La última isla del Golfo

Para reproducir este material debe tener activado Java Script, así como tener instalada la última versión de Flash Player.

Reproduzca el contenido en Real Player o Windows Media

Bitácora de navegación. Día 4.

Ante la ausencia de Bermeja, el Arrecife Alacranes con sus cinco islas, es el vestigio más remoto de tierra mexicana en el mar del Golfo. Si la isla perdida existiera, sería muy similar a Alacranes.

Hacia allá decido dirigirme zarpando de la costa mexicana en una pequeña embarcación. Con tres acompañantes -un guía local, el capitán del bote y su hijo- salgo cuando el alba aún no despunta, en medio de la oscuridad de la noche. La intención es llegar a las islas en plena luz del día.

La razón es muy sencilla: la zona está llena de traicioneros arrecifes que en la oscuridad pueden hacer encallar a cualquier embarcación. En el fondo del mar hay varios navíos que dan fe de esta premisa.

El viaje en el mar no es agradable. Nuestro bote es pequeño y las olas son muy grandes. Mi cuerpo no tarda en resentirlo y súbitamente las olas las siento dentro del estómago. En esas condiciones la travesía se hace más larga. Durante varias horas no es posible ver absolutamente nada, aparte de peces voladores y un par de delfines que nos hacen una fugaz compañía. Por donde nosotros navegamos, al menos, no es posible ver ninguna isla.

Con la luz del sol y tras cinco horas en el mar avistamos el faro de Isla Pérez, la única isla habitada en el arrecife Alacranes. En este lugar se acaba México. Estamos en la isla mexicana más remota en el Golfo.

Una capa de fragilidad

El ex guardafaros de Isla Pérez

En Isla Pérez habitan 14 personas. La isla mide aproximadamente 700 metros de largo.

Lo primero que llama mi atención es la fragilidad de la isla. Tiene aproximadamente 700 metros de largo y cerca de 200 metros de ancho. Bajo la isla y a su alrededor sólo hay arrecifes coralinos. Esta no es una isla volcánica; es una capa de arena que cubre una enorme cantidad de corales.

No hay agua potable por lo que en este lugar nadie podría sobrevivir por sus propios medios. De hecho Isla Pérez tiene sólo 14 habitantes, entre personal militar, el guardafaros y algunos miembros de una delegación ambiental del gobierno. Cada mes un navío les trae agua y abastecimientos.

Este lugar es añejo y en su costado oriental puede verse un faro que donó a México la reina Victoria de Inglaterra en el siglo XIX para evitar que los buques ingleses encallarán en el arrecife.

Para reproducir este material debe tener activado Java Script, así como tener instalada la última versión de Flash Player.

Reproduzca el contenido en Real Player o Windows Media

Hoy ha sido reemplazado por una nueva construcción. Ahí encuentro al guardafaros. "Lo único que sé de la isla Bermeja es que es una isla que está desaparecida", me responde fulminante Sóstenes Efraín Pérez Ávila, quien lleva cuatro años en el lugar.

Me cuenta, sin embargo, que en Alacranes hay "una especie" de isla a la que llaman Desaparecida, pues a veces se ve y a veces no. "Esa isla sale cuando hay vaciante (con marea baja), cuando llega la vaciante se ve. Pero cuando hay creciente (sube la marea) se vuelve a ocultar. No es una isla, no es un islote, más bien está empezando a surgir de nuevo", me relata Sostenes al pie de su faro.

¿Será que Bermeja es similar a Desaparecida? ¿Podría ser que a veces se ve y a veces no?

"En los 19 años que trabajé en Alacranes jamás oí hablar de Bermeja" interviene Raúl Rochepe Irefite, el ex guardafaros de la isla que está de visita en el lugar.

Faro en Isla Pérez

El faro busca evitar que los barcos encallen en los arrecifes.

"Han nacido islas, pero por medio de ciclones. Son islas pequeñas. A una yo la llamé Gilberto por el huracán Gilberto. ¿Sabes cómo son los comerciales donde sale una mata de coco (una palmera) y una sirena? Así de pequeñas son", reitera Rochepe entre risas.

"Pues a mí los pescadores me comentan -no me consta- que a veces, de casualidad, ven un lugar donde se ve el fondo marino como a 40 metros de profundidad", me cuenta en una pequeña cabaña "Don Pacho", un voluntario que ayuda a la delegación gubernamental de medio ambiente en Alacranes. Pero después añade: "no sabemos si es la isla o no".

Una cosa es evidente. Las islas en este mar son frágiles y aparecen y desaparecen a conveniencia. Quizá por eso la Bermeja sigue ocultándose.

Son al menos cinco las expediciones que han tratado, sin éxito, de localizar la isla. Y, aunque eso lleva a algunos a concluir que Bermeja no existe, la más reciente expedición arrojó una luz de esperanza. Pero de esa posibilidad y de las otras expediciones hablaremos mañana en nuestra última escala.

clic Lea los comentarios de nuestros lectores

Participen con sus preguntas, ideas, comentarios, teorías y sugerencias a lo largo de estos cinco días. Tenemos un espacio dedicado especialmente para responder a sus dudas y publicar sus opiniones.

PARTICIPE

* Campos obligatorios

Total: 0

Los datos provistos no serán utilizados para enviar mensajes no solicitados, ni tampoco serán entregados a terceros. Su información personal sólo se utilizará para fines administrativos.


BBC navigation

BBC © 2014 El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.

Para ver esta página tal cual fue diseñada, debe utilizar un navegador de internet actualizado, que tenga habilitado el uso de hojas de estilo en cascada (CSS, por Cascading Stylesheets en inglés). Aunque en el navegador que está utilizando podrá ver el contenido de la página, no será presentado de la mejor forma posible. Por favor, evalúe la posibilidad de actualizar su navegador y/o habilitar el uso de CSS.