Los candidatos que dividen a Bolivia

Bolivianos indígenas del pueblo Jesús de Machaca
Image caption En estos comicios una veintena de municipios podrían convertirse en autonomías indígenas.

El 6 de diciembre cinco millones de bolivianos participarán en las elecciones generales. Ocho candidatos se disputarán la presidencia, entre ellos el propio mandatario Evo Morales.

Para supervisar el desarrollo del proceso electoral, la Organización de los Estados Americanos (OEA) y la Unión Europea enviarán delegaciones de observadores.

Siga de cerca, usted también, el proceso electoral. Conozca a los candidatos y sus propuestas.

Evo Morales

Gracias a la ratificación en febrero de la nueva Constitución Política del Estado, es la primera vez que un presidente boliviano se postula a la reelección en un período consecutivo a su mandato. De ganar este 6 de diciembre, Evo Morales gobernaría hasta 2014.

De confirmarse el pronóstico de los sondeos, el otrora pastor de ovejas y líder sindical de los productores de coca del Chapare se perfila como el primer mandatario que repite. Morales ya había hecho historia al convertirse en el primer presidente indígena de Bolivia en 2006.

Image caption El primer presidente indígena de la historia de Bolivia podría convertirse en el primer mandatario reelecto.

En esta campaña, y con el voto popular asegurado, Morales centró sus esfuerzos en cortejar a la clase media para que los resultados le permitan a su partido -el Movimiento Al Socialismo (MAS)- conformar la mayoría cualificada de dos tercios en la Asamblea Plurinacional, que sustituirá al Congreso de acuerdo a la nueva Carta Magna tras los comicios. Para alcanzar este objetivo, el MAS requiere el 70% de los votos.

Morales se ha acercado a los sectores empresariales prometiendo "diálogo y seguridad jurídica", y el vicepresidente Álvaro García Linera, quien también busca la reelección, asegura que el gobierno proverá "reglas claras, acceso a créditos baratos y estabilidad política".

Pero este equipo, que desde que asumió el poder en 2006 han nacionalizado el sector energético y revolucionado el panorama social con sus programas de integración de la población indígena al gobierno, la Justicia y la propiedad, lleva a las urnas a una Bolivia fuertemente polarizada desde el punto de vista político.

De acuerdo al gobernador o prefecto de Santa Cruz, el conservador Rubén Costas, la "institucionalidad empresarial" cruceña no se ha acercado al presidente aymara.

Manfred Reyes Villa

Image caption El opositor Manfred Reyes Villa se ha visto beneficiado por la orden judicial que le prohíbe salir del país.

El candidato de la oposición mejor situado de acuerdo a los sondeos preelectorales es el ex militar de derecha Mafred Reyes Villa, ex prefecto de Cochabamaba, quien se postula a la presidencia por la fórmula Plan Progreso para Bolivia-Convergencia Nacional (PPB-CN).

Desde principios de noviembre, Reyes Villa no puede dejar el país por orden de la Justicia, que lo investiga por supuestos casos de corrupción. Pero su arraigo -y la "judicialización" de la contienda electoral, según los analistas- no ha hecho sino acrecentar su apoyo, que se situaba en torno al 9% en agosto y ha superado el 20%.

En este crecimiento también ha influido la situación del candidato a la vicepresidencia del PPB-CN, Leopoldo Fernández. El ex prefecto de Pando se encuentra preso y a la espera de juicio desde hace 14 meses por su presunta responsabilidad intelectual en una matanza de campesinos en 2008.

La consigna de Reyes Villa y Fernández es "recuperar la democracia y el Estado de Derecho en Bolivia". Fernández ha vinculado al gobierno con el narcotráfico y denunciado lo que califica de "autoritarismo".

Reyes Villa ya se había postulado a la presidencia en 2002. En aquella oportunidad obtuvo el tercer lugar por debajo del por entonces dirigente cocalero Morales.

Samuel Doria Medina

Image caption Doria Medina propone "negociar con todos los bloques y países, sin distinción ideológica".

Samuel Doria Medina se postula a la presidencia por Unidad Nacional (UI), y según las encuestas de opinión se ubica tercero en la intención de voto, con menos del 10% de apoyo. Nacido en La Paz en 1958, este empresario del sector del cemento se presenta a los comicios acompañado por Gabriel Helding, un dirigente sindical que apuesta a la vicepresidencia.

Bajo el lema de Pondremos Bolivia a Trabajar, Doria Medina y Helding proponen reactivar la productividad abriendo el país a nuevos mercados. Su meta es "trabajar con todos los bloques, con todos los países, sin distinción ideológica".

A los bolivianos radicados en el exterior prometen devolver el derecho a la doble nacionalidad y la mejora de sus condiciones laborales.

Si bien Doria Medina reconoce los avances de la gestión de Morales en materia de inclusión racial, este economista que estudió en Estados Unidos y se graduó del London School of Economics opina que el último gobierno ha provocado "una destrucción masiva de puestos de trabajo", "la desaparición de la división de poderes" y la aparición de exiliados políticos, por primera vez en la historia del país.

Se muestra optimista de cara a las elecciones, resaltando el crecimiento que ha experimentado UI.

Otros candidatos

También se postulan a la presidencia el alcalde de Potosí, René Joaquino, quien obtendría cerca del 3% de los votos; el disidente del oficialismo Román Loayza, quien alcanzaría el 0,3%; el ex fiscal Remi Choquehuanca, 0,2%; la ex parlamentaria Ana María Flores, 0,2% también; y el dirigente campesino Alejo Veliz, quien se haría con cerca de 0,1% de los votos, según las últimas encuestas.

Además, los sondeos registran alrededor de un 7% de indecisos.

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.