EE.UU. niega espionaje en Cuba

Estados Unidos negó este jueves las acusaciones del gobierno cubano de que un contratista estadounidense arrestado en el isla en diciembre pasado sea un espía de los servicios secretos.

Image caption EE.UU. negó las acusaciones cubanas de espionaje (Foto: gentileza Departamento de Estado).

El presidente de la Asamblea Nacional cubana, Ricardo Alarcón, había dicho este miércoles que el contratista -que no ha sido identificado públicamente ni por Cuba ni por Estados Unidos- trabajaba para una empresa estadounidense especializada en inteligencia, a lo que calificó de "privatización de la guerra".

El portavoz del Departamento de Estado, P.J. Crowley, respondió a estos señalamientos afirmando que "esos comentarios son falsos. Cuba tiene una historia que ha caracterizado de una forma equivocada lo que los estadounidenses y las organizaciones no gubernamentales hacen en Cuba. Esta persona no está asociada con nuestros servicios de inteligencia".

Anteriormente, el presidente cubano, Raúl Castro, había indicado que la captura del contratista demuestra que "el enemigo está tan activo como siempre" y que en Washington "mantienen intactos los instrumentos de la política de agresión a Cuba".

El hombre fue arrestado el 5 de diciembre, acusado de proveer teléfonos celulares, computadoras y otro equipamiento celular a grupos de disidentes en la isla.

"Silencio diplomático"

El corresponsal de BBC Mundo en La Habana, Fernando Ravsberg, indicó que el contratista trabajaba para la empresa estadounidense Development Alternatives Inc., cuyos directivos aseguran tener un contrato federal para respaldar el "gobierno justo y democrático en Cuba".

Según el corresponsal de BBC Mundo en Washington Carlos Chirinos, hasta las declaraciones del portavoz del Departamento de Estado a muchos les llamaba la atención en la capital estadounidense el silencio diplomático en torno al arresto.

Más allá de respuesta de P.J. Crowley, algunos esperaban llamados más fuertes por la liberación del estadounidense, agregó Chirinos.

En círculos diplomáticos de Washington se calcula que La Habana podría usar al contratista como pieza de cambio para lograr la liberación de cinco cubanos condenados por espionaje en Estados Unidos, concluyó nuestro corresponsal.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.