Estudiantes venezolanos otra vez en huelga

Estudiantes venezolanos en huelga de hambre
Image caption Estudiantes venezolanos no logran aún la visita de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos.

Un grupo de estudiantes se declaró nuevamente en huelga de hambre frente a la sede de la sede de la Organización de Estados Americanos en Caracas para exigir la visita de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) al país.

Entre ellos se cuenta Julio Rivas, estudiante de la Universidad de Carabobo, en el centro del país, que había sido detenido por hechos relacionados con su participación en una marcha y por cuya liberación otros estudiantes escenificaron una primera huelga de hambre en septiembre pasado. Un tribunal dejó salir de la cárcel a Rivas para que fuera juzgado en libertad.

En aquella ocasión los jóvenes también pedían la presencia de la CIDH, la cual no ha tocado suelo venezolano en seis años a falta de autorización por parte del gobierno, que censura a su relator, Santiago Cantón, por considerar que apoyó el golpe de 2002 por el que el presidente Hugo Chávez salió brevemente del poder. En septiembre los estudiantes se dieron por satisfechos con la promesa del secretario de la OEA, José Miguel Insulza, de que interpondría sus buenos oficios para lograr que la visita se concretara.

Algunos criticaron el levantamiento de la huelga como apresurado. En esta ocasión, según observadores, los universitarios -grupo que algunos ven como una esperanza de renovación para el movimiento opositor- tendrían factores adicionales en contra.

"Decididos"

"Esta vez estamos de corazón acá. Estamos decididos. La vez pasada había mucha influencia, ahora estamos más organizados", le dijo a BBC Mundo el estudiante de la Universidad Gran Mariscal Ayacucho, del estado Bolívar (sur del país), Ramsés Guerra.

"Los métodos de protesta no son un boom que pasa. Gandhi hizo siete huelgas de hambre. No estamos buscando un protagonismo, tenemos un compromiso con el país. Se trata de nuestro futuro", dijo, por su parte, María Fernanda Isaac, de la Universidad de Carabobo.

Según el analista político favorable al gobierno, Alberto Aranguibal, "protagonismo" y "medios" son dos palabras clave. "Esos muchachos tienen un arreglo para pagarse y darse el vuelto con este show que ellos montan, perfectamente planificado y que lo que persigue es llenar espacios mediáticos", opinó.

De acuerdo con Aranguibal, otro elemento "es la falta de reconocimiento de los líderes de oposición hacia ellos".

"Es decir, la oposición los utiliza y los descarta a la hora de reunirse. En estos momentos estamos entrando en una carrera para las precandidaturas a la elección de la Asamblea Nacional (prevista para septiembre de 2010). Esos muchachos sienten que los van a dejar por fuera y que se va a consagrar la utilización que hicieron de ellos hasta ahora", añadió.

Apartidistas y apolíticos

Los estudiantes rechazan de plano esta versión. "Ninguno de los que estamos aquí tiene libreto; hay una pluralidad, no como ellos (los universitarios pro gobierno), que siguen una línea partidista y no se atreven a decirle (al presidente Hugo Chávez) que está equivocado", alega María Fernanda Isaac.

El politólogo Ángel Álvarez, de tendencia crítica, coincide en que los partidos no tienen un papel en la huelga estudiantil (pues "tienen problemas severos para coordinarse ellos mismos"), pero considera que el factor "elecciones 2010" tiene un peso en los acontecimientos.

"Esta huelga de hambre tiene menos fuerza que la anterior porque, en primer lugar, agarra a la oposición ocupada en cómo armar las listas de candidatos con el menor trauma posible. Los medios también tienen eso en la agenda y además tenemos la navidad encima, cuando la mayoría de la gente está pensando en otra cosa. El momento político no es bueno", opinó, en conversación con BBC Mundo.

Pero los estudiantes insisten en que echarán el resto. "En la anterior huelga nos decían que era imposible lograr la liberación de los presos políticos, y aquí tenemos a algunos de ellos. Creer en lo imposible es lograr lo imposible", dice Isaac.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.