12 años en poder de las FARC

Pablo Emilio Moncayo
Image caption Pablo Emilio Moncayo fue secuestrado en diciembre de 1997.

Ocho meses después de que las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia, FARC, anunciaron la liberación del cabo del ejército Pablo Emilio Moncayo, este cumplió 12 años cautivo en las montañas o las selvas de este país andino.

El aniversario ocurre en momentos en que parecería estar despejándose el camino para la liberación de Moncayo y mientras, aparentemente, las FARC han tomado un nuevo cautivo: el gobernador del departamento del Caquetá, Luis Francisco Cuellar.

Lea: Secuestro de alto nivel político en Colombia

Moncayo y otro suboficial, Libio José Martínez, son los dos secuestrados que llevan más tiempo en poder de las FARC. Cayeron luego de un ataque a un cerro de comunicaciones del sur de Colombia, llamado Patascoy, ocurrido en vísperas de la navidad de 1997.

Aquella navidad, el cabo, que entonces tenía 19 años, pensaba ir a su casa para tomarse unas vacaciones y viajar al Ecuador para conocer las playas de Esmeraldas y Salinas, le dice su padre, el profesor Gustavo Moncayo, a BBC Mundo.

Un símbolo

Las FARC, la guerrilla más numerosa y antigua de Colombia, aún tienen en su poder a más de una veintena de miembros de las fuerzas militares, luego de haber liberado o perdido a varios de sus rehenes, entre ellos dirigentes políticos como la ex candidata presidencial Ingrid Betancourt.

Image caption Moncayo ha recibido muestras de solidaridad a nivel nacional e internacional.

Luego del rescate de Betancourt y otros 14 rehenes, a mediados de 2008 en la llamada Operación Jaque, el cabo Moncayo se ha convertido en el símbolo de los secuestrados de Colombia.

La liberación de Pablo Emilio se ha convertido en una obsesión para su padre, que en 2007 tuvo que renunciar a su trabajo como maestro para dedicarse de lleno a esa empresa.

El profesor Moncayo se dedicó a caminar por carreteras y calles para llamar la atención sobre su hijo y el resto de los secuestrados. Desde entonces lleva una camiseta con la foto de su hijo, cadenas en sus manos y siempre usa zapatillas.

"He caminado unos 2.668 kilómetros por Colombia, por Venezuela, por Francia y por Washington" D.C., le dice Moncayo a BBC Mundo.

El hombre, que ahora es conocido como el "Caminante por la Paz", añade que el secuestro de su hijo ha sido "una de las pesadillas más horrendas que se puedan vivir".

"Son días y noches interminables pensando cómo estará Pablo Emilio, si estará amarrado, encadenado, si estará caminando, dónde pasa la noche, si le dan una cobija, si hay hostigamientos o bombardeos en la zona donde lo tienen", relata.

Para el profesor Moncayo, la espera de su hijo ha sido "todo un sufrir, un martirio". La familia solo ha recibido cuatro pruebas de vida de Pablo Emilio en este tiempo.

Contando las horas

Image caption Los Moncayo esperan que Pablo Emilio sea liberado pronto, como prometieron las FARC.

Moncayo, acompañado por su hija Yury Tatiana, cuentan las horas para reencontrarse con Pablo Emilio. No saben cuántas les faltan a ellos y al resto de la familia para el reencuentro, pero ahora sí sienten más cercano el momento que hace ocho meses.

"Sabemos que esta es una herida que tardará muchos años en cicatrizar, porque el dolor ha sido inmenso. Pablo Emilio y nosotros tendremos que readaptarnos a la convivencia social", señala.

Mientras conversan con BBC Mundo, los dos muestran algunas de las cartas de solidaridad que han recibido esta navidad provenientes de Europa.

Lo hacen antes de viajar a Nariño, el departamento del suroeste de Colombia, donde los espera el resto de la familia, la madre de Pablo Emilio, sus otras cuatro hijas y los dos nietos.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.