.

El principal crítico del casamiento gay es la Iglesia Católica, que esta semana emitió un comunicado en rechazo a la propuesta legislativa de modificar el Código Civil.

"Afirmar la heterosexualidad como requisito para el matrimonio no es discriminar, sino partir de una nota objetiva que es su presupuesto. Lo contrario sería desconocer su esencia, es decir, aquello que es", señaló el mensaje de la Comisión Ejecutiva de la Conferencia Episcopal Argentina.

Atenta al rechazo que genera en la iglesia el matrimonio entre personas del mismo sexo, la jueza Seijas afirmó en su fallo de este jueves que su decisión no pretende ser "una afrenta a las creencias religiosas sumamente arraigadas por un sector de la comunidad".

“Pero en el estado actual de secularización de las instituciones civiles no hay duda de que los sentimientos religiosos de algunos no pueden ser una guía para delimitar los derechos constitucionales de otros”, se justifica.

En tanto, una encuesta encargada por el gobierno argentino y realizada por la consultora Analogías sostiene que el 57% de los católicos argentinos no está de acuerdo con la postura de la iglesia sobre este tema, y un 66% de los ciudadanos del país apoya la legalización del matrimonio gay.

Dilema

Según algunos analistas, la polémica en torno al casamiento entre homosexuales presenta un dilema para la presidenta Cristina Fernández de Kirchner, que a fin de mes se reunirá con el Papa Benedicto XVI en el Vaticano.

Algunos atribuyen a este viaje la negativa del oficialismo de participar en los debates legislativos que esta semana debían tratar el controvertido tema.

María Rachid es una de las que confía que eventualmente el parlamento aceptará debatir el asunto.

De aprobar el proyecto, Argentina se sumaría a Holanda, Bélgica, España, Canadá, Sudáfrica, Suecia y Noruega, los países que en la actualidad reconocen el matrimonio gay.

Contenido relacionado